«Expastora» protestante ahora católica,: «Vaya, ¿puedo confesarme ahora mismo? ¡Eso es genial!», declaró en Hungrìa.

ACNseptiembre 18, 2021

«Si me hubieras dicho hace diez años que iba a un Congreso Eucarístico en Hungría en un autobús lleno de obispos y cardenales, habría asumido que habías perdido la cabeza».

La ex misionera evangélica, fundadora de la iglesia y pastora Barbara Heil, comenzó su testimonio de fe en el Congreso Eucarístico en Budapest. La estadounidense había viajado a más de 80 países de todo el mundo con su esposo, fallecido desde entonces, para dar el impulso inicial para fundar comunidades cristianas y llevar a las personas a la fe cristiana protestante.

Ella misma no creció en una familia cristiana, pero su familia fue, por así decirlo, «pagana durante diez generaciones». No rezaban, no leían la Biblia y ni siquiera iban a la iglesia en Navidad o Pascua. Su padre ateo y alcohólico era violento y sus primeros recuerdos son de ser golpeada y encerrada en su habitación llorando. Allí miraba las nubes, dice: «créeme, en serio, había un hombre en el cielo que me consolaba, una persona que me miraba con tanto amor».

Bárbara continuó describiendo sus graves dificultades en la familia, la escuela y los estudios. Sus amigos de la universidad se involucraron con las drogas y el alcohol hasta que de repente empezaron a hablar de Jesús, dejaron de consumir drogas y pusieron sus vidas en orden. Aquí, con una congregación protestante, ella también encontró la fe. Ella no sabía nada de Jesús, de la Biblia. «Todo lo que sabía era que hay un Dios que me ama y que estuvo en ese salón esa noche. Esa noche le di mi vida a Jesucristo».

Después de poco tiempo, Barbara Heil se entusiasmó con la misión y dio testimonio de su fe en todas partes, incluso cuando usaba ascensores. Para poder evangelizar especialmente a los católicos mejor, incluso asistió a dos cursos de formación avanzada y allí obtuvo un certificado sobre cómo convencer a los católicos.

Luego conoció a algunos cristianos en misión en Filipinas, «y luego me enteré de que eran católicos. Pensé “uy”, ¡tengo el certificado sobre cómo hacer proselitismo a los católicos! ¡No tiene sentido! No entendí, conocí a los católicos más fascinantes que hay en la misión, que vivieron su fe, que se unieron a nosotros en ocasiones solo para poder llegar a las personas que aún viven en la oscuridad. Eso no es lo que me dijeron sobre lo que cree la Iglesia Católica».

Más tarde, en los Estados Unidos, también siguió conociendo a los católicos «que realmente ardían por Jesús y vivían su fe». Le surgían más y más preguntas, «pero ya sabes, no pudieron responder a mis preguntas».

Entonces alguien le dio un libro y ella dudó en leerlo porque se lo había pedido prestado a un católico. Finalmente lo abrí, «¡y me quedé en shock!» El libro fue escrito hace 500 años, «por una mujer católica, ¡una religiosa!» Todo lo que pensamos que era nuevo, todo lo que predicamos sobre cómo adorar a Dios ya estaba en este libro, escrito por la autora católica Santa Teresa de Ávila.

No sabía que había católicos como ella que hablaban de sus encuentros profundamente personales con Dios, que literalmente podían sumergirse en la adoración de Dios, que no solo sabían de Dios, sino que lo conocían».

Ella leyó ese libro toda la noche y luego pidió más. Él le había enviado más libros de este tipo, y sólo más tarde se enteró de que eran escritos de los llamados «Doctores de la Iglesia». Ahora estaba leyendo a Bernardo de Claraval, Agustín y Catalina de Siena.

Una y otra vez se encontró con palabras que no entendía, las marcó y resolvió preguntar a los católicos sobre ellas: «¿Por qué crees en el oficio de la enseñanza? ¿Por qué la Eucaristía?» Pero luego, su experiencia fue que se había encontrado repetidamente con católicos creyentes que, sin embargo, no eran capaces de responder a sus preguntas sobre lo que realmente creen. «¡No digo esto para avergonzar a nadie, sino para animarte! Realmente luché por encontrar a alguien con quien hablar sobre la Iglesia Católica».

Mientras tanto, ya había llegado a leer a los padres de la iglesia más antiguos y ya estaba «enamorada» de la Iglesia Católica, pero todavía no había encontrado a nadie que pudiera responder a sus preguntas.

Luego buscó respuestas a las preguntas a través de Google: «¿Qué es la Eucaristía?, ¿Qué es el magisterio docente?, ¿Por qué adoran a María?» Y aterrizó en un sitio web que era exactamente para protestantes que quieren saber más sobre la fe católica: «El regreso a casa» (por Marcus Grodi). Esta red también le envió libros para profundizar la fe «y me sentí como una niña en una tienda de dulces». Pero ahora se ha enfrentado al problema de que encontraba las respuestas cada vez más lógicas y convincentes y que la Iglesia Católica la atraía cada vez más, «eso me confundía».

Un día que estaba visitando una iglesia católica en una conferencia católica, se quedó atrás, especialmente cuando se anunció una procesión. Cerró los ojos, sentada en la parte de atrás de la iglesia y adoró a Dios y pensó: «dejemos que celebren su procesión». «Y de repente Jesús estaba parado frente a mí. Ya no podía mantenerme de pie, me encontré inclinándome … mis lágrimas corrían. Podía sentir a Jesús parado frente a mí. Eso fue tan poderoso … Me enderecé y abrí los ojos y vi a un sacerdote parado frente a mí, sosteniendo un bastón dorado con una estrella en la punta, con un hueco de vidrio en él. No sabía qué era una custodia, que era una procesión eucarística. Todo lo que sabía era que en ese momento Jesucristo mismo estaba de pie ante mí».

Ella no tenía idea de lo que estaba pasando, pero estaba muy conmovida. Ella siguió esta experiencia de cerca. Una y otra vez iba a iglesias y catedrales en sus viajes, «hay algo ahí que me atrae, me encanta, pero no sé qué es».

Su madre entonces le dijo: «Bueno, ¿realmente sabes que te bautizaron como católica? Tu bisabuela insistió en que te bautizaras. Tú eres la único de todos nuestros hijos que fue bautizada». Heil continuó: «Incluso si no sabía que estaba en un pacto con Dios, Dios nunca olvidó que hizo un pacto conmigo».

A los padres en su audiencia, «Ustedes, madres y padres que pueden tener hijos que han dejado la fe y la iglesia, … G.K. Chesterton llamó a Jesús el “rastreador celestial … En caso de que tengan hijos o nietos que temporalmente olvidaron quiénes son, ¡Jesús no se ha olvidado de quiénes son!»

«Más tarde al regresar a casa, llamé a la iglesia donde me bauticé y, no lo creerán, me dieron un nuevo certificado: mi certificado de bautismo».

Ella y su esposo todavía tenían una extensa obra misional en una escuela bíblica y una escuela de discipulado, y su esposo murió más tarde. «Pero ahora tenía un problema: ahora me enteré de que fui bautizada católico, ahora leí todos estos libros católicos, ahora tuve esta experiencia con la procesión eucarística y la presencia de Jesús ¿qué hace un pastor pentecostal con ¿eso?»

«Llamé a mi mejor amiga, una de mis colegas, y le expliqué que me estaba pasando algo, que me atraía la Iglesia Católica. No entiendo, la gente como yo no se hace católica, ¿verdad? ¿Y sabes lo que me dijo mi amiga? “Yo también”. Había conocido a un sacerdote muy santo en sus misiones y en conferencias en Europa, el Padre Raniero Cantalamessa, ahora es cardenal, y ella dijo que los católicos europeos la amaban en la Iglesia.

Las dos no sabían cómo responder a la pregunta de qué hacer a continuación. Heil continuó su camino, el Espíritu Santo la llevó a cierto instituto para que pudiera tomar un curso de catequesis. Allí leyó con gran entusiasmo el catecismo de la Iglesia Católica. Pero cuando conocía a los católicos y les preguntaba: «¿Has leído el catecismo?», Ellos solían responder «¡no!». Ella no puede entender el porqué, si el catecismo «es hermoso, te lleva a lugares de profunda oración».

Luego se encontró con el tema confesional. No, pensó, era evangélica y no acudía a un sacerdote, sino directamente a Jesús. En el curso de catequesis aprendió que, si iba a un sacerdote, vendría directamente a Jesús, el sacerdote estaba actuando «in persona Christi». Después de entender esto, dijo: «Vaya, ¿puedo confesarme ahora mismo? ¡Eso es genial!».

Mientras tanto, le había pedido al Espíritu Santo en oración si quería que ella se convirtiera en miembro de la iglesia en la que se había bautizado. Pero, ¿cómo debería hacerlo? Tendría que renunciar a su gran obra misionera, a su propia escuela bíblica, a la iglesia a la que pertenecía anteriormente, a su oficio de pastora. Pero se atrevió a dar el paso. Recibió su primera Comunión en Roma en la Misa de la Vigilia Pascual, presidida por el Papa Francisco. Más tarde, Heil también visitó Medjugorje.

 

KATH/INFOCATÓLICA.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *