FORMACIÓN RELIGIOSATorá, una lección de respeto: hoy jueves, carta crítica del Jefe Rabino de Roma a lo dicho por Francisco.

ACNseptiembre 2, 2021
La carta del rabino jefe de Roma sobre la controversia del Vaticano.

Querido director,

Si bien nuestras preocupaciones se centran en Covid y los hechos afganos, parecería extraño distraernos con una pequeña controversia interreligiosa reciente.

Pero el tema tiene cierto interés y las explicaciones son útiles. La cosa surge de un reciente comentario papal sobre la carta de Pablo a los Gálatas, en la que hablaba del papel de la ley, la Torá, con respecto a la fe; se produjo una protesta.

El Baal Shem Tov (muerto en 1760), el mítico fundador del jasidismo en Europa del Este, también se crió en defensa de Pablo y de quienes lo citaron, con una frase sobre el significado de las acciones; de él puedes empezar con otra frase suya. En los días del Baal Shem Tov no había transporte público y había que depender de cocheros desconocidos. El Maestro, que viajaba mucho, tenía una regla para decidir quién era digno de confianza. Si el cochero, al pasar frente a una iglesia, hacía la señal de la cruz, se podía confiar en él. Para el Baal Shem Tov, un simple acto de fe, aunque no fuera judío, era una licencia de credibilidadLa fe cuenta mucho para los grandes maestros del judaísmo.

La religión judía se compone de reglas que deben observarse, junto con un sistema de creencias. Desde orígenes lejanos hasta hoy, se discute en el judaísmo sobre el valor que puede tener la observancia de los preceptos sin una adecuada participación espiritual, sin creer.

Hay muchos Maestros que enfatizaron la absoluta importancia de la fe antes y después del Baal Shem Tov. Pero ninguno de ellos ha soñado jamás en decir que si no hay fe no hay necesidad de observar, y que la observancia sólo sirve para prepararnos para una nueva fe. El problema lo planteó el cristianismo naciente, especialmente cuando tuvo que encontrar una fórmula para diferenciarse de la matriz judía. La solución propuesta por Pablo fue, sencillamente, que no solo prevaleciera la fe, sino que la observancia ahora estaba desactualizada; había que creer y no someterse a las leyes de la Torá.

En su elección, Paul recordó temas discutidos en el judaísmo de su tiempo, estaba convencido de que los nuevos tiempos requerían reformas radicales, pero al decir que la Torá fue abrogada, se apartó del judaísmo y creó una religión diferente, había que creer y no someterse a las leyes de la Torá.

Pero hoy, ¿qué nos importan estas discusiones de hace dos mil años? Es porque pueden ser objeto de predicación al público en general, abriendo escenarios problemáticos. Porque volver a proponer los antiguos contrastes en términos simplificados implica el riesgo de confirmar estereotipos hostiles, en el caso particular del judaísmo como religión abrogada y formalista, todos deberes, sin espíritu, ni simple preparación, “pedagogía” para la nueva fe. Hacer frente a estos problemas requiere atención y evaluación de las consecuencias. También resultan sorprendentes ciertas defensas de oficina, en las que se llega a paradojas. Para aquellos que protestaron por la forma en que se explicaron las palabras de Pablo, la respuesta fue que Pablo solo quiso decir que para él la Torá sin fe no tiene valor, y en esto afirmó un principio judío. Ciertamente, Pablo tiene sólidas referencias a la tradición judía, pero su pensamiento también es revolucionario. No se puede decir que su pensamiento sea el judaísmo precisamente cuando propone su relectura radical de la Torá, que sirve de introducción a una nueva fe; ni tampoco afirmar hoy que quien defendió la Torá era un “misionero fundamentalista”, término que en estos días debería dirigirse a otra parte.

El Baal Shem Tov puso la fe en primer plano, incluso la fe de los no judíos, pero la Torá no la relativizó. Sería útil usar la lección del BaalShem Tov no para hacerle decir cosas que nunca soñó decir, sino para enseñarle respeto mutuo, que en este caso no existía. No se puede decir que su pensamiento sea el judaísmo precisamente cuando propone su relectura radical de la Torá, que sirve de introducción a una nueva fe; ni tampoco afirmar hoy que quien defendió la Torá era un “misionero fundamentalista”, término que en estos días debería dirigirse a otra parte.

 

Gran Rabino, Comunidad Judía de Roma.

2 de septiembre de 2021.

 

por Riccardo Di Segni.

La Repubblica.

ROMA, Italia

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *