CULTURA RELIGIOSANo ofendamos más a Dios.

ACNoctubre 14, 2021

«Muchos otros signos hizo también Jesús en presencia de sus discípulos, que no han sido escritos en este libro. Sin embargo, éstos han sido escritos para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre».
Jn 20,30-31

El 13 de octubre de 1917, hace 104 años, cuando miles de peregrinos se encontraban en Fátima, se produjo el «Milagro del sol» llamado así porque se vio al sol temblar durante unos tres minutos en una especie de «danza». Tuvo lugar tras la última aparición de la Virgen María a los pastorcitos Jacinta, Francisco y Lucía, y tras haber anunciado que haría una señal «para que creyesen».

El mensaje final de la Virgen a Lucía fue:

 

«No ofendan más a Dios, Nuestro Señor, que está ya muy ofendido»

  • No ofendamos más a Dios pecando sin arrepentirnos.
  • No ofendamos más a Dios despreciando la gracia que nos conduce a la conversión.
  • No se ofenda más a Dios adulterando el Evangelio de Cristo.
  • No se ofenda más a Dios convirtiendo la gracia en libertinaje.
  • No se ofenda más a Dios facilitando la fornicación y el adulterio.
  • No se ofenda más a Dios profanando la Eucaristía.
  • No se ofenda más a Dios fomentando la idolatría.
  • No se ofenda más a Dios reconstruyendo Sodoma y Gomorra.
  • No se ofenda más a Dios profanando sus templos.
  • No se ofenda más a Dios poniendo a la Iglesia de Cristo al servicio del Príncipe de este mundo.
  • No se ofenda más a Dios negando el buen pasto de la sana doctrina al rebaño de Cristo.
  • No se ofenda más a Dios dejando a los niños en manos criminales.
  • No se ofenda más a Dios agasajando a los apóstatas.
  • No se ofenda más a Dios encumbrando a los heresiarcas.
  • No se ofenda más a Dios ignorando a su Madre.
  • No ofendamos más a Dios siguiendo la senda de quienes desprecian y se burlan de la fe que fue revelada de una vez para siempre a los santos.

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Laus Deo Virginique Matri

Luis Fernando Pérez Bustamante

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *