EuropaIGLESIA EN MOVIMIENTOLIBERTAD CATÓLICAVIDA Y FAMILIADefensor de la Fe ante el comunismo, y religiosa ciega que atendiò a niños invidentes…beatificados en Polonia

ACNseptiembre 13, 2021
se vivió una gran fiesta de la fe en Varsovia con la beatificación del cardenal Stefan Wyszynski y de la Madre Elzbieta Róza Czacka.

 

La Iglesia en Polonia celebró este domingo 12 de septiembre una gran fiesta de la fe en Varsovia, con la ceremonia de beatificación del Cardenal Stefan Wyszynski, considerado el mentor de San Juan Pablo II, y de la Madre Elzbieta Róza Czacka.

El cardenal Stefan Wyszynski fue arzobispo primado de Polonia de 1948 a 1981, es considerado el mentor de San Juan Pablo II y el pastor que salvó la fe de los polacos en los difíciles tiempos del comunismo.

La Madre Elzbieta Róza Czacka fue una religiosa ciega que fundó la Congregación de las Hermanas Franciscanas Siervas de la Cruz y estableció la Obra Laski, un centro de educación de niños ciegos y de diálogo con los no creyentes.

La emotiva ceremonia de beatificación fue presidida por el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, cardenal Marcello Semeraro, en el templo de la Divina Providencia de Varsovia con la participación de numerosas autoridades civiles y eclesiásticas y de centenares de fieles presentes dentro de la iglesia y de muchos más que siguieron la ceremonia fuera del templo a través de pantallas gigantes.

Como es tradición, después de desvelar los dos grandes cuadros con las imágenes de los nuevos beatos, los asistentes aplaudieron mientras que el coro entonaba un canto. Inmediatamente después, las reliquias de los nuevos beatos, junto a dos pequeños ramos de flores y dos velas encendidas, fueron colocadas a un costado del altar.

En su homilía, pronunciada en italiano y traducida al polaco, el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos recordó la oración del Magnificat pronunciada por la Virgen María en el Evangelio de San Lucas para señalar que “las palabras del canto de alabanza pronunciado por la Virgen María expresan hoy nuestra acción de gracias a Dios por nuestra participación en la beatificación del Cardenal Stefan Wyszynski y de la Madre Elzbieta Róza Czacka”.

En esta línea, el cardenal Semeraro indicó que “Polonia es una nación mariana, Polonia ha ofrecido y donado a la Iglesia, en el curso de las diversas épocas, destacadas figuras de santos, hombres y mujeres de Dios. Al igual que hizo cuando envió al arcángel Gabriel a la Virgen, que se llamaba María, también hoy Dios llama a auténticos testigos de santidad para que honren y alaben su nombre”.

“Polonia, nación de María, tierra de santos y beatos, en este Templo de la Divina Providencia, por intercesión de la Virgen María, del Beato Stefan Wyszynski y de la beata Elzbieta Róza Czacka, pedimos hoy a Dios que nos conceda la fuerza de ser testigos fieles de su amor misericordioso hacia cada persona necesitada de nuestro tiempo”, afirmó el purpurado.

En esta línea, el cardenal Semeraro rezó para “que los nuevos beatos sean poderosos intercesores por esta benemérita nación, que sean una luz para las autoridades estatales y locales, y que apoyen a la Iglesia en Polonia en la constante fidelidad al Evangelio de Cristo”.

El purpurado invitó a encomendarse “a la intercesión de los nuevos beatos, para que se encienda en nosotros el deseo de vivir como santos, porque, como nos recuerda una vez más el papa Francisco, “en nuestra vida, aunque débil y marcada por el pecado, la santidad puede florecer”.

Cardenal Stefan Wyszynski
Nació en Zuzela en el río Bug el 3 de agosto de 1901 en una familia numerosa con tradiciones agrícolas como el segundo hijo de Stanislaw y Julianna née Karp. Ese mismo día fue bautizado en la iglesia parroquial de su ciudad natal.

Creció en un ambiente religioso, la casa de su familia fue un lugar donde profundizó su fe y amor por la Madre de Dios, tan importante para la vida de Stefan Wyszynski como futuro obispo y primado de Polonia.

Desde 1920, fue seminarista en el Seminario Mayor de Wloclawek. Fue ordenado sacerdote el 3 de agosto de 1924 en la capilla de Nuestra Señora en la basílica catedral de Wloclawek por el obispo Wojciech Owczarek. En los años 1925-1929 continuó sus estudios en la Universidad Católica de Lublin, donde se graduó con un doctorado en derecho canónico.

En su labor pastoral en la diócesis de Wloclawek, a la que regresó después de sus estudios, se distinguió por su diligencia y gran devoción, actuando en muchos niveles. Su celoso servicio fue interrumpido por el drama de la Segunda Guerra Mundial, durante la cual permaneció, entre otros, en Laski, cerca de Varsovia, donde se desempeñó como capellán del Ejército Nacional en la clandestinidad.

En 1946 fue nombrado miembro de la sede episcopal de Lublin. El 12 de mayo de este año fue ordenado obispo en Jasna Góra por el cardenal August Hlond. Resumió su misión en la exclamación episcopal: Soli Deo honor et gloria, es decir, “Honor y gloria a Dios mismo”. El 12 de noviembre de 1948, el papa Pío XII nombró al obispo Stefan arzobispo metropolitano de Gniezno y Varsovia y Primado de Polonia.

Durante su ministerio pastoral como Primado de Polonia, Stefan Wyszynski luchó repetidamente por la dignidad de la vida cristiana en su tierra natal, luchando con las entonces autoridades comunistas, que luchaban abiertamente contra la Iglesia. Esto llevó a su arresto en 1953 y su internamiento durante más de tres años.

A pesar del repetido hostigamiento de los torturadores, señaló en sus notas: “No me obligarán a odiarlos”. El tiempo de aislamiento trajo frutos espirituales en forma del texto de los “Votos del Monasterio de Jasna Góra” y la preparación de la “Gran Novena antes del Milenio del Bautismo de Polonia”.

Con gran prudencia, el nuevo beato introdujo las disposiciones del Concilio Vaticano II en Polonia, especialmente en lo que respecta a la reforma litúrgica. Participó en varios cónclaves. Durante el último, en octubre de 1978, participó en la elección de San Juan Pablo II.

En su enseñanza, advirtió repetidamente contra la secularización y la ateización en la educación de los jóvenes. Gozó de una gran autoridad espiritual y moral en Polonia, no solo entre los creyentes, sino también entre las personas de buena voluntad.

Murió en olor de santidad, en la fiesta de la Ascensión del Señor, el 28 de mayo de 1981, y fue enterrado en la catedral de Varsovia.

La vida heroica de la vida, la fe profunda y una actitud inflexible hacia el mal siguen siendo un modelo para muchas personas que acuden constantemente a su tumba, pidiendo los favores necesarios.+

 

VARSOVIA, Polonia.

AICA.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *