En vísperas de su 90 aniversario, la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro ha estado en el centro de numerosos conflictos entre la Iglesia, la agencia gubernamental que administra la reserva natural circundante, y los propietarios de las pocas tiendas ubicadas en el área del monumento.

Inaugurada el 12 de octubre de 1931, después de cinco años de construcción, la estatua de 30 metros de altura, que fue financiada en su totalidad por la Arquidiócesis de Río de Janeiro y otros donantes, se construyó en la cima de la montaña Corcovado, un área que ha sido oficialmente otorgado por el gobierno federal de Brasil a la Iglesia.

En la década de 1960, el gobierno creó el Parque Nacional Tijuca con el objetivo de proteger los vastos bosques montañosos que rodean la estatua.

Recientemente, ha habido enfrentamientos entre la Iglesia y la agencia que administra el parque, el Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad (ICMBio).

“La Iglesia es tradicionalmente un mediador de conflictos. En esta situación, sin embargo, ha sido parte del conflicto. Ya es hora de corregir esos problemas ”, dijo a Crux el padre Omar Raposo, rector del Santuario del Cristo Redentor.

Raposo afirma que el ICMBio ha faltado al respeto durante años al derecho de la Iglesia a usar libremente el área alrededor de la estatua. Los agentes de seguridad del Instituto frecuentemente obstaculizan a los trabajadores y sacerdotes del Santuario cuando intentan ingresar al parque y llegar a la capilla, que se encuentra al pie del monumento.

El 11 de septiembre, agentes de seguridad se lo impidieron mientras se preparaba para celebrar un bautismo. A la familia del niño también se le prohibió ingresar al área del monumento. Pasaron dos horas antes de que finalmente se autorizara al sacerdote a ir a la capilla.

El ICMBio afirma que, por razones de seguridad, todos los vehículos deben estar debidamente identificados antes de ingresar al parque Tijuca y el proceso puede llevar tiempo, pero Raposo dijo que la agencia estatal está tratando de “hacer impracticables las operaciones de la Iglesia en el Santuario de Cristo”.

“No se me puede impedir que entre en el monumento. Esa estatua es propiedad de la Iglesia. Tenemos que denunciar esos delitos de abuso de autoridad e intolerancia religiosa ”, dijo.

El 3 de septiembre, a Raposo se le impidió ir al monumento con alimentos y bebidas que se servirían a los feligreses después de una celebración matutina. El sacerdote dijo que ni siquiera se le permitió llevar agua a la capilla.

“Hay un grupo de trabajadores del Parque Nacional Tijuca que tienen un comportamiento intolerante. Se oponen a la presencia de un santuario religioso dentro de una reserva natural y, por lo tanto, crean obstáculos ”, dijo Claudine Milione Dutra, directora legal de la arquidiócesis.

Ella le dijo a Crux que las acciones de los trabajadores de ICMBio han sido denunciadas a la policía y que se está llevando a cabo una investigación.

“El presidente de ICMBio escuchó lo sucedido y se indignó. Vino a Río de Janeiro y habló con nosotros. También determinó que se debe abrir una investigación interna ”, agregó Dutra.

La prohibición de llevar agua y comida a la capilla no deja de ser problemática, según la arquidiócesis.

Las pocas tiendas que operan tradicionalmente en la zona han sido cerradas recientemente por el ICMBio y sus propietarios fueron expulsados ​​de la zona, a pesar de que algunos de esos negocios habían estado en manos de la misma familia durante cuatro generaciones. Ahora, los turistas y los feligreses ni siquiera pueden comprar una botella de agua mientras visitan la estatua de Cristo.

“Toda esa tierra fue transferida a la Iglesia en 1931, pero el ICMBio logró expulsar a los dueños de las tiendas después de que se otorgó una orden judicial a su favor”, explicó Dutra.

La arquidiócesis ha estado tratando de invalidar legalmente esa decisión para que las tiendas puedan reabrir.

“Creemos que el ICMBio no tiene derecho a apoderarse de esas tiendas, sobre todo porque no ha invertido los ingresos que generan para mejorar la zona”, declaró.

La Iglesia nunca ha cobrado ninguna tarifa a los visitantes del monumento a Cristo, pero el ICMBio cobra por ingresar al parque estatal, que es necesario para acceder a la estatua.

Nada de ese dinero fue entregado a la arquidiócesis para el mantenimiento de la estatua hasta el año pasado.

En ese momento, el ICMBio finalmente comenzó a transferir parte de la venta de boletos a la Iglesia, que se encarga de la conservación de la estatua. Según el santuario, los gastos de mantenimiento pueden llegar a $ 1,89 millones cada año.

Sin embargo, después de que la Iglesia se unió a la demanda legal a favor de los dueños de las tiendas, el ICMBio dejó de transferir el dinero. Actualmente, los boletos que incluyen el transporte al Corcovado cuestan hasta $ 20, pero a la Iglesia se le pagaba solo 28 centavos. Antes de la pandemia, 100.000 personas visitaban la estatua al mes durante la temporada alta.

“La Iglesia es propietaria del monumento, pero el Estado, que es laico, gana dinero con él. ¿Como es posible?” Dijo Raposo.

Según Claudine Dutra, la arquidiócesis preferiría que las personas no fueran acusadas en absoluto de acceder al santuario.

El ICMBio vende boletos a las personas que visitan el Parque Nacional Tijuca, pero la mayoría de ellos realmente se dirigen a la estatua.

El problema, dijo Dutra, no es el hecho de que el ICMBio esté cobrando a los visitantes, sino que no invierte en la conservación de la estatua.

“Estamos hablando de un nuevo plan de gestión conjunta con el ICMBio. Solo se ocuparán de los aspectos ambientales y continuaremos con nuestras actividades religiosas ”, dijo.

A pesar de la desafiante situación, Raposo dijo que está entusiasmado con las nuevas asociaciones establecidas por el santuario con empresas y profesionales nacionales e internacionales para trabajar en la restauración de la estatua y en una colección digital de documentos relacionados con su historia.

“La estatua del Cristo Redentor es la única maravilla del mundo que pertenece a la Iglesia Católica. Por eso es y siempre debe ser verdaderamente universal ”, dijo.