AméricaEN MÉXICOIGLESIA EN MOVIMIENTOVIDA Y FAMILIAObispo mexicano sale a defender la vida y advierte a la Suprema Corte: los derechos y dignidad no se votan, sino se reconocen y respetan.

ACNseptiembre 5, 2021

El obispo Jesús José  Herrera Quiñones, Obispo de Nuevo Casas Grandes, en el estado mexicano de Chihuahua, este domingo 5 de septiembre de 2021 salió virilmente al paso de 3 graves temas que atentan contra la vida y serán decididos mañana por los integrantes del máximo Tribunal del país, esto es, la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

En efecto, Monseñor Herrera Quiñones, “desde la dimensión vida de la Conferencia del Episcopado Mexicano, y en comunión con los demás obispos de México,” puso el dedo en la llaga, al hacer ver la también grave responsabilidad que tienen los Ministros del máximo Tribunal, al decidir mañana, sobre

 

  • El reconocimiento del derecho humano a la vida en la Constitución de Sinaloa.
  • La pena por el asesinato de un ser indefenso e inocente (delito del aborto) en el estado de Coahuila y
  • El derecho humano a la objeción de conciencia en la Ley General de Salud.

 

El obispo de Nuevo Casas Grandes, monseñor Herrera Quiñones, les recuerda a los Ministros que “el ser humano, hijo de un padre y una madre, cuya vida inicia en el momento de la concepción, debe ser reconocido en su dignidad en todas las etapas de su vida, y merece la misma protección de la ley ante acciones que pudieran atentar contra su integridad.”

 

Pero también, con toda honestidad, con toda franqueza, con toda claridad, les advierte:

 

“Recordemos que la dignidad humana y los derechos fundamentales no son una cuestión de votación, sino de reconocimiento y respeto.”

 

Por considerarlo de interés, y tratándose de un tema de suma gravedad, como es el respeto al derecho a la vida de cualquier persona, la AGENCIA CATÓLICA DE NOTICIAS reproduce íntegramente lo manifestado por un Buen Pastor, “en comunión con los demás obispos de México.”

⇓⇓⇓

Respecto a los asuntos relacionados con el derecho humano a la vida, el aborto y la objeción de conciencia


“RESPECTO

A LOS ASUNTOS RELACIONADOS

CON EL

DERECHO HUMANO A LA VIDA,

EL ABORTO

Y

LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA”.

Nuevo Casas Grandes, Chihuahua a 5 de septiembre de 2021.

 

A la opinión pública:

Estamos en una época de cambio y experimentamos una crisis en torno a muchas situaciones de la vida humana. Vemos una pérdida en el sentido de Dios que termina en una pérdida del sentido del propio hombre; el individualismo que lleva a no fijar la mirada en el otro, sobre todo el que sufre o es más vulnerable llegando incluso a descartarlo; el relativismo moral y ético que abre las puertas a graves atentados contra la vida y la dignidad humana.

Se ha sabido que este lunes 6 de septiembre de 2021 se tiene previsto que el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación discuta tres asuntos relacionados con el reconocimiento del derecho humano a la vida en la constitución de Sinaloa, con la pena por el delito de aborto en el estado de Coahuila y con el derecho humano a la objeción de conciencia en la Ley General de Salud. Recordemos que la dignidad humana y los derechos fundamentales no son una cuestión de votación, sino de reconocimiento y respeto.

Desde la dimensión vida de la Conferencia del Episcopado Mexicano, y en comunión con los demás obispos de México, con humildad y claridad en este momento de dificultad, zozobra, ambigüedad e incertidumbre nacional en relación a la cultura de la vida, queremos recordar que el ser humano, hijo de un padre y una madre, cuya vida inicia en el momento de la concepción, debe ser reconocido en su dignidad en todas las etapas de su vida, y merece la misma protección de la ley ante acciones que pudieran atentar contra su integridad.

La conciencia es el sagrario íntimo del ser humano (cf. GS, 16) y no puede forzarse a alguien a actuar en contra de los dictados de su conciencia. Somos conscientes que “nuestro querido pueblo sufre los embates, cada vez más constantes, de la cultura de la muerte y se enfrenta a una serie de desafíos que, como Pastores, estamos llamados a iluminar y dar, así, “razón de nuestra esperanza” (1 Pe. 2,15)” (Declaración conjunta de los Obispos de México sobre el don de la vida y la dignidad de la persona humana).

Confiamos en que la pauta que guiará la resolución de los Ministros de la Suprema Corte sea la de la justicia que da a cada quien lo suyo, y en este caso otorgue la protección equivalente a la madre y al hijo no nacido, sin discriminación por su grado de desarrollo.

Del mismo modo, reiteramos nuestra confianza en que sea reconocido el derecho fundamental a la objeción de conciencia del personal de salud para no verse obligado a participar en un acto que atente contra sus convicciones personalísimas o contra su fe. Recordemos que “el ciudadano no está obligado en conciencia a seguir las prescripciones de las autoridades civiles si éstas son contrarias a las exigencias del orden moral, a los derechos fundamentales de las personas o a las enseñanzas del Evangelio (CEC, 2242, CDSI, 399).

Encomendamos a Santa María de Guadalupe, Madre de nuestra patria y custodia de la vida, que vele por todos los mexicanos en todo momento y lugar, en especial por los que están sufriendo los embates de esta pandemia, y que toque los corazones para que acojamos con amor especial al descartado, al más frágil, inocente y vulnerable.

 

 

+ Jesús José  Herrera Quiñones.

Obispo de Nuevo Casas Grandes, Chihuahua.

Responsable de Dimensión Episcopal de Vida.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *