EuropaFORMACIÓN RELIGIOSAIGLESIA EN MOVIMIENTOEl Lobby Gay desprestigia a la Iglesia con los casos de abuso…pero además le impone bodas, teología LGBTIQ y hasta voz en el Sínodo

ACNoctubre 5, 2021
  • El abuso sexual es un problema grave para la Iglesia, pero no basta con pedir perdón: hay que entender por qué sucedió, pero con el criterio de la Iglesia, no del mundo.
  • En cambio, vamos en la dirección opuesta, promoviendo esa secularización que es precisamente la causa del colapso de la moral.

El Informe de la Comisión Sauvé sobre los abusos perpetrados en los últimos 70 años por miembros del clero francés sobre menores, del que ilustramos los detalles en otro artículo, tiene muchos aspectos que habrá que esclarecer y esclarecer, pero el fenómeno descrito y, en cuanto a las cifras, la estimación es uno de los aspectos más preocupantes que la Iglesia tiene que afrontar hoy.

Sin embargo, no debe limitarse a pedir perdón,como inmediatamente hizo el presidente de los obispos franceses, pero también debe hacer un gran esfuerzo para comprender qué sucedió y, sobre todo, por qué. Y para ello no puede y no debe utilizar únicamente los criterios del mundo, que deben ser escuchados en sus aspectos investigativos, pero sobre todo los suyos propios. La evaluación del triste fenómeno no puede subcontratarse ni a comisiones ni al poder judicial ordinario ni a las estadísticas ni a la opinión pública. Su interpretación en profundidad debe ser realizada por la Iglesia según sus propios criterios teológicos y jurídicos. Esto no se debe a que la Iglesia pueda así abstenerse más fácilmente, evadiendo la condena del mundo, sino, por el contrario, a hundir el bisturí más profundamente en su propia carne y vislumbrar mejor los remedios.

En cambio, uno tiene la impresión opuesta, a saber , que la Iglesia se apresuró a afirmar identificar la causa de estos males en el “clericalismo”, culpándose así por no abrirse lo suficiente a las consideraciones del mundoSe ha producido, por tanto, una progresiva renuncia a mirarse en profundidad, para concentrarse casi exclusivamente en su presunta lentitud en asumir los criterios evaluativos del mundo. Se recordará que Francisco, en respuesta al escándalo de abusos, privó de inmediato a la Iglesia de sus sistemas de investigación y del uso de su código legal, requiriendo a los obispos que reporten inmediatamente cualquier indicio de abuso al poder judicial. La justicia de la Iglesia ha sido completamente reemplazada por la del Estado.

La Comisión Sauvé también es un ejemplo de esta renunciaSu presidente es una Gran Comisión de la República Francesa y tiene la facultad de elegir a todos los miembros de la propia Comisión. En abstracto, el criterio de “independencia” es válido, pero no debe interpretarse en una dirección: Independiente en el juicio sería sólo el mundo secular y no la Iglesia.

También es significativo que la Comisión formule toda una serie de recomendaciones -en concreto 45- dirigidas a la Iglesia sobre el comportamiento que debe adoptar esta última para afrontar estas deplorables situaciones en el futuro y que muchas de ellas conciernen, como se expresa expresamente en la Ponencia, “Propuestas sobre teología, eclesiología y moral sexual”. Estas recomendaciones tienden a poner límites al secreto confesional, a reducir el papel del sacerdote como tal utilizando la conocida acusación de “clericalismo”, e incluso -con la recomendación núm. 4 – Aconsejar retomar y desarrollar lo propuesto por el Sínodo Amazónico sobre la ordenación sacerdotal de los hombres casados: el viri probati .

También es significativo que se recomienden cambios en el Código de Derecho Canónico, en la formación sacerdotal, se dice cómo se hace el catecismo y cómo se redactan los documentos magisteriales. Estos son, evidentemente, aspectos sobre los que la Comisión no tenía competencia, pero son intrusiones comprensibles e incluso lógicas después de que la Iglesia se haya dirigido al juicio del mundo secular como si fuera único y absoluto. Si el problema es el clericalismo la solución es la laicización, si la solución es la laicización, competente en la materia es el Estado…y ya no la Iglesia.

Si la Iglesia tuviera el coraje de mirar profundamente dentro de sí misma en lugar de entregarse al tribunal de salud pública, vería que es precisamente la secularización de su vida lo que está en la raíz de estos comportamientos desastrososLa laicización del sacerdocio y no del clericalismo, la laicización de la enseñanza en los seminarios, la laicización de la teología moral católica y sobre todo de la moral sexual, el debilitamiento de la vida sacramental con muchos sacerdotes que confiesan solo una vez al año, el compromiso de muchos sacerdotes en prácticas pastorales insidiosas y peligrosas en estos frentes, la debilidad en el uso del derecho canónico ahora desaprobado por el nuevo pastoralismo de la hospitalidad, el silencio sobre las leyes del Estado moralmente inaceptables relativas precisamente a estos problemas sangrientos, la bendición en la iglesia de las parejas homosexuales.

  • El Informe muestra un aspecto que ya se conocía: los abusos son en su mayoría de naturaleza homosexual
  • Pero, ¿cómo puede una Iglesia que homosexualiza la doctrina y la pastoral pensar en frenar esta práctica entre el clero?

El colapso de la dimensión vertical de la vida sacerdotal es la causa fundamental de estos males, pero en cambio se atribuye a lo contrario, al hecho de que los sacerdotes no se han vuelto adecuadamente mundiales y se piensa que la solución es una mayor laicización de la Iglesia.

Benedicto XVI, que señala la causa en el “colapso de la teología moral católica” y la consiguiente degradación sin precedentes de la vida y la formación en los seminarios, que escribe contra la ordenación de hombres casados, no es escuchadoMás bien se convoca a los presidentes de las conferencias episcopales continentales para oponerse al “clericalismo”, se promueven sínodos pidiendo la bendición de las parejas homosexuales, se procura que los sacerdotes puedan casarse y se elabora una teología LGBT.

El de los abusos es una gran desgracia para la Iglesia , pero tal vez no sea menos la desgracia de querer aprovechar los abusos para legitimar una secularización de la vida de la Iglesia, pasándola como terapia.

 

Por STEFANO FONTANA.

Miércoles 6 de octubre de 2021.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *