AméricaIGLESIA EN MOVIMIENTOVIDA Y FAMILIAFrancisco alaba al cardenal O’Malley: ¿Por qué? ¿Le “cortará la cabeza” o lo necesita? Reprendió al Papa en 2018

ACNseptiembre 3, 2021

El papa Francisco elogió esta semana al arzobispo de Boston, el cardenal Sean O’Malley, elogiando al cardenal por su trabajo en los esfuerzos globales de la Iglesia para abordar el abuso sexual clerical y reconociéndole el haber lanzado la comisión mundial del Papa sobre el tema.

El elogio llegó cuando O’Malley, de 77 años, se acerca a su jubilación como arzobispo de Boston. Podría resultar ser la última palabra del pontífice sobre una relación en la que O’Malley, quien con frecuencia daba credibilidad a los esfuerzos del Papa en la reforma del abuso sexual, finalmente fue marginado de una de las iniciativas papales más importantes sobre el tema.

El cardenal Sean Patrick O’Malley mira mientras el Papa Francisco llega para dirigir una misa en la base aérea de Las Palmas en Lima, Perú, 21 de enero de 2018. REUTERS / Alessandro Bianchi / Alamy

Dada la historia de esa relación, el elogio espontáneo del Papa a O’Malley sorprende a muchos observadores del Vaticano. Y ha llevado a algunos a preguntarse si el cardenal está cerca de retirarse, o si el elogio podría significar que Francis, que enfrenta nuevas críticas por manejar mal las acusaciones de conducta sexual inapropiada, podría necesitar nuevamente la ayuda de O’Malley, como la ha necesitado en el pasado. .

“Quisiera rendir homenaje a un hombre que empezó a hablar de esto con valentía, aunque era una espina clavada en el costado de la organización, mucho antes de que se creara la organización sobre este tema, y ​​ese es el Cardenal O’Malley. A él le tocó resolver el asunto en Boston y no fue fácil ”, dijo espontáneamente el Papa Francisco en una entrevista radial esta semana.

“La Comisión para la Protección de Menores, que fue invento del Cardenal O’Malley, ahora está funcionando”, agregó el Papa Francisco.

De hecho, gran parte de la carrera episcopal de O’Malley ha estado ligada al manejo de problemas de abuso sexual por parte del clero. El cardenal fue designado en 1992 para dirigir la Diócesis de Fall River, Massachusetts. Allí, tuvo que dirigir la diócesis, ya que enfrentó el escándalo de un sacerdote laico que finalmente admitió haber abusado sexualmente de al menos 100 niños, y que en la década de 1960 fue frecuentemente reasignado por la diócesis de Fall River en medio de quejas, e incluso un arresto, derivado de su abuso sexual en serie de menores. 

En 2002, O’Malley fue enviado a dirigir la diócesis de Palm Beach en Florida mientras abordaba un escándalo de abuso, pero al año siguiente fue transferido a la Arquidiócesis de Boston, que estaba entonces en medio del escándalo Spotlight y la renuncia de El cardenal Bernard Law.

O’Malley recibió generalmente altas calificaciones de los observadores de la Iglesia por sus esfuerzos para abordar el escándalo del abuso clerical, y se hizo conocido como una figura central en el liderazgo eclesiástico en el tema.

Desde principios del pontificado del Papa Francisco, el Papa se ha basado en la reputación de O’Malley para abordar el escándalo de abuso sexual: nombró al cardenal a fines de 2013 para encabezar su comisión de políticas sobre abuso clerical, la comisión por la que ahora le da crédito a O’Malley. con conceptualizar.

Los críticos dicen que Francisco se apoyó en la reputación de O’Malley para reforzar su propia credibilidad en el abuso sexual clerical, y desde su comienzo, algunos analistas enmarcaron la comisión como una medida de relaciones públicas destinada a desviar las críticas al enfoque del Papa hacia las víctimas de abuso clerical. Sin embargo, O’Malley, por su parte, atribuyó la comisión a la preocupación del Papa por una respuesta pastoral al abuso sexual.

Después de su lanzamiento, incluso algunos de sus miembros dijeron que la comisión carecía de fuerza, pero O’Malley parecía seguir apoyando. Después de que un miembro, víctima de abuso sexual clerical, fuera suspendido, y luego él y otro miembro renunciaron en 2017, O’Malley emitió una perspectiva positiva sobre la comisión, sus objetivos y los esfuerzos del Papa sobre el abuso y la mala conducta del clero.

Sin embargo, tras las puertas cerradas del Vaticano, O’Malley presionó en 2017 para que se cambiaran la respuesta de Francisco a los sacerdotes acusados ​​de mala conducta, instando al Papa a detener la práctica de reintegrar a los sacerdotes despedidos del ministerio o del estado clerical. Según los informes, el cardenal también se compadeció de las víctimas agraviadas por el enfoque del abuso del Papa, incluidas las que renunciaron al panel, mientras que al mismo tiempo hacía esfuerzos para desviar la culpa de Francisco hacia la disfunción institucional.  

En enero de 2018, O’Malley reprendió públicamente al Papa Francisco. Pero aunque la reprimenda llegó a los titulares de todo el mundo, solo contaron la mitad de la historia. La declaración del cardenal también contenía varios párrafos destinados a defender el carácter y las buenas intenciones del pontífice.

El Papa se encontraba en una visita pastoral a América del Sur, con una escala en Santiago de Chile. Un periodista le preguntó sobre el obispo Juan Barros, un obispo que el Papa había designado para la diócesis chilena de Osorno, a pesar de las acusaciones de que permitió, presenció y encubrió el abuso sexual por parte del notorio depredador y sacerdote chileno Fernando Karadima.

Francis le dijo al periodista que las acusaciones contra Barros eran “todas calumnias” y carecían de pruebas, duplicando su insistencia en que las acusaciones eran invenciones de motivación política.

“El día que me traigan pruebas contra el obispo Barros, hablaré”, dijo el Papa, en declaraciones que desencadenaron protestas en todo Chile.

O’Malley emitió un comunicado casi de inmediato .

“Es comprensible que las declaraciones del Papa Francisco ayer en Santiago de Chile fueran una fuente de gran dolor para las sobrevivientes de abuso sexual por parte del clero o cualquier otro perpetrador. Palabras que transmiten el mensaje ‘si no puedes probar tus afirmaciones, entonces no te creerán’ abandonan a quienes han sufrido reprobables violaciones criminales de su dignidad humana y relegan a los sobrevivientes a un exilio desacreditado ”, escribió el cardenal.

Al mismo tiempo, defendió las motivaciones del Papa:

“Al no haber estado involucrado personalmente en los casos que fueron el tema de la entrevista de ayer, no puedo explicar por qué el Santo Padre eligió las palabras particulares que usó en ese momento. Lo que sí sé, sin embargo, es que el Papa Francisco reconoce plenamente los flagrantes fracasos de la Iglesia y su clero que abusó de los niños y el impacto devastador que esos crímenes han tenido en los sobrevivientes y sus seres queridos ”.

“Las declaraciones del Papa de que no hay lugar en la vida de la Iglesia para aquellos que abusarían de los niños y que debemos adherirnos a la tolerancia cero por estos crímenes son genuinas y son su compromiso”, agregó O’Malley.

Al mes siguiente, O’Malley guardó silencio cuando Associated Press informó que en 2015 , le habían entregado una carta de una víctima de abuso que detallaba la acusación de que Barros había sido cómplice del abuso. 

El informe de AP dijo que O’Malley le dijo a la víctima que había entregado personalmente la carta, una especie de prueba de las acusaciones contra Barros, al Papa Francisco.

El relato de la víctima sugirió negligencia, e incluso duplicidad, por parte del pontífice. Ese cargo que podría haberse confirmado si O’Malley hubiera confirmado que entregó la carta al Papa Francisco directamente.

Pero el cardenal no ofreció comentarios, lo que permitió la posibilidad de que el Papa Francisco hubiera ignorado los cargos directos de la víctima contra Barros. La cuenta aún permanece sin resolver.

A pesar de los años de apoyo de O’Malley a los esfuerzos del Papa contra el abuso clerical, y una medida que podría haber salvado al Papa de serios cargos de deshonestidad y encubrimiento, O’Malley no fue llamado para ayudar al Papa Francisco cuando el pontífice comenzó en 2018. en el desarrollo de una respuesta global al escándalo de Theodore McCarrick.

De hecho, cuando el Papa Francisco convocó una cumbre mundial sobre políticas de abuso en febrero de 2019, llamó a otro estadounidense, el cardenal Blase Cupich, para que lo ayudara a organizar el asunto , a pesar de que la cumbre en sí fue idea de O’Malley en primer lugar.   

O’Malley asistió a la cumbre, pero fue Cupich quien jugó un papel clave. Y también fue Cupich, no O’Malley, quien presentó en noviembre de 2018 el esquema de un plan para investigar a los obispos que finalmente se promulgó como Vos estis lux mundi , la pieza central de los esfuerzos de Francisco para abordar la mala conducta episcopal. Mientras tanto, el proceso de juicio para los obispos ideado por O’Malley y la comisión de abuso, Come una madre , sigue sin usarse y parece abandonado en el basurero.

Está claro, y los observadores del Vaticano lo notaron , que para cuando el Papa se dirigió al escándalo de McCarrick, la relación de O’Malley con el pontífice había disminuido.

No se sabe si eso se debió a que O’Malley había enfrentado críticas por la respuesta fallida de su oficina a una carta de 2015 advirtiendo a la Iglesia sobre McCarrick, o porque O’Malley presionó internamente en el Vaticano para un cambio, o debido a la tensión residual del caso Barros, es incierto. .

Pero a la luz de la frialdad entre los hombres, del Papa de oficio elogio de O’Malley esta semana fue una sorpresa. Podría ser una señal de que Francisco tiene la intención de aceptar pronto la renuncia de O’Malley: el pontífice elogió al cardenal Donald Wuerl al mismo tiempo que aceptó la renuncia del cardenal en 2018. 

También podría ser que el Papa solo tenga como objetivo enmendar las cosas.

O podría ser que, mientras enfrenta nuevas críticas por su manejo de varios obispos sudamericanos acusados ​​de conducta sexual inapropiada grave , el Papa Francisco nuevamente percibe la necesidad del apoyo público de un cardenal con una reputación, en su mayoría, sólida en el tratamiento de asuntos sexuales clericales. abuso.

Es probable que el propio O’Malley tenga algún sentido de la motivación del Papa. Y a medida que avanza el juicio por abuso de un obispo argentino, y Theodore McCarrick se prepara para enfrentar cargos penales en Massachusetts, la razón del inesperado elogio del Papa a O’Malley pronto se hará evidente.

 

JD FLYNN.

THE PILLAR

ANÁLISIS.

 

COMO “AGENCIA CATÓLICA DE NOTICIAS” ADJUNTAMOS LA SIGUIENTE NOTA, QUE AYUDA O REFUERZA EL CONTEXTO DEL ANÁLISIS PUBLICADO EN PRIMER LUGAR.

EL Papa no nos escuchó, el Cardenal O’Malley sí .

5a64ccdcc5c98

 

El Cardenal Sean O’Malley, OFM, Cap,  Arzobispo de Boston y ex Presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, emitió un comunicado el 20 de enero tras las declaraciones del Papa Francisco sobre las acusaciones de encubrimiento de abusos en contra del Obispo de Osorno Juan Barros Madrid. El Cardenal capuchino llegó a Lima antes del retorno del Papa a Roma, según lo confirma  la Sociedad Misionera de Santiago Apóstol en Perú.

El 18 de enero, antes de la Misa que presidió en Iquique, el Papa Bergoglio señaló que: “El día que me traigan una prueba contra el Obispo Barros, ahí voy a hablar. No hay una sola prueba en contra. Todo es calumnia ¿Está claro?”.

En su comunicado, el Cardenal O’Malley indicó que “es comprensible que las declaraciones del Papa Francisco  en Santiago de Chile han sido motivo de gran dolor para los sobrevivientes de abusos sexuales cometidos por el clero o algún otro perpetrador…Las palabras que llevan el mensaje ‘si no puedes probar tus acusaciones entonces no se te va a creer’, abandonan a aquellos que sufren reprensibles violaciones criminales de su dignidad humana y relegan a los sobrevivientes a un exilio desacreditado”.

El Cardenal señaló que no conoce personalmente los hechos sobre los que opinó el Santo Padre, pero lo que sí sabe es que “el Papa Francisco reconoce plenamente las grandes fallas de la Iglesia y el clero que ha abusado de los niños generando un impacto devastador en los sobrevivientes y sus seres queridos”.

Ante estos hechos la Comunidad de Laicos y Laicas de Osorno señalamos:

1.- El duro juicio de Papa Francisco emitido en Iquique ha causado desconcierto, frustración y dolor en medio de una feligresía ya impactada por los reiterados casos de abuso sexual y encubrimiento de los hechos criminales denunciados en todo el mundo.

2.- Hoy,  es claro que el “Caso Barros” tiñó la visita apostólica de Francisco. Dando cuenta de que la ciudadanía chilena no acepta ni quiere más abusos y que estos escándalos queden en la impunidad.

3.- Muchos pensamos –de buena fe- que esta visita papal sería un momento de reencuentro, de diálogo y de poder explicar nuestra oposición a que el Obispo Juan Barros permanezca como titular en nuestra Diócesis de Osorno.

4.-  Abrigábamos la esperanza de que el Papa se disculpará por sus agravios públicos a toda la Comunidad de Osorno. Fue él quien nos catalogó de “tontos” y de “zurdos”. No fue así, muy por el contrario, ahora nos trató de calumniadores. Esto es doloroso y una ofensa muy grave.

5.- La prensa internacional no puede creer que el Obispo Juan Barros que por años vivió con Fernando Karadima en la intimidad de su casa, no viera ni supiera nada de los graves atentados sexuales que este sacerdote abusador practicó en contra de jóvenes estudiantes y seminaristas. Por estas conductas reiteradas la Santa Sede  encontró culpable a Karadima y lo condenó canónicamente.

6.- Ante esta serie de situaciones anómalas que arrastran a toda la Iglesia, a nosotros como Pueblo de Dios, nos parece que se aproxima la hora en que el Obispo Barros presente la renuncia al Papa. Esta es la única forma de detener esta herida abierta en la Iglesia chilena y una forma de cerrar de buena manera esta tragedia no querida ni por el clero ni por las comunidades osorninas.

7.- Hemos de señalar que la presencia del Obispo Barros en las misas junto al Papa, fue del todo una actitud inadecuada y temeraria. Inadecuada,  porque es motivo de irritación y no de unidad. Y, temeraria porque expuso al Papa y a los obispos a un reproche internacional,  por lo complejo de su mala  imagen, por estar vinculado como  encubridor de  abusos sexuales. Esta lacra tiene un alto impacto en la sociedad que no siempre ve la justicia.

8.- Como Comunidad Laical y acompañados en estos días de tensión y polémica por un sinnúmero de personas, organizaciones y Comunidades Cristianas, expresamos nuestro sincero agradecimiento al Cardenal Sean O’Malley, que tiene un liderazgo indiscutido en la Conferencia Nacional de Obispos de los Estados Unidos, por sus palabras de acogida, comprensión y auténtica misericordia para con todas las víctimas de abusos sexuales cometidas por clérigos católicos en el mundo.

Finalmente, consideramos que  lo primero que hay que hacer es dialogar en serio para buscar una salida al dramático “Caso Barros” y de esta forma producir el cambio que todos esperamos. Una vez logrado este justo anhelo, volverá  la normalidad, la unidad eclesial y  la paz. Esto pasará, indeclinablemente, cuando  el Obispo Juan Barros Madrid presente su renuncia al Papa Francisco. De no ser así, la herida seguirá sangrando y salpicando no solo a la Iglesia Católica en Chile.

Mario Vargas Vidal                            Danilo Andrade Barrientos

Vocero                                                  Laico Ignaciano

Comunidad de Laicos y Laicas de Osorno – Chile

www.reflexionyliberacion.cl

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *