ÁfricaAméricaAsiaEuropaIGLESIA EN MOVIMIENTOOceanía¿“Jesuitizar” la Iglesia?

ACNoctubre 3, 2021

El Papa Bergoglio ya encargó los “Memores” de “Comunión y Liberación“. Anteriormente, los “Franciscanos de la Inmaculada Concepción”  fueron intervenidos por una !comisaría” y, de alguna manera (una forma de precomisión), también enfrentó lo mismo el “Instituto Religioso del Verbo Encarnado“, fundado por el sacerdote argentino P. Buela. Fue nombrado Comisario de facto (aunque con diferentes títulos) de los Franciscanos de la Inmaculada Concepción y de los Memores de CL, el Padre Gianfranco Ghirlanda SJ, canonista jesuita, ex rector de la Universidad Gregoriana de Roma. P. Ghirlanda es una persona del más alto nivel cultural e intelectual. Y el Papa Bergoglio también lo usó en la continuación de la historia de los “Legionarios de Cristo”, nombrándolo “comisionado ” también allì …

Parecería que el Papa Francisco, con estas comisarías más o menos comprensibles y justificadas, confiadas a una de las mejores mentes de la Compañía de Jesús, está, de hecho, “jesuitizando” aquellos Movimientos que (leemos en el documento comisario) son demasiado atados al carisma del fundador o son demasiado “Mariani” (es decir, demasiado dedicados al culto oa la figura de María) o demasiado ricos o demasiado tradicionales, etc.

No es difícil imaginar qué movimientos eclesiales (o similares) tocarán en los tiempos venideros si no inventan una estratagema creíble.

Pero el motivo de mi escrito radica en la valoración del aparente objetivo de estos “comisionados” jesuitas. ¿Quiere el Papa Bergoglio “jesuitizar” la Iglesia? Intentaré responder proponiendo una reflexión.

Jesuitizar a la Iglesia Católica es un viejo sueño que se llevó a cabo durante varios siglos, tres siglos, con el objetivo de suplantar al clero local extremadamente resistente a las influencias jesuitas desde el siglo XVI al XVIII. Quien en el siglo XIX propuso al general jesuita estudiar una estrategia para poder convertirse en el líder espiritual de los católicos, incluso nombrando un Papa, fue el famoso “pontífice de la religión positiva” Augusto Comte ,que quería fundar una religión científica y positivista. .

Fue él quien inspiró el libro de RH Benson, El maestro del mundo, que tanto gusta a Bergoglio. Comte, a diferencia de Marx, que quería abolir las religiones, quiso inventar una que venerara al hombre, que sustituyera el culto a los santos por el de los héroes, los científicos, etc. Para lograrlo propuso (en 1862) una alianza con los jesuitas para convertirlos en la Orden religiosa que se convertiría en la cabeza espiritual del catolicismo.

Ciertamente, el verdadero objetivo final habría sido llegar a la religión de la Humanidad, reduciendo el catolicismo a una entidad caritativa (una organización sin fines de lucro u ONG) que humaniza y dessobrenaturaliza. Pero aún no había llegado el momento, los “iniazianos” no aceptaron la propuesta. Fue necesario esperar 150 años después para que el sueño del “amo del mundo” se hiciera realidad.

Jesuitando los “movimientos” eclesiales que San Juan Pablo II hizo crecer para integrar o incluso reemplazar la jerarquía vertical

de la Iglesia, que ya no funcionaba después del Concilio Vaticano II.

Hermosa y brillante idea, sin duda alguna.

Pero no es del Papa Bergoglio, eso es seguro.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *