EuropaIGLESIA EN MOVIMIENTOAntes del juicio, Francisco condenó a cardenal Becciu por un fraude que no se le ha comprobado. Y le quitó derecho a participar en un cónclave.

ACNseptiembre 4, 2021

¿Qué hay detrás de la garantía del Papa para Becciu?

“Deseo de todo corazón que sea inocente. Fue mi colaborador y me ayudó mucho. Le tengo algo de respeto como persona, y mi deseo es que salga bien. Además de la presunción de inocencia, no puedo esperar a que salga bien. La justicia decidirá ”. 

 

Quien así habló fue  el Papa Francisco en una entrevista en la radio Cope propiedad de la Conferencia Episcopal Española, donde habla de los hechos que involucraron al que hasta hace un año fue uno de sus colaboradores más cercanos, Angelo Becciu, a quien él mismo vistió el cardenal morado. .

 

El cardenal Becciu está siendo juzgado por la justicia vaticana acusado de haber utilizado ilegalmente y estafado los fondos de la Secretaría de Estado junto con otras diez personas. La historia es de sobra conocida, se trata del escándalo vinculado a la compra del edificio de Londres. Becciu siempre se ha autoproclamado inocente y aún no se ha demostrado su culpabilidad. Sin embargo, el mismo Papa Francisco, que hoy reza para que sea absuelto y que invoca por él la presunción de inocencia, es el mismo que pareció dar crédito de inmediato a las acusaciones divulgadas en la prensa (además, que llegaron en anticipo en el pontífice)sobre su escritorio, mucho antes de que llegara a los quioscos o puestos de periódicos), lo que obligó efectivamente a Becciu a dimitir de todos los cargos que ocupaba en la Curia romana (decisión que tomó el cardenal tras constatar que la confianza del pontífice en él se había perdido durante una reunión en la que el propio Bergoglio le pidió hacerse a un lado) y privarlo también del derecho a participar como elector en un posible cónclave.

 

El caso es que si a Francesco realmente le importaba la presunción de inocencia, al menos debería haber dado crédito a la defensa de su antiguo colaborador, en lugar de descartarlo como el peor de los criminalesEl mismo guión se escenificó contra el exministro de Economía George Pell, acusado de abuso sexual de menores y luego absuelto de todos los cargospero mientras tanto él también se vio obligado a renunciar, a dejar el Vaticano y a entregarse a sus acusadores que lo enviaron  a la cárcel para responder por acusaciones muy humeantes y contradictorias desde el principio, pero bien alimentadas por un medio de comunicación hostil. circuito que en la práctica influyó en las primeras etapas del juicio, donde los jueces parecían dar crédito solo a las tesis de la acusación

 

Solo en el más alto nivel de juicio pudo finamente Pell obtener una audiencia, reuniéndose con jueces imparciales que, al examinar también las pruebas de la defensa, llegaron a la conclusión de que las acusaciones no estaban fundadas en absoluto como se había argumentado durante mucho tiempo.

 

Y del Papa Francisco llegó la rehabilitación integral de Pell que entretanto acusó a Becciu de haber sido el inspirador de la trama judicial en su contra, construida comprando los testigos de cargo a través de transferencias enviadas a Australia por valor de 700 mil euros (pero una investigación de la Policía Federal australiana no vinculó los flujos de caja al asunto legal). Todo porque Pell había metido la nariz en los presupuestos de la secretaría de Estado, que siempre ha sido considerada la zona libre del Vaticano.

 

Los jueces australianos llegaron a la conclusión de que las acusaciones no estaban fundadas en absoluto, como se había afirmado durante mucho tiempo.Todo porque Pell había metido la nariz en los presupuestos de la secretaría de Estado, que siempre ha sido considerada la zona libre del Vaticano.

 

Volviendo a Becciu:

 

  • ¿no habría sido oportuno por parte de Francisco, el mismo que celebró la Misa en su capilla privada el Jueves Santo, una mayor prudencia en dar crédito a las campañas de prensa precisamente por el precedente de Pell? 

 

  • ¿Quizás suspender a Becciu de sus cargos pero sin humillarlo con la obligación de renunciar a nivel mundial y privarlo de las prerrogativas de cardenales? 

 

  • ¿Por qué tanta intransigencia en el mismo momento en que hoy es el propio Bergoglio quien invoca para él la presunción de inocencia, rehabilitándolo incluso parcialmente y casi mostrándole gratitud por el trabajo realizado como su colaborador? 

 

¿ Quizás el Papa se ha dado cuenta de que Becciu puede no ser tan culpable como él creía y quizás él mismo pudo haber sido una víctima, como Pell, de una guerra de poder en el Vaticano? ¿Quizás, como muchos denunciaron, fue “sacrificado” para cubrir muchos otros hechos vergonzosos y opacos relacionados con la gestión de la Secretaría de Estado? ¿Un chivo expiatorio ofrecido a los medios como emblema de la negligencia del Vaticano como parte de una operación mediática de distracción masiva?

 

¿O queríamos eliminar a un hombre que se había vuelto demasiado poderoso en las murallas leoninas, que se jactaba de tener ambiciones con vistas a un futuro cónclave y podía obstaculizar fácilmente los proyectos de otros peces gordos en el área de Bérgamo?

 

¿Fue “sacrificado” para cubrir otros hechos vergonzosos y opacos sobre la gestión de la Secretaría de Estado?

 

¿O debemos creer que incluso en esta historia, Francesco está interpretando el papel del Dr. Jekyll y el sr. Hyde como ya pasó con el caso Enzo Bianchi? ¿Te acuerdas? El Papa autorizó el exilio del ex prior de Bose y luego le escribió una carta llena de certificados de estima y afecto, con una invitación a Bianchi a aceptar el peso de la cruz. De la serie, después del daño así como del insulto.

Ahora, por supuesto, todo lo que queda es esperar el resultado del juicio de Becciu, pero queda por entender el significado de ciertas declaraciones papales. Eso sí, es legítimo que Francisco invoque la presunción de inocencia y espere que su antiguo colaborador sea absuelto, pero ¿qué sentido tiene después de haber sido condenado de antemano sobre la base de investigaciones periodísticas únicamente?¿Y qué sentido tiene hoy reconocer sus méritos? (“Fue mi colaborador y me ayudó mucho. Le tengo cierta estima como persona, y mi deseo es que salga bien) cuando fue dado de baja sin demasiados cumplidos incluso excluyéndolo de la posibilidad de entrar al cónclave? ¿No es esto una presunción de culpabilidad? E incluso si Becciu después de Pell debe ser absuelto, ¿no será el caso de que Francesco comience a exigir claridad sobre cómo se hicieron ciertas acusaciones y por quién? A menos que él ya lo sepa, razón por la cual ahora ha pasado de ser un gran acusador a un garante convencido.

 

Por Americo Mascarucci – periodista y escritor.

CIUDAD DEL VATICANO.

§§§

 

stilum curiae.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *