EL MUNDOVIDA Y FAMILIALos juguetes “Lego” se unen a la sodomización infantil: ya no fabricarán para niño o para niña

ACNoctubre 13, 2021
  • Lego anuncia que eliminará los “estereotipos de género” en sus ladrillos.
  • California (Estados Unidos), aprueba una ley que requiere que los grandes vendedores de juguetes establezcan un espacio “neutral”.
  • Signos de una batalla paradójica que se viene dando desde hace tiempo (Obama ya la favorecía) y que ignora que las diferencias entre sexos existen, por naturaleza, incluso en la elección de juegos.

Aún faltan más de dos meses para la Navidad, pero ya se está desatando una auténtica batalla sobre los regalos más deseados por parte de los niños -los juguetes-, con intervenciones a varios niveles. Primero, salió la noticia de que Lego, el famoso fabricante de ladrillos, eliminará los “estereotipos de género” de sus productos al prohibir las palabras “para niñas”, después de que una investigación descubrió que desalienta a los niños a divertirse. Con cuadros descritos, de hecho, como reservado para el otro sexo. Pero esto no es nada.

El Estado de California ha llegado a aprobar una ley , firmada el sábado 9 de octubre por el gobernador Gavin Newsom, con la que, si por un lado (por el momento) aún no están prohibidas las secciones masculina y femenina, por otra se impone sobre los grandes vendedores de juguetes para crear un espacio de exposición independiente y neutral en cuanto al género; todo esto, ça va sans dire , para contrarrestar los “estereotipos de género” a una edad temprana. Como si fuera la semilla del patriarcado y quién sabe qué discriminación se escondía en la elección de los juguetes.

De hecho, la batalla contra los juguetes de género lleva algún tiempo . En diciembre de 2014 fue Obama, en un acto público en Washington, quien se declaró en contra de los “estereotipos de género” en los juegos. Esta batalla ahora puede contarse entre las piedras angulares de la agenda mundial progresista. Lástima que esta sea una pregunta, en el mejor de los casos, paradójica e inútil.

Partiendo del lado paradójico , cabe señalar que intervenir contra muñecos rosas o camiones azules, imponiendo juegos neutrales, es una contradicción; si de hecho los “estereotipos de género” son resultado de la cultura, también lo es la iniciativa de quienes se rebelan contra ellos. En otras palabras, queremos contrastar cierto paradigma, el que se basa en la diferencia entre los sexos, con otro paradigma, el igualitario y homologador. Pero entonces, que se diga claramente, sin hacer pasar una posición absolutamente sesgada como neutral.

Llegando a la inutilidad de la lucha contra los juguetes de tipo sexual, hay un punto en el que valdría la pena insistir: ¿y si las muñecas fueran realmente preferidas por las niñas y los camiones por los niños? Por supuesto, plantearse ese dilema hoy en día representa una especie de herejía, una disculpa deliberada por el sexismo. Sin embargo, la investigación científica, que como sabemos no mira a nadie a la cara, ofrece indicios que van precisamente en esta dirección. Numerosos, al respecto, los estudios que se pueden recordar. Por ejemplo, se puede notar que hace unos treinta años los investigadores llevaron a cabo un curioso experimento: después de examinar los juguetes en las habitaciones de un cierto número de niños, comenzaron a dividirlos entre los que les regalaron sus padres y los, en cambio, , que habían sido los suyos los más pequeños a pedir. Resultado: los juguetes más representativos de los “estereotipos” denostados fueron los que no eran mamá y papá,

De manera similar, un metaanálisis publicado en 2018 en la revista Infant and Child Development concluyó que “las diferencias de género en la elección de juguetes existen y parecen ser el producto de fuerzas sociales e innatas”, destacando la probabilidad de que tal dimorfismo tenga “una origen biológico “. Una vez más, se han observado diferencias de género tanto en la elección de juguetes como en el mismo estilo de juego en primates, que, como es bien sabido, ciertamente no son objeto de ningún tipo de “estereotipo”.

¿Significa esto que a un niño no le pueden gustar los juguetes que no son tradicionalmente masculinos o que las niñas están necesariamente obligadas a jugar con muñecas? Por supuesto no. Cada uno de nosotros, único e irrepetible, también tiene sus propias especificidades e inclinaciones en el juego, que conviene aceptar. Sin embargo, esto no quita mérito al hecho de que las diferencias entre los sexos, en promedio, también existen en el entretenimiento infantil, y que no son en absoluto atribuibles a influencias educativas externas únicamente. Por esta razón, promover juguetes “neutrales” es solo otro y deplorable experimento de género.

 

Por GIULIANO GUZZO.

Jueves 14 de octubre de 2021.

ROMA, Italia.

lanuovabq.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *