VIDA Y FAMILIA¿Por qué creen los católicos que la vida humana comienza en la concepción?

ACNseptiembre 26, 2021

¿Los católicos «creen que la vida humana comienza en la concepción», una formulación que se ha vuelto omnipresente en las últimas semanas?

Bueno, sí, precisamente en el mismo sentido en que los católicos «creen» que la Tierra es esférica, no plana; que Venus es el segundo planeta del sistema solar; que una molécula de agua está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno; que la sangre circula por el cuerpo; que el corazón humano tiene cuatro cavidades; y así sucesivamente.

Los católicos, como se dice, «creen en la ciencia».

Los católicos no «creen» que la vida humana comienza en la concepción en el mismo sentido en que los católicos «creen» en la Encarnación de la segunda persona de la Trinidad, o en la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, o en la remisión de los pecados a través del sacramento de la Penitencia, o en la Presencia Real de Cristo -cuerpo, sangre, alma y divinidad- en la Eucaristía. «Creer» en estas verdades es, para los católicos, una cuestión de asenso de la fe.

Y por eso es un error espontáneo que los católicos -incluidos los obispos, los sacerdotes, los religiosos y los laicos- utilicen el lenguaje de la «creencia» en relación con el comienzo de la vida humana.

La respuesta correcta a la pregunta de cuándo comienza la vida humana no es una cuestión de fe; es una cuestión de hecho científico. El producto de la concepción humana, un embrión con un carácter genético único, es «un miembro vivo completo de la especie Homo sapiens en la etapa más temprana de su desarrollo natural» (citando a Robert George y Christopher Tollefson). Esto es lo que se aprende, o se solía aprender, en la clase de biología de la escuela secundaria. El ser humano que comienza en la concepción se desarrolla a través de varias etapas de la vida -embrión, feto, niño, adolescente, adulto- mediante su propio funcionamiento dirigido internamente, que comienza inmediatamente en la concepción. Esto no es, repito, una cuestión de fe o «creencia». Es un hecho empírico: una vida humana, y nada más que una vida humana, comienza en la concepción.

El Gran Aborto, sus aliados culturales y sus aguadores políticos, han enturbiado estas aguas lingüísticas durante décadas, argumentando que la «creencia católica» de que la vida comienza en la concepción es una afirmación sectaria sin fundamento científico. Eso es objetiva y demostrablemente falso, y defender ese argumento es traficar con una mentira. Algunos dicen esta mentira deliberadamente. Otros, incluidos los que ocupan altos cargos públicos, la dicen por ignorancia, estupidez o conveniencia. Cualquiera que sea la motivación o la causa, el argumento es científicamente ignorante: el equivalente funcional de afirmar que Neil Armstrong y Buzz Aldrin realmente aterrizaron en el desierto de Arizona en la misión Apolo 11.

Y hay que señalarlo como tal.

La verdadera cuestión en el debate sobre el aborto es, ha sido y será siempre esta: ¿qué le debe una sociedad justa a la vida indiscutiblemente humana que comienza indiscutiblemente en la concepción? Los católicos debidamente catequizados y coherentes responden a esta pregunta citando un primer principio de justicia que cualquiera puede comprender con la razón: la vida humana inocente merece la protección de la ley en cualquier sociedad justa. Los católicos debidamente catequizados y coherentes seguirán argumentando que una sociedad justa apoyará a las mujeres atrapadas en el dilema de un embarazo no planificado y no deseado. Y los católicos apostólicamente alerta ayudarán a esas mujeres a encontrar la ayuda que necesitan, que está fácilmente disponible en los centros de ayuda para embarazadas en todo el país. Lo que los católicos serios y coherentes -presidentes, gobernadores, legisladores, miembros del Congreso, clérigos de todos los rangos y ciudadanos comprometidos- no harán es ignorar la ciencia y afirmar que la cuestión de cuándo comienza la vida humana es una cuestión controvertida. Los católicos serios y coherentes no reforzarán esa afirmación espuria hablando de la «posición» católica sobre cuándo comienza la vida como una cuestión de «creencias»Hacerlo es jugar uno de los juegos lingüísticos engañosos que han distorsionado el debate estadounidense sobre la cuestión del aborto durante demasiado tiempo.

La histeria mostrada por los partidarios de la licencia para abortar, mientras el Tribunal Supremo se prepara para escuchar el caso Dobbs vs Jackson Women’s Health Organization, un caso que ofrece la oportunidad de corregir los graves errores constitucionales que el Tribunal cometió en Roe vs. Wade y Casey vs. Planned Parenthood, se intensificará en los próximos meses: una señal, sospecho, de lo débiles que el Gran Aborto y sus aliados saben que han sido siempre sus argumentos. Ningún católico serio o coherente respaldará esos argumentos que se desmoronan hablando de una «creencia» católica sobre cuándo comienza la vida. Los católicos serios y coherentes saben cuándo comienza la vida.

No porque sean católicos, sino porque conocen la ciencia.

Por George Weigel.

First Things.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *