EuropaIGLESIA EN MOVIMIENTO¿”Conspiración” contra Francisco?: su secretario de Estado… no la convalida. “Desconectados”, públicamente. ¿Qué pasa dentro del Vaticano?

ACNseptiembre 25, 2021

Las palabras del Papa Francisco, posiblemente irónicas, sobre algunos prelados que querrían que ya estuviera muerto y estarían preparando el Cónclave, han provocado el grito de una conspiración. En realidad, los “encuentros entre prelados” y las conversaciones sobre futuros candidatos no son nada nuevoNo fue casualidad que el cardenal Pietro Parolin arrojara agua al fuego, sin embargo, pronunciando palabras que, aunque mesuradas, son sintomáticas de una desconexión entre el Papa y la Secretaría de Estado.

“También pienso en lo que vendrá después de mí, soy el primero en hablar de eso”. Hace casi un año, sin embargo, la publicación del contenido del diálogo que tuvo lugar el pasado 12 de septiembre con los jesuitas eslovacos, en el que Bergoglio dijo que estaba “todavía vivo” a pesar de que “algunos” lo querían ya muerto, llevó a alguien a hablar de conspiraciones y complots en curso. contra él. ¿Es realmente así? “Sé que incluso ha habido encuentros entre prelados, que pensaban que el Papa era más serio de lo que se decía. Preparaban el cónclave ”, confió el Santo Padre a sus cohermanos.

Irónicamente , se dice que se empezó a hablar del futuro Cónclave desde el día siguiente a la elección del nuevo Papa. Los “encuentros entre prelados” del escurridizo Grupo St. Gallen comenzaron en la década de 1990 y se intensificaron a partir de 2003, cuando el pontificado de San Juan Pablo II parecía destinado a terminar pronto. El llamado “club mafioso” -según la afortunada definición que dio uno de los participantes, Godfried Danneels- contó con la presencia de varios prelados, entre los que se encontraban Martini, Silvestrini, Lehmann, Kasper, Murphy-O’Connor, Policarpo, Husar y el propio Danneels. En el centro de las reuniones estuvo la promoción de una agenda de reformas para el futuro de la Iglesia y la discusión sobre el posible sucesor de Wojtyla.

Pero el presunto excesivo poder de este grupo sobre el destino del Cónclave fue negado por la realidad objetiva que produjo la elección de Ratzinger, el perfil más temido por los “conspiradores”. Como escribe Andrea Riccardi en el reciente libro La Iglesia arde. Crisis y futuro del cristianismo:

Algunos cardenales que frecuentaban este grupo se reunieron con otros en la casa de Silvestrini y actuaron de una manera un tanto desorganizada: eligieron como hombre clave al cardenal Carlo Maria Martini “.

Así, el definido por el propio cardenal  Danneels  como “la mafia de San Galo”, o San Gallen no pudo encontrar un acuerdo sobre un candidato unitario que bloqueara el camino al temido teólogo alemán Ratzinger. Este signo de debilidad en la apertura de los juegos en 2005 podría haber influido en la opinión personal del ex arzobispo de Milán (Carlos María Martini) quien, según informa Riccardi en el libro, citando una conversación con el interesado como fuente, “no estaba en favor de la elección del jesuita Bergoglio ”. No es una revelación inédita: el fundador de Sant’Egidio ya lo había hablado en la reseña del libro de Roberto Regoli,Más allá de la crisis de la Iglesia. El pontificado de Benedicto XVI , relatando con un “se dice” , la indiscreción según la cual Martini “no consideraba a Bergoglio a la altura“.

En 2005, las reuniones de St. Gallen se llevaron a cabo con regularidad , pero esto no fue suficiente para elegir un Papa bienvenido o para bloquear la elección de uno no deseado. Con más razón es decididamente poco creíble creer que este club de prelados, mayoritariamente mayores de ochenta años, pudo, ocho años después y con los consistorios ratzingerianos implicados, haber sido decisivo en la dimisión de Benedicto XVI y en la elección. de Francis (no votó para la primera votación en 2005). Por otro lado, las reuniones pre-cónclave entre cardenales electores no fueron exclusivas del Grupo St. Gallen y también hubo quienes trabajaron para encomendar la sucesión de Wojtyla al entonces prefecto del antiguo Santo Oficio en señal de continuidad y de la contención de ciertas derivas  liberales. Después de que se produjo el humo blanco, parece que el cardenal Trujillo -principal partidario de la candidatura de Ratzinger junto a Meisner, Schönborn, Medina Estévez y Castrillón Hoyos- comentó irónicamente con sus cohermanos: “No saben cuántos almuerzos me costó este Papa. ! “.

También hubo “encuentros entre prelados” durante el pontificado actual y es fácil imaginar que el toto-papa, aunque en el suave lenguaje curial, fuera tema de conversación en desayunos, almuerzos y cenas. ¿Por qué, ahora, este “Lobo! ¡Lobo! “?

Desconocemos el tono elegido por Francis para la frase ‘incriminada’ , pero la pasión por la broma del hombre y ese “¡paciencia, gracias a Dios estoy bien!”, con el que amortiguó la bomba que acababa de lanzar, podría sugerir un registro irónico. Pero en la forma en que los medios ‘amistosos’ informaron la sentencia pronunciada por el pontífice a los jesuitas eslovacos, da lugar a la narrativa habitual -tan querida por la opinión pública hostil a la Iglesia- según la cual el Vaticano es una guarida de serpientes, donde los cardenales ‘malos’ pasan días enteros conspirando contra el Papa ‘bueno’.

El cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, hizo bien en echar agua al fuego, respondiendo a los periodistas que lo presionaron sobre el tema de no ver “ese clima” dentro de los Muros. “Probablemente el Papa tiene información que yo no tengo“, dijo el cardenal veneciano. Lucetta Scaraffia proporcionó una interesante reconstrucción del asunto, según la cual Parolin habría mostrado “una forma completamente inusual de intervenir en las palabras del Papa, que normalmente, al menos dentro de los muros sagrados, debería cerrar la cuestión sin apelar”. Palabras con las que, en opinión del historiador, el cardenal quiso “dejar claro que habría enfrentado el problema de otra manera, aunque hubiera estado allí, contrastando su carácter reservado con la espontaneidad y sinceridad del Papa Francisco”. Ciertamente, Scaraffia no es una comentarista inexperta: hasta 2019 fue directora de “Donne Mondo Chiesa”,Osservatore Romano , un periódico que depende de la Secretaría de Estado.

En todo caso, la afirmación de Parolin -sin dejarse llevar por las sobreestimaciones- es sin embargo sintomática de una cierta desconexión entre Terza Loggia y Santa Marta en la gestión de la máquina de gobierno: de hecho, en el pasado, residían los ojos y oídos del Papa. precisamente en la Secretaría de Estado. Ahora, obviamente, este ya no es el caso.

 

Por NICO SPUNTONI.

CIUDAD DEL VATICANO.

Domingo 26 de septiembre de 2021.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *