AsiaEL MUNDOEsclavos modernos explotados por chinos para cometer fraudes cibernéticos, estafas online, Cuidado…

ACNseptiembre 10, 2021
  • En los últimos años, una ciudad costera ha recibido cuantiosas inversiones chinas.
  • En el interior del conglomerado conocido como China Project, mantienen a  8.000 personas prisioneras, y las adiestran para cometer fraudes a través de Internet.
  • Luego de la investigación del Khmer Times, los criminales comenzaron a trasladar sus actividades a otras zonas del país.

Desde el exterior, no parecen más que una decena de edificios cúbicos. Complejos residenciales para trabajadores camboyanos o extranjeros. En realidad, China Project aloja entre 8.000 y 10.000 esclavos: personas reclutadas mediante el engaño, que luego son retenidas como prisioneros y a las que se las obliga a cometer fraudes a través de Internet.

“Cualquier chino que pasa un par de meses en Sihanoukville lo sabe. Lo llaman China City”, cuenta a Khmer Times una fuente anónima y agrega que detrás de la red delictiva hay un grupo de empresarios que adquirió el predio entero, luego de que el primer ministro camboyano Hun Sen prohibiera los juegos de azar online en 2019.

El rostro de Sihanoukville ha cambiado mucho en los últimos años:  antes de la llegada de las inversiones chinas, era una tranquila ciudad costera del sur de Camboya. Tras el lanzamiento de la Belt and Road Initiative (BRI), el mega proyecto de infraestructuras impulsado por Xi Jinping, se barrió con los turistas occidentales para dar mayor espacio a las actividades chinas. Las leyendas en jemer e inglés fueron sustituidas por otras en chino mandarín. Los hoteles, restaurantes y casinos se unieron para formar muchas y pequeñas Chinatowns.

La ciudad es el principal puerto del proyecto BRI y ha recibido 3,5 millardos de euros en inversiones, destinadas a centrales eléctricas y a la explotación de yacimientos petrolíferos en mar abierto. Pero esto no es todo: Beijing ha donado 85 millones de euros para la modernización del ejército camboyano. Quizás este es el motivo por el que los líderes del China Project pueden actuar con total impavidez.

“China City es lo peor de lo peor. Están protegidos por la policía. Los agentes solo entran si hay una pista importante sobre drogas. Han trazado esta línea con mucha claridad”, cuenta la misma fuente a Khmer Times

En base a la reconstrucción de los hechos efectuada por el periódico camboyano, la mayor parte de los esclavos son de nacionalidad china. También hay muchos que provienen del sudeste asiático. Se los engaña con falsas ofertas de empleo, luego les quitan el pasaporte y los obligan a cometer varios tipos de crimen. Les enseñan cómo crear perfiles sociales realistas para inducir a las personas a invertir en criptomonedas falsas. Quien consigue que un contacto en las redes brinde su Whatsapp o WeChat, recibe recompensas. Entre éstas, la posibilidad de tener relaciones sexuales con mujeres de Europa oriental, que también son retenidas como prisioneras dentro del mismo complejo.

Según ciertos testimonios, alguien logró arrancar 400.000 dólares a una sola persona. A veces, estos esclavos modernos son forzados a reclutar nuevos recursos para el China Project, a través de los mismos métodos fraudulentos con que ellos mismos fueron engañados en un primer momento.

De forma anónima, un oficial de la policía informó que hay semanas en las que las fuerzas del orden encuentran cadáveres en los alrededores del predio de China Project, pero no saben distinguir si se trata de homicidios o suicidios. A veces los cuerpos llevan inscripciones, lo que da cuenta de que no se trató de un suicidio.

El marido de una ex “empleada” contó que su esposa había respondido al anuncio de un empleo para un call center. “Al principio todo marchaba bien”, cuenta el hombre. “Dijeron que la capacitarían en un centro cerca del aeropuerto, pero cuando la compañía vino a casa para buscar a mi mujer dijeron que irían a pasar una semana en Sihanoukville  para una capacitación”. La mujer enseguida entendió que se trataba de una trampa, y que en el complejo engañaban a personas que viven en Europa. “Inmediatamente dijo que quería renunciar, pero no le permitieron irse. Querían venderla a otra empresa”. Otras fuentes han comentado que saben de personas que fueron vendidas y luego transferidas a otros edificios.

Es inútil denunciar los hechos ante la policía camboyana. “He contado la historia a la policía, pero no tomaron ninguna medida. No entregué dinero a la organización, pero al principio querían 2.000 dólares. Después de que algunos sitios web comenzaron a hablar de lo ocurrido, la dejaron en libertad”.

Luego de la investigación del Khmer Times, los agentes inmobiliarios de la zona informaron que han recibido muchísimos pedidos de propiedades en alquiler, de parte de las empresas de las “ciudades”. Pareciera ser que los jefes de estas redes delictivas se están desplazando a O’tres, Victory Hill, cerca del puerto y a la zona céntrica de Sihanoukville. Quizás hasta estén trasladando sus actividades a la provincia de Battambang y a la capital, Phnom Penh.

 

Phnom Penh , Camboya.

AsiaNews/Agencias.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *