AméricaEL MUNDOIGLESIA EN MOVIMIENTOLa guerra por las Misas en latín, llega a las calles de EU: aparecen pegatinas en los coches: “El Papa Francisco nos odia”

ACNseptiembre 6, 2021

La reacción de los tradicionalistas católicos por la prohibición de celebrar la misa en latín decidida por el Papa Francisco con un Motu Proprio ad hoc, firmado el mes pasado con el que libera al antecesor de Ratzinger. Una disputa interna muy espinosa destinada a no agotarse pronto aunque se trate de una pequeña minoría de católicos que son muy fieles al rito según el antiguo misal (que implica el uso de la lengua latina y la celebración en el altar a la espalda, vuelto hacia la asamblea).

Las explicaciones dadas por el Papa Francisco sobre las razones que lo llevaron a emprender este camino parecen suscitar aún más el descontento. En la entrevista con Cope, la emisora ​​de radio católica española, se entregó a los detalles del proceso de toma de decisiones, ilustrándolo con una respuesta larga y un final bastante tranquilo: “Hice una especie de esquema, lo hice estudiar y Trabajé, trabajé mucho, con tradicionalistas de sentido común. Y surgió este cuidado pastoral que necesitamos tener, con algunas pero buenas limitaciones. Por ejemplo, que el anuncio de la Palabra sea en un idioma que todos comprendan; de lo contrario, es burlarse de la Palabra de Dios ». Ese “burlarse de la Palabra de Dios” terminó irritando aún más al archipiélago tradicionalista y, en Estados Unidos, Las pegatinas de choque comenzaron a aparecer y se colocaron en los autos. Pocas palabras, pero mordaz: “Francisco nos odia porque decimos la Misa en latín”.

Mientras tanto, en Francia han surgido iniciativas más institucionales y estructuradas, como la de todas las comunidades tradicionalistas que han pedido formalmente a los obispos franceses que intenten una mediación con el Vaticano. Algunos obispos han manifestado que ejercerían su legítimo poder (contemplado en el motu proprio del Papa) para celebrar la Misa en el rito antiguo donde se solicitara en el territorio diocesano. Por la cantidad de voces críticas que se están encendiendo, es concebible que esta protesta pueda extenderse más y no agotarse en poco tiempo como alguien espera en el Vaticano.

Incluso entre los cardenales arzobispos, han surgido diferentes posiciones y ha surgido una brecha entre quienes han emitido disposiciones para admitir el antiguo rito en el territorio de su diócesis y quienes, por otro lado, lo prohibieron de inmediato. El último cardenal de cierto peso que lo hizo fue el estadounidense Di Nardo, que prohibió estrictamente este tipo de ritos, provocando naturalmente una lluvia de críticas.

 

por Franca Giansoldati.

IlMattino.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *