ÁfricaAméricaAsiaEuropaFORMACIÓN RELIGIOSAIGLESIA EN MOVIMIENTOLos obispos no deben dedicarse al ‘cambio climático’…sino al ‘Clima Religioso’: cardenal Müller.- El pecado mortal es más peligroso que el COVID, asegura

ACNoctubre 13, 2021

En un manuscrito aún inédito entregado a LifeSite, el cardenal Gerhard Müller, exjefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe, insiste en que la Iglesia Católica no pierda de vista su misión sobrenatural, señalando la “singularidad y salvación universalidad de Jesús y de la Iglesia ”. También analiza el coronavirus y sus peligros, diciendo que de hecho es “peligroso”, pero que “el pecado mortal es mucho más peligroso”.

El coronavirus, explica en el manuscrito, “no es el único desafío para la humanidad”, y aquí señala los peligros no para el cuerpo sino para el alma y su salvación eterna. Tras señalar los peligros del pecado mortal, este cardenal alemán añade que “el perdón de nuestros pecados en el Sacramento de la Penitencia es una vacuna divina con eficacia 100% garantizada, perdón y recompensa de la vida eterna”.

Con estas palabras, el ex profesor de teología dogmática apunta a la necesidad de pensar en términos sobrenaturales más que políticos o naturales. El cardenal Müller ha recibido recientemente el “Gran León de Oro Internacional de Venecia”premio a la paz. Está involucrado en la recién fundada Fundación Dominus Jesus, que apunta exactamente a eso: la promoción de Jesús y su Iglesia como el arco de salvación.

Él escribe: “La Fundación DOMIINUS IESUS es sin fines de lucro y persigue fines religiosos destinados a difundir la cultura y la doctrina de la Iglesia Católica Romana en el mundo”. “En particular”, prosigue, “promueve la unicidad y la universalidad salvífica de Jesús y de la Iglesia según el principio por el cual el Señor Jesús, antes de ascender al cielo, confió a sus discípulos el mandato de anunciar el Evangelio al mundo entero y bautizar a todas las naciones “.

Aquí, el cardenal cita el Evangelio: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado, se salvará, pero el que no crea, será condenado ”(Mc 16, 15-16); “Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y enseñen a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado a ustedes. He aquí, estoy con vosotros siempre, hasta el fin del mundo ”(Mt 28, 18-20; cf. también Lc 24, 46-48; Jn 17:18; 20:21; Hch 1: 8).

El cardenal Müller espera “con la ayuda de Dios que podamos llegar a la mayor cantidad de personas posible trabajando en varios proyectos”.

Además, el ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) habla de las prioridades de la Iglesia en este momento histórico. “A pesar del progreso técnico-digital y la globalización, la Iglesia debe explicar cuál es el significado de la existencia humana”, continúa diciendo el cardenal Müller, citando el Concilio Vaticano II: “He aquí, la Iglesia cree que Cristo, que murió y resucitó para todos, da al hombre luz y fuerza por medio de su Espíritu, para que responda a su vocación suprema; ni hay otro nombre en la tierra dado a los hombres por el cual puedan ser salvados ”( Gaudium et spes 10).

El prelado alemán también se detiene en el importante papel de los obispos de la Iglesia católica que no deberían “dedicarse a los problemas medioambientales y de la naturaleza sustituyéndose por los políticos”, sino que deberían “comprometerse con el ‘clima religioso'”. El mismo Papa, añade, tiene la misión de “reunir a todos los cristianos en la confesión de fe: decir al Señor: ‘Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo’” (Mt 16,16). “La Iglesia necesita al Papa como Vicario de Cristo”, añade. Este papel es “mil veces más importante” incluso que ser “interlocutor de políticos ambiciosos y pseudofilósofos o de algunos periodistas que solo quieren vender mejor sus entrevistas poniendo su nombre a la vista”, insiste Müller.

Volviendo al tema de la misión de los obispos, el cardenal Müller desea que no sean “cortesanos que adulan al príncipe”. Además, están “constituidos por el Espíritu Santo (Hechos 20:28)” y “no son empleados de la Santa Sede”. “Tienen una responsabilidad para con Cristo como sus representantes y no como delegados del Papa”.

Resistiendo aún más la secularización en curso de la Iglesia católica, el cardenal Müller nos dice que la Iglesia “no es ni puede convertirse en una ONG, una organización religioso-social hacia un paraíso terrenal, que debe fallar, sino más bien en un organismo vivo, el Cuerpo de Cristo. , del cual Él es la Cabeza y Salvador Universal “.

Aquí, el teólogo alemán toca el Sínodo sobre la sinodalidad que acaba de iniciar el Papa Francisco, cuando afirma que “los hombres no pueden reformar la Iglesia o construir una nueva según su propio placer, pero es Dios quien nos reforma, renueva nosotros, para que seamos buenos cristianos, miembros vivos de su cuerpo (eclesial a través de los sacramentos) ”. “Cristo es la Cabeza”, y todos los obispos de la Iglesia (incluido el “obispo de Roma”) son simplemente “Sus siervos”. “Nadie puede poner otro fundamento que el que ya está allí, que es Jesucristo” (1 Co 3, 11), insiste el cardenal Müller.

 

Por la Dra. Maike Hickson.

LifeSiteNews.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *