IGLESIA EN MOVIMIENTOVIDA Y FAMILIANi más víctimas ni más sacerdotes pedófilos ni pederastas: Cumbre en Polonia.

ACNseptiembre 19, 2021
 Desde hace unos días, y seguramente será así desde hace algún tiempo, hemos estado hablando con cierta visibilidad mediática sobre el tema de la pedofilia entre miembros del clero. Tras un largo silencio, una vez más el propio Papa Francisco ha vuelto a asumir posiciones duras y perentorias, el Pontífice – que junto a Benedicto XVI – ha reforzado aún más esta lucha que la Iglesia lleva décadas llevando a cabo, registrando importantes éxitos pero también fracasos sensacionales.
Es por eso que la próxima Conferencia Internacional sobre la Protección de Niños y Adultos Vulnerables en las Iglesias de Europa Central y Oriental(Varsovia, Polonia, 19 al 22 de septiembre) es importante. La esperanza en la Iglesia es la misma: que sea un paso más hacia la irreversibilidad de todo lo que la Iglesia ha hecho, y hace, para erradicar de su vida la conducta y las tácticas o técnicas de ocultación o negación de los pedófilos.
Estamos seguros de que el evento no será una pasarela de expertos y conferencistas ni una biblioteca de nuevos documentos. Simplemente visite el sitio web de la Santa Sede ” Abuso infantil: la respuesta de la Iglesia” (Vatican.va) para comprender que no faltan los análisis, las posiciones tomadas por las jerarquías desde Juan Pablo II hasta Francisco, recomendaciones y normas canónicas actualizadas, etc.
Ahora, con esta iniciativa de la Pontificia Comisión para la Protección de los Menores, es necesario ir más allá, investigando caminos ya señalados o recién surgidos, en particular para “cerrar” el grifo, y por eso los obispos, las diócesis, Los seminarios, institutos religiosos, movimientos, no deben poner en circulación presbíteros que en su formación sacerdotal no hayan saldado sus cuentas con los conocimientos necesarios sobre la sexualidad humana en general y con la propia en particular.
En este caso nos encontramos ante una cuestión “sistémica” como escribió el cardenal alemán Reinhard Marx en la carta en la que presentó su renuncia al Papa y que fue rechazada por Francisco con otra carta personal al cardenal. (1)
En la carta del arzobispo de Munich-Freising, que hasta 2020 fue presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, habla de la crisis de la Iglesia en su país, “provocada también por nuestro fracaso personal, por culpa nuestra” y “yo Pienso – y esta es mi impresión – de haber llegado a un ‘callejón sin salida’ que, sin embargo, también podría convertirse en un punto de inflexión según mi esperanza pascual ”. El cardenal Marx añade: “Básicamente para mí se trata de asumir la corresponsabilidad de la catástrofe de abusos sexuales perpetrados por los representantes de la Iglesia en las últimas décadas”. Para el cardenal, mucho de lo que hoy se conoce “me muestra constantemente que ha habido tanto fallas personales como errores administrativos, pero también fallas institucionales y sistémicas”.

¡Nunca más!

Sabemos que el desafío no solo es delicado, sino que también puede ser punzante y muy incómodo. Sin embargo, tenga en cuenta que el silencio sobre la materia es aún más punzante y odioso. En lugares adecuados y con personas autorizadas y competentes, los futuros sacerdotes deben estar preparados con claridad y transparencia, sin sombras ni opacidades, para la autenticidad radical de su elección. Pretender en el proceso y período de formación de los sacerdotes que la cuestión sexual es secundaria ha sido fatal y lo será aún más en el futuro si uno no aborda realmente el desafío o no se apoya en personas incompetentes.
El pedófilo clerical no es solo cosa de hace 10, 20 o 30 años, y no es cierto que lo que emerge periódicamente en la prensa de los cinco continentes, sea equivalente a “cuentas por hacer con hechos pasados”. ¡No! Aún hoy, son numerosos los casos de jóvenes sacerdotes involucrados en conductas de este tipo y esto significa que los sacerdotes ordenados hace unos años se formaron cuando el escándalo mundial de la pedofilia clerical había estallado en decenas de países. La Iglesia, su jerarquía, se ha ocupado de la cuestión durante casi medio siglo y no siempre con decisión y severidad. Durante muchos años se prefirió pensar en el daño a la imagen de la Iglesia y no en el horrendo daño causado a las víctimas.
Ahora el desafío en la Iglesia y para la Iglesia es muy claro: el sacerdocio es incompatible con la pedofilia. Y debemos trabajar para que esta incompatibilidad sea real, veraz y verificable.
Dicho de una manera aún más elemental, casi obvia, pero es solo de sentido común: así como un pirómano no puede ser parte del Departamento de Bomberos o un psicópata no puede ser miembro de la Cruz Roja, una persona con tendencias y comportamiento pedófilo no puede hacerlo. ser sacerdote, es decir, recibir el sacramento del orden.
Muchas cosas pueden y deben hacerse por las víctimas de la pedofilia: desde el apoyo material, psicológico y espiritual, especialmente en el caso de vidas desgarradas, arruinadas o destruidas, hasta la cercanía permanente y concreta de los pastores. Pero lo mejor, lo más efectivo y noble sería asegurar que las víctimas de este crimen y pecado sean las últimas, es decir, que la Iglesia pueda decir un día que ninguna persona ha sido abusada por un miembro del clero.
LB/RC/Il sismografo.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *