ÁfricaAméricaAsiaEuropaFORMACIÓN RELIGIOSAIGLESIA EN MOVIMIENTOOceanía¿El encuentro entre Orban y el Papa? Perdón, pero estamos interesados en otra cosa…más importante y trascendente.

ACNseptiembre 12, 2021
  • Para la visita del Papa a Budapest ayer, todos los focos de los medios de comunicación se centraron en el encuentro entre Francisco y el primer ministro húngaro Orban. 
  • Pero el Papa fue a clausurar el Congreso Eucarístico Internacional, y es este evento, ignorado por los medios de comunicación, es el que en cambio nos interesa, porque en la Eucaristía está el centro de nuestra vida y debemos aprender a no perderlo nunca.

Dicho con el debido respeto: ¿a quién le importa el encuentro entre el Papa Francisco y el primer ministro húngaro Viktor Orban? No es que esto no tenga su propia importancia, sobre todo política, o que no sea motivo de una curiosidad justificable. Pero todos los medios durante días han centrado su atención en este momento: ¿se encontrarán, no se encontrarán? ¿En privado o entre la multitud para evitar cualquier acercamiento? ¿Chocarán por los migrantes? ¿Querrá el Papa humillar a Orban? Etcétera.

Bueno, se conocieron, nos advierte la Oficina de Prensa del Vaticano,una charla de 45 minutos en la que hablaron de cosas inútiles en las que podrían ponerse de acuerdo; y de hecho se nos dice que el encuentro fue cordial; como entre dos personas civilizadas que se encuentran en el bar y hablan de comodidades, con cuidado de no tocar temas que desviarían el café. Bien terminado. Periodistas un poco ‘decepcionados y ustedes comprenden: Propietario “El Papa conoció a Orban” o “El Papa 40 minutos con Orban”, como lo hicieron los sitios de Repubblica y Corriere respectivamente, no es lo mejor de la vida, no puede esperar un aumento de clics o lectores. Y también recurrir a otros discursos del Papa ayer en Budapest para intentar montar un caso de “inmigración” o “antisemitismo” en clave anti-Orban no fue precisamente una operación brillanteSin embargo, nada más interesó a los grandes medios. Y debemos jurar que en el vuelo de regreso a Roma algún vaticanista se encargará de arrebatarle un título a Orban.

Pero el Papa Francisco estuvo ayer en Budapest para la clausura del Congreso Eucarístico Internacional, que se había inaugurado el domingo 5 de septiembre anterior. Creo que incluso un agnóstico distraído podría entender la desproporción entre un encuentro político-eclesial y un evento que tiene en su centro la presencia real de Dios entre nosotrosentre el efímero encuentro de dos personajes públicos y la presencia del Creador y Redentor del UniversoEs a la luz de este acontecimiento, que cambió la historia de la humanidad, que entendemos la importancia real del encuentro Papa-Orbán: algo muy cercano a cero. No quedará ni rastro de ella en la historia, mientras que la Eucaristía ha continuado durante dos mil años siendo “el centro del cosmos y de la historia” y lo seguirá siendo hasta el fin de los tiempos.

Y la Eucaristía es también el hecho que tiene la fuerza para cuestionar la vida de cada persona,  de cada cultura y de cada época. Por eso es mucho más interesante que cualquier otro evento mundanoY por eso el mundo lo censura, y censura las noticias de cientos de miles de personas que se reúnen en Budapest para rendir culto a esta Presencia real; y es por ello que los medios de comunicación desvían la atención de la opinión pública a pesar de la presencia del Papa en el centro de atención del Congreso Eucarístico..

No en vano, los Congresos Eucarísticos Internacionales nacieron hace 135 años, en la segunda mitad del siglo XIX, como respuesta al secularismo propio de la modernidad, profunda y abiertamente anticristiano y antirreligioso. Inicialmente, a partir de Francia, donde se celebraron los primeros Congresos Eucarísticos internacionales, el gran florecimiento del culto eucarístico tuvo la característica de un acto de reparación de los ultrajes contra Jesucristo por parte de los poderes públicos. Son un trabajo de crecimiento en la conciencia de la propia identidad y una herramienta de misión.

En realidad retoman y actualizan un culto que tiene sus raíces ya en los primeros siglos.del cristianismo y recupera un nuevo vigor cada vez que la historia parece encaminarse hacia un alejamiento de Dios o de la verdadera fe. Hoy de nuevo estamos en medio de una era así, no solo con la hostilidad del mundo hacia todo lo que habla de Cristo, sino incluso con un ataque desde dentro de la Iglesia contra la Eucaristía, que quisiéramos reducir a un símbolo. , quizás en nombre de un ecumenismo incomprendido. Y de hecho, como respuesta, estamos asistiendo a un crecimiento constante del culto eucarístico, un culto que comienza desde abajo: solo en Italia, solo para dar un ejemplo, ahora hay más de cien parroquias que practican la adoración perpetua. Es un ejército silencioso, en su mayoría laicos, que rechaza las semillas de una nueva evangelización.

El Congreso Eucarístico de Budapest quiso llamar la atención sobre todo esto, y es esto lo que principalmente nos interesa. Y sobre lo que expresó con incomparable claridad San Pier Giuliano Eymard, maestro de espiritualidad eucarística, que vivió en el siglo XIX y cuya discípula Emilie-Marie Tamisier estuvo en el origen de los Congresos Eucarísticos internacionales. Entonces Eymard dijo:

«¿Cuál será el centro vital del discípulo de Jesucristo? El amor ,y el amor de Jesús en la Eucaristía. El Tabernáculo: aquí está su palacio; el copón divino recoge todo su tesoro: la hostia adorable, Jesús en el Sacramento. Aquí está toda su vida. (…)
Con ella Jesús, para María no hubo estabilidad, ni exilio, ni pobreza, ni miseria. Con la Hostia divina, el adorador es feliz en todas partes y en todas partes es feliz. Para él no hay desierto, ni ciudad, ni exilio, ni prisión, ni tristeza, ni desilusión. Cuando está cerca de un sagrario posee el paraíso del amor (…)

«El secreto para poder llegar a este centro eucarístico de la vida es hacer de Jesús en el Santísimo Sacramento durante un tiempo el objeto habitual del ejercicio de la presencia de Dios, la razón dominante de las intenciones, la meditación del espíritu, el cariño del corazón, el objeto de todas las virtudes… ».

Aparte del encuentro entre Orban y el Papa.

 

img

Por RICARDO CASCCIOLI.

ROMA, Italia,

Lunes 13 de septiembre de 2021.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *