FORMACIÓN RELIGIOSA«Un cristianismo sin cruz es mundano y se vuelve estéril», dijo Francisco en Misa según el Rito Bizantino.

ACNseptiembre 14, 2021

Esta mañana Francisco presidió la celebración de la Divina Liturgia Bizantina en la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. Miles de fieles, mayoritariamente greco-católicos, estuvieron presentes en la plaza de la Mestská športová hala de Prešov.

La comunidad greco-católica es una comunidad pequeña que, sin embargo, fue fuertemente perseguida durante la época comunista.

Un cristianismo sin cruz se vuelve estéril

«Nosotros –declara san Pablo– proclamamos a un Mesías crucificado […], fuerza y sabiduría de Dios», indica el Papa en su homilía, y añade: «el Apóstol no esconde que la cruz, a los ojos de la sabiduría humana, representa todo lo contrario: es «escándalo» y «locura» (1 Co 1,23-24). La cruz era instrumento de muerte, y sin embargo de allí ha venido la vida».

Francisco recuerda que el día de hoy, 14 de septiembre, la Iglesia celebra la fiesta de la Exaltación de la Cruz, y en particular nos hace presente la imagen del evangelista Juan al pie de la cruz: «Contempla a Jesús, ya muerto, colgado del madero, y escribe: «El que lo vio da testimonio» (Jn 19,35). San Juan ve y da testimonio».

¿Qué ve Juan al pie de la cruz?

A esta pregunta el Papa responde: «lo que han visto los demás». Esto es: «Jesús, inocente y bueno, muere brutalmente entre dos malhechores (…) la enésima demostración de que el curso de los acontecimientos en el mundo no se modifica: a los buenos se los quita del medio y los malvados vencen y prosperan. A los ojos del mundo la cruz es un fracaso».

El Papa nos advierte de «detenernos en esta primera mirada, superficial, de no aceptar la lógica de la cruz; de no dejar que Dios nos salve». En suma, nos advierte de «No aceptar, sino sólo con palabras, al Dios débil y crucificado, es soñar con un Dios fuerte y triunfante. Es una gran tentación».

«Pero un cristianismo sin cruz es mundano y se vuelve estéril» insiste Francisco y nos anima a ver con más profundidad la realidad de la cruz: «San Juan, en cambio, vio en la cruz la obra de Dios. Reconoció en Cristo crucificado la gloria de Dios. Vio que Él, a pesar de las apariencias, no era un fracasado, sino que era Dios que voluntariamente se ofrecía por todos los hombres».

Jesús «eligió el camino más difícil: la cruz», dice Francisco, porque «allí, donde se piensa que Dios no pueda estar, Dios ha llegado. Para salvar a cualquier persona que esté desesperada quiso rozar la desesperación, para hacer suyo nuestro más amargo desaliento gritó en la cruz: «¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?»

El grito del Abandonado, el grito que salva

Este es un grito que salva, afirma Francisco: «Salva porque Dios hizo suyo incluso nuestro abandono. Y nosotros, ahora, con Él, ya no estamos solos, nunca».

Francisco nos indica que para ver la gloria de la cruz tenemos que «detenernos a mirar al Crucificado y no le abrimos el corazón, si no nos dejamos sorprender por sus llagas abiertas por nosotros, si el corazón no se llena de conmoción y no lloramos delante del Dios herido de amor por nosotros».

El Papa también nos pide poner atención a cualquier reduccionismo de la cruz: «No reduzcamos la cruz a un objeto de devoción, mucho menos a un símbolo político, a un signo de importancia religiosa y social».

Dar testimonio

«Si se ahonda la mirada en Jesús, su rostro comienza a reflejarse en el nuestro, sus rasgos se vuelven los nuestros, el amor de Cristo nos conquista y nos transforma» indica el Papa, quien seguidamente recuerda: «¡Cuántas personas generosas aquí en Eslovaquia sufrieron y murieron a causa del nombre de Jesús! Un testimonio realizado por amor a Aquel que habían contemplado largamente. Tanto, hasta el punto de asemejarse a Él, incluso en la muerte».

La cruz, fuente de un nuevo modo de vivir

«La cruz no quiere ser una bandera que enarbolar, sino la fuente pura de un nuevo modo de vivir. ¿Cuál? El del Evangelio, el de las Bienaventuranzas. El testigo que tiene la cruz en el corazón y no solamente en el cuello no ve a nadie como enemigo, sino que ve a todos como hermanos y hermanas por los que Jesús ha dado la vida» dice Francisco.

A continuación, el Papa refiriéndose al testigo de la cruz dice: el testigo de la cruz «no usa los caminos del engaño y del poder mundano», tampoco «quiere imponerse a sí mismo y a los suyos, sino dar la propia vida por los demás»; sigue el Papa, «No busca los propios beneficios», para luego vivir de doble manera, que no es «el testimonio del Dios crucificado».

El Papa dice, el testigo de la cruz persigue la estrategia del Maestro, «que es el amor humilde. No espera triunfos aquí abajo, porque sabe que el amor de Cristo es fecundo en lo cotidiano y hace nuevas todas las cosas desde dentro, como semilla caída en tierra, que muere y da fruto».

El Papa finalizó la homilía haciendo un llamado: «Conserven el amado recuerdo de las personas que los han amamantado y criado en la fe. Personas humildes, sencillas, que han dado la vida amando hasta el extremo (…) Los testigos engendran otros testigos, porque son dadores de vida. Y así se difunde la fe (…) Y hoy el Señor, desde el silencio vibrante de la cruz, te dice también a ti: «¿Quieres ser mi testigo?».

El Papa, invocando la intercesión de la Santa Madre de Dios dice: «pidamos la gracia de convertir la mirada del corazón al Crucificado. Entonces nuestra fe podrá florecer en plenitud, entonces los frutos de nuestro testimonio madurarán».

 

Vatican.news/InfoCatólica

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *