ÁfricaAméricaAsiaCULTURA RELIGIOSAEuropaIGLESIA EN MOVIMIENTOOceaníaEl nuevo Sínodo: “Escuchar”…pero ¿a quién?

ACNseptiembre 8, 2021
  • Se han publicado los dos documentos fundamentales de la próxima fase sinodal sobre sinodalidad.
  • De las palabras clave que se encuentran esparcidas por todo el vademécum (escucha, inclusión, participación, sueño, esperanza, novedad, cambio, estereotipos, prejuicios, diálogo, reconciliación, compartir, periferias, discernimiento, accesibilidad, equidad, corresponsabilidad) podemos hablar de palabras de pompas de jabón ya que están vacías de significado específico y, por la misma razón, pueden llenarse en cualquier sentido.
  • ¿La inclusión y el diálogo también conciernen a las herejías? ¿Compartir es un valor en sí mismo, independientemente del contenido compartido? ¿Los estereotipos y prejuicios también conciernen a aspectos de la doctrina?

La Secretaría General del Sínodo de los Obispos, encabezada por el cardenal maltés Mario Grech, ha publicado los dos documentos fundamentales de la próxima fase sinodal que afectarán a la Iglesia universal y a las Iglesias locales en los próximos años. El primero es el documento preparatorio (ver aquí ) titulado “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión” y el segundo es el Vademécum (ver aquí ) que es un conjunto de indicaciones operativas y herramientas para ser utilizado especialmente en las Iglesias locales. . Como sabemos, el tema del sínodo será la sinodalidad. La fase denominada consulta está a punto de comenzar y se abrirá en Roma los días 9 y 10 de octubre y luego el 17 de octubre en las Iglesias locales. Durante un año las Iglesias locales continuarán esta labor de consulta según las indicaciones de lavademécum y, finalmente, en octubre de 2023 tendrá lugar la XVI asamblea de todos los obispos del mundo en Roma.

Evidentemente, es un camino largo , complejo y muy engorroso, piense que el Comité Central del Sínodo tendrá que redactar incluso dos Instrumenta Laboris , y es fácil pensar cuánto ganaría la evangelización si todas estas energías se dedicaran directamente a esto, restándolos de las reuniones y documentos. Aunque el vademécum dice que el instrumento del Sínodo no es “producir documentos” y que la Iglesia sinodal no debe ser “autorreferencial”.

En una primera lectura de los dos textos largos y, sobre todo, preguntarse por la extrañeza y el significado real de un sínodo que habla de sí mismo —un sínodo, de hecho, de sinodalidad— se piensa inmediatamente que debemos prepararnos para un largo período de riesgo. La preocupación por el camino que está por comenzar se basa en las dos interpretaciones que se pueden dar del mismo, ambas poco tranquilizadoras. Lo lamentable es que no hay una tercera a la vista:

  • Por un lado, el camino sinodal se presenta fluido o incluso líquido, abierto a lo nuevo desde donde llega, listo para la aventura.
  • Por otro lado, ya podría estar predefinido en sus resultados y el largo camino sinodal solo podría ser una oportunidad para sacar a relucir aspectos de una nueva Iglesia, que ya han sido decididos. Un período sinodal blando y plástico, con contornos indefinidos que podrían producir novedades disruptivas (y lacerantes) o delineadas rígidamente en sus resultados. Sin embargo, no piense que las dos posibilidades son necesariamente antitéticas.

De los dos documentos, el más importante resultará ser el vademécum porque dice cómo pensar y qué hacer, mientras que el documento preparatorio probablemente será descuidado por ser principalmente doctrinal.

Ahora, aquí hay una breve lista de las palabras clave que se encuentran dispersas por todo el vademécum.: escucha, inclusión, participación, sueño, esperanza, novedad, cambio, estereotipos (ser abandonados), prejuicios (también ser abandonados), diálogo, reconciliación, compartir, periferias, discernimiento, accesibilidad, equidad, corresponsabilidad. Creo que podemos hablar de palabras de pompas de jabón porque están vacías de significado específico y, por la misma razón, pueden llenarse en cualquier sentido. ¿La inclusión y el diálogo también conciernen a las herejías? ¿Compartir es un valor en sí mismo independientemente del contenido compartido? ¿Los estereotipos y prejuicios también conciernen a aspectos de la doctrina? Sueño, novedad, cambio califican como tales o ¿dependen de lo que soñamos, de qué novedad enfrentamos y de qué tipo de cambio enfrentamos?

Las expresiones más ambiguas de los dos documentos -puede parecer extraño decirlo- son las más centrales: la sinodalidad es un “caminar juntos”, hay que “escuchar al Espíritu”. Deberían guiar las expresiones de todos los demás y, en cambio, resultan confusas¨

  • Caminar como tal, no tiene sentido y el hecho de hacerlo juntos no lo enriquece en lo más mínimo
  • El Espíritu ciertamente debe ser escuchado y ciertamente habla también hoy, pero no podemos pensar que está diciendo cosas contrarias a las que se dijeron en los dos mil años anteriores. Que el Espíritu respire donde quiere es igualmente cierto, pero eso no significa que respire por igual en todas partes y que para oírlo mejor es necesario aceptar todo lo que el mundo produce.

De estas consideraciones surge el peligro de una posible deriva en cambios, sin verdadPero se trata de una fase consultiva, se dirá. Ciertamente, sin embargo, una Iglesia que escucha antes de tener su propia voz es mucho más peligrosa que una que dice lo suyo y luego escucha. Si miramos las experiencias recientes, escuchar ha sido un medio de hacer que la gente diga cosas que de otra manera no se podrían haber dicho. Y así volvemos a la segunda interpretación. Quieren que la situación sea líquida, abierta, abierta a la novedad, no muy bien definida porque quieren que de esta fase sinodal surjan novedades pirotécnicas no solo y no tanto en los documentos finales, que básicamente siempre serán documentos que nadie lee, sino en las entradas a lo nuevo que producirá la praxis sinodal, o más bien la “conversión sinodal”. Noticias que ya están planificadas e incubadas hoy.

 

Por STEFANO FONTANA.

ROMA, Italia.

Jueves 9 de septiembre de 2021.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *