EuropaLIBERTAD CATÓLICAOtro golpe más al catolicismo en Europa: el gobierno de Bélgica transformará iglesias en cervecerías, restaurantes, supermercados y demás…

ACNseptiembre 9, 2021

El gobierno flamenco ha decidido acelerar la conversión de las iglesias cristianas en Flandes (el área al norte de Bélgica).

Ignorando a las Iglesias, y a la Iglesia Católica en particular, dio mandato a los alcaldes y a la estructura delegada (PARCUM) para agilizar los trámites para el nuevo uso de los edificios eclesiásticos, abriéndose también con fines comerciales y lucrativos. Podrían convertirse en supermercados, cervecerías, estudios profesionales, etc.

Flandes tiene 1.786 iglesias de propiedad pública y, en la última década, 181 se han convertido para uso civil (bibliotecas, centros juveniles, salas de conciertos, etc.).

El programa para el futuro de las parroquias fue definido hace diez años por el gobierno, de acuerdo con las iglesias, que bloqueó alrededor de 700 iglesias para uso litúrgico-pastoral, reservándose el derecho de tratar con las demás caso por caso. .

Las autoridades políticas y administrativas ahora consideran que las decisiones son demasiado lentas y las condiciones demasiado vinculantes. El 77% de los alcaldes (300) vería bien la conversión de iglesias incluso más allá de los usos actuales, aunque favoreciendo los resultados socioculturales y recreativos. El mantenimiento y la custodia de los edificios se considera económicamente demasiado oneroso.

Las conversiones “peligrosas” ya están activas. La decisión del gobierno refuerza las estructuras de PARCUM y pone a disposición 15 millones de euros para proyectos de conversión. La decisión sobre la reutilización de iglesias abandonadas se traslada a los municipios.

 

Un diálogo interrumpido

 

La implicación de las Iglesias al inicio del Programa había alimentado los diálogos en las parroquias y unidades pastorales sobre el uso de sus propios edificios de culto y favoreció la redacción de las Directrices (2012). Ya en 2006 había tenido lugar una conferencia eclesial participativa sobre evangelización y Mons. J. De Kesel (entonces vicario general y obispo auxiliar de la capital, hoy cardenal y obispo de Malines-Bruselas) escribió una carta pastoral que redefinió los territorios, inició unidades pastorales y distinguió en los edificios sagrados entre iglesias de unidad e iglesias de testimonio. .

Los primeros fueron los más funcionales para la acción litúrgica y pastoral, los segundos (capillas, iglesias conventuales, iglesias monumentales) para la oración personal y el testimonio artístico. El primero en función de las comunidades cristianas ( luz en las ciudades ), el segundo en testimonio para todos ( sal de la tierra ). De acuerdo con las autoridades civiles, las iglesias no utilizadas estaban disponibles para actividades culturales y sociales, para las comunidades lingüísticas católicas de inmigrantes, para las comunidades cristianas no católicas.

En 2019, el episcopado flamenco retomó las pautas fijándolas en un folleto de la Iglesia. Significado y futuro . En él, los obispos toman nota de la progresión de los procesos de secularización e instan a las comunidades a pensar en el futuro de la gestión de los edificios sagrados, teniendo en cuenta los múltiples significados del artefacto. Con el fin de racionalizar la orientación de las diócesis sobre el tema, aclaran los pasos a seguir para el uso “secundario” (además del litúrgico) y la eventual reutilización.

La decisión del gobierno llegó inesperadamente y la reacción, a través de Johan Bonny, obispo de Amberes, fue seca. “Lo que los judíos consideran inaceptable para una sinagoga, los musulmanes para una mezquita y los masones para una logia, ni siquiera los cristianos pueden tolerarlo para una iglesia”.

Las iglesias fueron construidas y utilizadas para el uso de comunidades cristianas“. Si se legitima la reutilización comercial, ¿cuál será el límite?

“Un supermercado, un gimnasio, una cervecería, un restaurante, un refugio de animales, un mercado de ropa, un teatro y, por qué no, un burdel”. Equiparar edificios significa no comprender el alma de una ciudad y un territorio.

 

Convergencia de las Directrices

 

El problema del uso previsto de las iglesias no solo concierne a Flandes y Bélgica. Está presente en Gran Bretaña, Francia, Holanda, Suiza, Canadá, Italia, España. Los obispos advierten que los activos inmobiliarios ya no corresponden a la situación real de las comunidades, pero también son conscientes de la necesidad de calibrar, compartir, moderar y verificar la posible reutilización de iglesias. Lo que sucedió después del incendio de Notre Dame en París atestigua el alcance del significado histórico y simbólico de un edificio.

En muchos casos se han elaborado directrices . En Francia, donde 40.000 edificios sagrados son de propiedad estatal, hay 255 definitivamente retirados del uso litúrgico en el lapso de tiempo entre 1905 y 1970, con un proceso legal muy regulado.

Entonces en Alemania, que tiene un patrimonio de 45.000 iglesias (hay 24.000 católicos). Pero una predicción de Thomas Erne, un teólogo protestante en Marburg en un artículo en el Frankfurter Allgemaine Sonntagszeitung , ofrece un pronóstico realista para 2060, que predice una reducción de 15,000 debido a la disminución de la membresía (de los 43 millones actuales a 20) con el consiguiente reducción de los ingresos fiscales. La indicación es dar prioridad a los edificios más prestigiosos y facilitar la reutilización en un sentido social y cultural.

El 17 de diciembre de 2018, el Pontificio Consejo para la Cultura publicó La destitución y reutilización eclesial de las iglesias. Pautas que ofrecen un punto de referencia para todas las diócesis católicas. Tres son las líneas de desarrollo más prometedoras:

  • colocar cada elemento del patrimonio eclesiástico en el sistema urbano;
  • el valor material conserva un patrimonio inmaterial que lo interpreta; – la participación de las comunidades locales, civiles y religiosas, con el fin de reutilizar los edificios.

Se utilizan cuatro criterios para interpretar la transformación o venta de edificios. El primero es la resiliencia, es decir, la capacidad de un patrimonio para mantener su reconocibilidad, a pesar de los cambios que ha sufrido.

El segundo es la sostenibilidad del edificio transformado, al menos a medio plazo.

El tercero es la corresponsabilidad, tanto en lo que respecta a los diferentes sujetos que asumen la gestión (pastoral especializada, movimientos, agregaciones laicales, etc.), como en lo que respecta a la apertura como espacios de silencio y visitas turísticas.

El cuarto es la necesidad de que cada intervención se enmarque en una planificación de uso de los inmuebles eclesiásticos.

La excelencia que falta

Pero también existe el problema inverso: la construcción de iglesias y su calidad arquitectónica. La posibilidad de financiación vinculada al ocho por mil ha favorecido mucho la discusión en Italia entre tendencias funcionales, simbólicas y teológicas.

En un comentario sobre Crux Now , John Allen Jr. llama la atención sobre la progresiva ausencia de artefactos religiosos entre los edificios de valor absoluto. Citando un estudio en el suplemento de estilo del New York Times sobre los 25 edificios más importantes de la arquitectura moderna después de la Segunda Guerra Mundial, solo hay dos con un vínculo a religiones: la mezquita Bait Ur Rouf en Dhaka y la capilla del convento de los dominicos. en la Tourette (Evreux – Francia).

Un estudio de 2014 de MA Crippa sobre Decoración relativo a los 40 edificios más prestigiosos de las últimas décadas, solo se mencionan 4 de dirección religiosa.

En un ensayo de 2017 en Architectural Digest sobre los 50 edificios más emblemáticos y evocadores del mundo en el lapso temporal de la historia conocida, hay hasta 23 que tienen una inspiración directa y afiliación religiosa y 5 que están relacionados con ella. Como si dijera: en el pasado, la inspiración religiosa sugería lo mejor de los edificios, mientras que en la contemporánea parece perder esa capacidad que penaliza aún más la identidad y el empuje tradicionalista iniciado por la globalización.

No es casualidad que las enormes inversiones en iglesias de carácter nacional como las de Budapest, Belgrado y Rusia repitan los estilos de la tradición sin imaginación y creatividad. Las piedras, los proyectos y los métodos de construcción dicen más de lo que se puede decir al perseguir emergencias inmediatas.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *