CULTURA RELIGIOSA«Este Papa suena como el director de una ONG liberal ligeramente espiritualizada»: Dreher, autor de ‘La Opción Benedictina’.

ACNseptiembre 30, 2021

Infovaticana entrevista al periodista y escritor estadounidense Rod Dreher para hablar de actualidad y de su famoso libro «La Opción Benedictina». Dreher, se crio en el seno de una familia metodista, y durante la juventud perdió la fe. Cuando tenía veinte años se convirtió al catolicismo.​ Posteriormente, al descubrir el escándalo de abuso sexual de la Iglesia Católica, que comenzó en 2001, lo llevó a cuestionar su catolicismo, y el 12 de octubre de 2006 anunció su conversión a la Iglesia Ortodoxia Oriental a la cual sigue perteneciendo hoy día.

Hay quien dice que san Benito no abogó por desentenderse del mundo sino que lo transformó a través de la revitalización de la fe y la cultura cristiana. ¿No sigue siendo válida hoy esa opción?

Por supuesto que lo es, ¡Eso es lo que defiendo en La Opción Benedictina! Está ahí mismo, en las páginas de mi libro. La gente que dice que La Opción Benedictina aboga por ir a las colinas para esconderse del mundo, obviamente no ha leído mi libro. Mi creencia es que los cristianos laicos tenemos que mantenernos comprometidos con el mundo, pero si vamos a comprometernos como cristianos fieles, entonces debemos dar un paso atrás de la corriente principal en algunas formas concretas para desarrollar modos más profundos de discipulado. No podemos revitalizar nada si no conocemos nuestra fe y no vivimos nuestra fe. No puedes darle al mundo lo que no tienes.

El cristianismo se extendió desde su origen a través de los pueblos bárbaros y paganos. El no hablar con la modernidad ¿no supone una desconfianza en la capacidad del cristianismo de seguir extendiéndose por la belleza genuina de su mensaje?

Bueno, mire a su alrededor: ¿parece que el cristianismo se está extendiendo en el mundo occidental hoy? Hay una diferencia fundamental entre los bárbaros que fueron evangelizados en el primer milenio y los bárbaros modernos. En los viejos tiempos, los paganos creían que existía un reino trascendente y que, en cierto sentido, había verdades que existían fuera de la experiencia subjetiva. Fueron más fáciles de evangelizar que los materialistas de hoy, que o no creen en el reino trascendente, o que tienen una creencia débil en un dios benigno de Santa Claus que existe solo para hacernos felices.

En mi libro, hablo de la investigación sobre las creencias religiosas de los estadounidenses, especialmente de los jóvenes estadounidenses. No importa a qué iglesia pertenezcan, la mayoría de ellos tiene una idea muy superficial y consumista de lo que es el cristianismo, un concepto que tiene muy poco que ver con el cristianismo histórico. Si creen en Dios, es un dios que no quiere nada más de nosotros que seamos amables con los demás y felices en nuestra vida personal. Sea lo que sea, no es cristianismo. Hoy en día, muchas personas no están interesadas en una religión que les diga que no pueden hacer ciertas cosas, especialmente con respecto a su vida sexual.

Creo que Jesucristo es el Camino, la Verdad y la Vida. Creo que en la modernidad tardía, hemos creado muchas barreras entre nosotros y Él. Entre esas barreras se encuentran las epistémicas. Aquí hay una historia real: hay una tribu en la selva amazónica que fue muy difícil de evangelizar. Durante décadas, los misioneros lo habían intentado, pero no lo habían logrado. Finalmente, un misionero protestante resolvió el problema. Resultó que esta tribu vivía según un extraño principio epistémico: sus miembros solo aceptarían como posiblemente verdadera una afirmación de verdad hecha por alguien que había presenciado un evento, o que conocía a alguien que lo había presenciado. Esto hizo imposible que la tribu considerara si la historia del Evangelio era verdadera o no. Esos eventos habían tenido lugar en Tierra Santa hace dos mil años. Según las reglas de evidencia de esta tribu, sería imposible saber si estos eventos eran ciertos, por lo que no pensaron en ello.

Creo que algo similar está sucediendo con el cristianismo hoy. Mucha gente simplemente no puede tomarse en serio las preguntas que plantea, porque si el cristianismo es verdadero, entonces tendrán que cambiar sus vidas de maneras que no quieren hacer. Sé que esto es cierto porque por eso me mantuve alejado de la fe durante algunos años. Pensé que tenía principios intelectuales, pero la verdad es que no quería cambiar mi vida. Quería el consuelo psicológico que viene con la fe, pero no quería arrepentirme. Jesús no busca admiradores. Jesús busca discípulos. El cristianismo en Occidente hoy está interesado en crear admiradores, no discípulos.

Dijo Jesús a sus discípulos: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación”. ¿Cómo llevar a cabo hoy en día este mandato del Señor?

Bueno, siempre habrá necesidad de evangelistas, y nunca le diría a nadie que no haga un evangelismo a la antigua. Pero creo que los cambios radicales en nuestra cultura, especialmente en las últimas décadas, hacen que el evangelismo estándar sea menos efectivo que en épocas pasadas. Soy un gran admirador de Benedicto XVI. Como cardenal Ratzinger, dijo que los mejores argumentos que la Iglesia tiene para sí misma es el arte que crea y los santos que provienen de él. Lo que quiso decir fue que en nuestra cultura moderna, la gente no responde tan bien a los argumentos apologéticos lógicos. Es más eficaz cuando se enfrentan a una gran belleza, por ejemplo, a través del arte y la arquitectura cristianos, o una gran bondad encarnada en la vida de una persona santa. Eso afecta a las personas en un nivel precognitivo y podría hacer que quieran abrir sus mentes a los argumentos a favor de la fe.

Una vez más, sé que esto es cierto porque me pasó a mí. El comienzo de mi conversión fue cuando entré en la catedral de Chartres a los 17 años y encontré la gloria de Dios manifestada en las piedras y vidrios del edificio. No podía explicar lo que me estaba pasando, pero de alguna manera sabía que Dios existía y que me quería. Comencé una larga búsqueda de Él. Lo último que sucedió antes de que entregara formalmente mi vida a Cristo fue conocer a un anciano sacerdote guatemalteco, Mons. Carlos Sánchez, que tenía noventa años en ese momento. Me contó la historia de su vida y conversión. Implicaba milagros. Todo esto sucedió cincuenta años antes, pero ese querido anciano lloró como si todo hubiera sucedido ayer. Lo supe por el testimonio de sus palabras, y por el testimonio de la vida de Mons. Sánchez había vivido, que Jesús era real y que yo no tenía más excusas para alejarme de él.

Mi punto es que los cristianos debemos reconocer que hay más, y quizás más efectivas, formas de evangelizar que simplemente decirle a la gente acerca de Jesús con nuestras palabras. En 1969, el padre Joseph Ratzinger profetizó el colapso de la iglesia grande y rica, y dijo que eventualmente se reduciría a una pequeña cohorte de verdaderos creyentes. Ese remanente será una luz en la oscuridad para un mundo que se ha vuelto frío y solitario. Esto indica que el estilo de vida de los cristianos fieles es una poderosa fuerza evangélica.

Hay un libro llamado «The Beer opción» que trata sobre la renovación de la cultura católica, ¿Qué opinión le merece?

No leí el libro y no lo sé. Básicamente apoyo todas las cosas que tienen que ver con la cerveza.

¿Cuál es su apuesta para conservar, mantener y difundir la fe dentro de esta sociedad “postcristiana”?

Necesitamos crear pequeñas comunidades de personas que realmente crean las verdades de la fe y que las vivan de manera sacrificial y contracultural. Hay muchas maneras de hacer esto. No hay una fórmula única. En «La Opción Benedictina», di muchos ejemplos de personas que están tratando de hacer esto en sus propias vidas. Quizás el mejor ejemplo es la comunidad católica en Italia llamada «Tipi Loschi». Son un grupo espiritualmente saludable de familias ordinarias que se dieron cuenta de que si sus hijos van a aferrarse a la fe en esta cultura postcristiana, entonces ellos, los padres, tendrán que hacer muchas cosas para fortalecer a sus hijos. en comunidad fiel. Encontré esta comunidad, el Tipi Loschi, después de que el padre Cassian Folsom, entonces prior del monasterio benedictino en Norcia, me dijera que cualquier familia cristiana que quiera soportar las pruebas venideras con su fe intacta tendrá que hacer alguna versión de lo que están haciendo los Tipi Loschi.

Creo que todos los cristianos tradicionales vamos a tener que ser lo que Benedicto XVI llamó «minorías creativas» y experimentar con formas de vivir. El problema es que muchos de nosotros somos muy pasivos. Esperamos que alguien más nos resuelva estos problemas. No podemos hacer eso. Hablé con un padre católico alemán de una familia numerosa que me dijo que él y sus amigos creen que la Iglesia institucional en su país colapsará durante su vida. Están elaborando entre ellos una estrategia para mantener viva la vida católica en estas circunstancias. Se trata de un laicado mucho más activo que en años pasados.

En mi libro, advierto que no se ponga demasiada esperanza en la política. No sé cómo es la situación en España, pero en Estados Unidos, muchos cristianos conservadores tienen la falsa idea de que si votan por candidatos conservadores se acabarán sus problemas. Este es un gran error. Es importante votar por candidatos que protegerán las libertades de las iglesias, instituciones religiosas y familias cristianas para vivir sin la persecución del estado. Pero incluso si el estado nos protege, esa protección no servirá de nada si no usamos nuestra libertad para fortalecer la cultura cristiana.

¿En qué parte del mundo cree que se encuentra ahora la resistencia de la civilización cristiana?

Creo que hoy en día los cristianos de Occidente están mostrando muy poca resistencia efectiva. Muchos de nosotros ni siquiera reconocemos el problema. Otros saben que hay un problema, pero se consuelan con la creencia optimista de que las cosas cambiarán tarde o temprano, y que deberían quedarse quietos y esperar (muchas de estas personas son clérigos). Otros, como mencioné, creen que el problema es principalmente político y se dicen a sí mismos que pueden votar para salir de esta crisis. Mientras tanto, las normas están cambiando rápidamente en Occidente y se están volviendo cada vez más anticristianas. Ves esto especialmente con la ideología de género y los derechos LGBT. Creo que los cristianos fieles serán perseguidos pronto, y he escrito un nuevo libro, «Vivir Sin Mentiras», para explicar lo que está sucediendo y cómo podemos resistirlo. En los Estados Unidos, este libro se está vendiendo muy bien, incluso mejor que «La Opción Benedictina». Esto me dice que los cristianos están comenzando a despertar. No nos queda mucho tiempo para prepararnos.

El Papa Francisco, abogó recientemente por que Europa volviera de nuevo a sus raíces, ¿ve usted eso posible a día de hoy?

¿Estás hablando del discurso que dio en 2017 a los jefes de Estado europeos en Roma para celebrar el 60 aniversario del Tratado de Roma? Eso es lo primero que encontré cuando busqué en Google «Papa Francisco», «Europa» y «regreso a las raíces». Si es así, esto es lo que tengo que decir:

Ese discurso que Francisco pronunció en 2017 a los jefes de estado europeos, llamando a Europa a volver a sus raíces, es un gran ejemplo de impotencia. Fue un discurso largo, pero ¿con qué frecuencia apareció la palabra «Jesús» en él? Ni una sola vez. Francisco menciona el cristianismo como la base de la civilización europea solo una vez, y luego pasa la mayor parte de su tiempo hablando de valores humanistas. Este Papa siempre suena como el director ejecutivo de una ONG liberal ligeramente espiritualizada. Además, Francisco siempre pide a Europa que abra sus fronteras a los inmigrantes no cristianos. Creo que Francisco es totalmente ingenuo sobre lo que se necesitará para devolver a Europa a sus raíces, o es un liberal simplista.

Siempre es posible que Europa vuelva a sus raíces cristianas. Tenemos el don del libre albedrío. Espero desesperadamente y rezo para que Europa lo haga, y Estados Unidos también. Pero las raíces de la fe son tan profundas en Europa. Siempre que viajo allí, envidio sus iglesias, catedrales y monasterios. Dios te ha bendecido enormemente. Los primeros benedictinos huyeron del mundo para poder buscar a Dios en medio de las ruinas del Imperio Romano. Sabían que la búsqueda de Dios era lo más importante que podíamos hacer. Europa no recuperará sus raíces en la fe hasta que un gran número de europeos experimente la búsqueda de Dios como lo más importante en sus vidas. Podría ocurrir. Cuando visité Subiaco hace un par de años, me maravillé de que Dios plantara esa pequeña semilla, Benito de Nursia, en el suelo rocoso de la ladera de una montaña, y esperé a que germinara. Cuando emergió, escribió la Regla y fundó comunidades monásticas que, durante los siguientes siglos, remodelaron radicalmente Europa. ¡Realmente estamos esperando un nuevo San Benito, sin duda muy diferente!

En alguna ocasión ha dicho usted que “la opción benedictina no es huir del mundo, sino ser cristianos contraculturales”, ¿Qué significa eso?

En la Biblia, leemos en el libro de Jeremías, capítulo 29, el mensaje de Dios a los israelitas en su exilio en Babilonia. Dios le dijo a su pueblo que había permitido que los llevaran allí por un tiempo, pero que eventualmente regresarían a Tierra Santa. Mientras tanto, les indicó que se establecieran en Babilonia, que formaran familias, etc. Pero en el Libro de Daniel leemos la historia de tres jóvenes hebreos que fueron consejeros del Rey. Difícilmente podría asimilarse más a la vida babilónica que ser los consejeros del rey. Y, sin embargo, cuando el Rey les ordenó adorar un ídolo, los tres hombres se negaron, eligiendo la perspectiva de la muerte antes que la apostasía. Tenemos que preguntarnos como cristianos hoy: ¿cómo vivieron esos tres hombres hebreos en Babilonia para que cuando tuvieran que elegir entre la muerte o la apostasía, eligieran el martirio? Sí, sabemos que Dios los salvó del horno, pero estaban dispuestos a morir antes que abandonar a Dios. Si comenzamos a hacer esas preguntas, entenderemos La Opción Benedictina.

¿Cómo ve la situación actual dentro de la Iglesia católica?

Bastante mal, lamento decirlo. Yo era un adulto convertido al catolicismo, pero perdí mi fe católica después de 13 años, cuando tuve una grave crisis espiritual causada por informar sobre el escándalo de abuso. Me convertí en cristiano ortodoxo, pero no soy un triunfalista al respecto. Amo a la Iglesia Católica y, como hombre de Occidente, reconozco que la salud futura de mi propia civilización depende de la salud de la Iglesia Católica. Quiero que sea fuerte, no solo porque tengo tantos hermanos y hermanas católicos en Cristo, sino también porque una Iglesia católica fuerte sería mejor para todos los cristianos que viven aquí en Occidente.

Pero hoy no es fuerte. Está destrozada por las mismas debilidades internas con las que se enfrentan la mayoría de las iglesias en Occidente, y tiene un liderazgo deficiente. Francisco no causa más que confusión, me parece. No sé sobre Europa, pero un número sorprendente de católicos estadounidenses no saben cosas básicas sobre su fe. Veo un futuro en declive, al menos en Occidente, el mismo futuro al que se enfrentan todas nuestras iglesias en esta civilización postcristiana.

Por otro lado, cuando viajo por Europa dando charlas sobre La Opción Benedictina, mis audiencias suelen ser jóvenes católicos, de 40 años o menos. ¡Me dan mucha esperanza! Encuentro que la mayoría de ellos no tiene ninguna expectativa de que el cristianismo sea una parte respetada de la sociedad en sus países hoy. Son realistas. Solo quieren saber cómo servir mejor a Cristo como fieles católicos, pase lo que pase. Ya no soy católico, pero esta es mi gente, y es un regalo de Dios poder estar con ellos.

Hay un periodista y columnista español, llamado Juan Manuel de Prada, que escribió una columna donde decía, entre otras cosas, que usted  “pretende fundar una solución tradicional en tesis radicalmente liberales”. ¿Qué le respondería?

Creo que le respondí aquí:

https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/catolicos/autor-opcion-benedictina-responde-juan-manuel-prada-reaccionarios-salon-son-inutiles/20190917223441028666.html

¿Sería viable vivir “la opción benedictina” en nuestros tiempos o es algo utópico?

Si fuera utópico, no sería viable. Sí, creo que podemos y debemos vivir una especie de Opción Benedictina. Como dije, no hay una fórmula específica. La Opción de Benedictina para los católicos en España probablemente se verá un poco diferente a La Opción de Benedictina para los católicos en Texas, por ejemplo. La Opción Benedictina para los cristianos ortodoxos que viven en una ciudad se verá diferente a lo mismo para los evangélicos que viven en un pueblo pequeño. No debemos tener miedo de usar nuestra imaginación. En Francia, este año, se lanzó una nueva empresa llamada Monasphère. Fue iniciado por dos jóvenes empresarios católicos que están tratando de encontrar formas prácticas de ayudar a las familias católicas francesas a mudarse de las ciudades y comenzar a vivir en áreas cercanas a los monasterios. Entienden que esto no es fácil, pero están tratando de descubrir cómo hacerlo más posible. Se puede hacer, pero requerirá creatividad, iniciativa y audacia.

¿Cómo ve el cristianismo de aquí a 20 años? ¿Será algo marginal o cree que resurgirá?

Cada vez más marginados, incluso perseguidos. El wokismo es una pseudo-religión política que está creando una forma blanda anticristiana de totalitarismo. Ha conquistado las instituciones de élite y la cultura de élite en Estados Unidos, y ahora amenaza con hacer lo mismo con Europa. Espero que puedas combatirlo, pero temo su poder. En el futuro cercano, los cristianos deben prepararse para la persecución, y eso significa prepararse para sufrir por la fe. Nadie quiere escucharlo, pero es cierto. Por lo que hacemos hoy, estaremos sembrando hoy las semillas para el futuro de la Iglesia. A muchos católicos complacientes y otros cristianos les gusta refugiarse en la promesa de Cristo de que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia. Pero Jesús no prometió que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia en Europa y América del Norte. Eso depende de nosotros. Si no queremos el Espíritu Santo, entonces Él acudirá a aquellos que lo acojan en sus corazones.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *