LIBERTAD CATÓLICAIglesias vacías: “nuestro catolicismo desconcertado, todo azúcar, paz y amor , necesita obispos viriles”.

ACNagosto 31, 2021

Estimado Aurelio,

Recientemente, el cardenal Cupich, arzobispo de Chicago, prohibió la recitación, al final de la Santa Misa, de la oración a San Miguel Arcángel y también la recitación del Ave María.

Por casualidad vi un video en el que un sacerdote estadounidense, al final de la celebración, anuncia las disposiciones del cardenal a los fieles y luego, por última vez, canta un himno a María. Lo que me llamó la atención de ese video, además de la comunicación, fue la iglesia casi completamente vacía y la frialdad del conjunto. ¿Puedo decirlo? Todo me dio la sensación del fin, de la muerte.

Lo siento por ti, querido Aurelio, y por nuestros lectores, pero no puedo escapar de estas lúgubres reflexiones. Por otro lado, basta con entrar en cualquier iglesia para comprobar que, salvo raras excepciones, el clima, humanamente hablando, es de decadencia.

Me pregunto si los obispos y cardenales alguna vez reflexionan sobre este estado de cosas (supongo que lo hacen) y por qué van de frente por el camino del modernismo, que nos ha llevado a este punto. ¿Cómo no pueden ver? Y, si ven, ¿por qué persisten en una línea que ha llevado al colapso, a las iglesias vacías, al triunfo del indiferentismo religioso?

No me digas que un obispo no puede hacer nada al respecto. Un obispo puede marcar la diferencia en el mundoEstá ahí para eso.

¿Algunos nombres? En un post de su popular blog, el padre John Zuhlsdorf hace una pareja que da la idea: John Fisher (decapitado por Enrique VIII por su oposición a la anulación de su matrimonio con Catalina de Aragón) y Clemens August von Galen (el “León de Münster “, acérrimo oponente del nazismo). Aquí hay dos obispos que dijeron non possumus , que no se inclinaron, que testificaron de la Verdad a pesar de la persecución. A lo largo de la historia ha habido muchos otros, en todas las latitudes, y su enseñanza es una sola: un obispo, si quiere, puede incidir realmente en la realidad espiritual, social, cultural y política.

El padre Zuhlsdorf escribe que “necesitamos un catolicismo con una fuerte identidad por parte de los obispos”, no “palabras dulces y matizadas” y, agrego, ese “diálogo” y esa “prudencia” que muchas veces son hojas de higuera con las que el los pusilánimes tratan de encubrir su falta de coraje. El problema es que incluso cuando se hablan entre ellos, los obispos se comportan de la misma manera: no un “sí sí, no no”, sino un “sí, pero también no”, un “no, pero también sí”. Y solo tienen el coraje de las ideas de otras personas.

Nuestro catolicismo desconcertado, todo azúcar, paz y amor , necesita obispos viriles. ¡Obispos, levanten la cabeza! Pero no casarse con lo políticamente correcto. Todo el mundo hace eso. Bastaría volver a la predicación de los Diez Mandamientos, quizás recordando que si se argumenta, como hizo Francisco, que “no son absolutos”, ya hemos abierto la puerta a los “ismos” que hacen tierra quemada de la Fe: subjetivismo, relativismo, indiferentismo.

Por cierto, ¿sabe lo que Mons. Giacomo Biffi respondió a un periodista cuando en Bolonia un belén estaba flanqueado, naturalmente en nombre del “diálogo”, la “tolerancia” y el “pluralismo”, por imágenes de Buda y Mahoma?:

Verá, Jesucristo tiene mal genio, no puede soportar a otros dioses a su alrededor. Los primeros mártires murieron por esto ”, le dijo al periodista. ¡Esos eran obispos!

En la foto, el obispo y cardenal Clemens August von Galen (1878 – 1946), el “león de Münster”.

 

aldo maría valli.

ciudad del vaticano.

31 de agosto de 2021.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *