COVID-19«En 40 años como médico, nunca había visto síntomas como este”: italianas, afectadas por reacciones similares tras vacunarse.

ACNagosto 31, 2021
  • Vaccine Adverse Reactions, Hippocrates.org  al rescate de mujeres víctimas de la misteriosa acidez estomacal. 
  • Habla el doctor Fabio Burigana: «En 40 años de profesión nunca he visto síntomas similares, parece fibromialgia, pero hay algo desconocido que convierte a estas mujeres en discapacitadas. La Agencia Italiana de Medicamentos (Agenzia Italiana del Farmaco – AIFA) y el sistema público deben permitir a los médicos investigar a partir de la coincidencia temporal con la vacuna y de un riguroso mapeo de casos ”. 

“Sobre estas reacciones adversas, necesitamos números precisos e indicaciones precisas de investigación para dar a los médicos”. Alguien capta el grito de alarma de las víctimas de la vacuna, cuyas dramáticas historias estamos contando estos días. Es la asociación Ippcrate.org la que durante la pandemia trató de apoyar a los muchos enfermos ofreciendo esas terapias caseras que el Ministerio de Salud ha rechazado.

Pues bien: la asociación fundada por Mauro Rango  introdujo la profesionalidad de algunos de sus médicos para comenzar a investigar las causas del misterioso ardor de estómago acusado por mujeres vacunadas que contaron a Bussola su dramática experiencia.

Uno de ellos es el Dr. Fabio Burigana (en la foto) , gastroenterólogo y ex profesor de anatomía patológica desde 1989 en la Universidad Católica del Sagrado Corazón. En esta entrevista declara que quiere estar disponible para estudiar los síntomas de la mujer. “Lo que el público debería hacer cien veces mejor que yo”, comenta fríamente en esta entrevista con La Bussola, “pero evidentemente en esta pandemia la realidad de Hipócrates debe reemplazar al público cuando no cumple con su deber”.

“Y en este caso, ¿dónde está el público que no cumple con su deber?”
Necesita tener números precisos, se necesitaría vigilancia activa con preguntas específicas. Es encomiable que un periódico como el tuyo encienda un faro, que Hipócrates se ponga a disposición, pero Aifa tiene el deber primordial de intervenir con respecto a estos fenómenos que no son en absoluto menores.

¿Incluso Hipócrates ha recibido informes?
Sí, muchos de este tipo.

¿Qué piensas?
Soy médico desde hace 40 años y debo decir que nunca antes había visto estos síntomas, allí encuentro algunos síntomas similares a la fibromialgia, pero no iguales, por lo que el primer objetivo es darle un nombre a estos trastornos.

¿Crees que están relacionados con la vacuna?
Solo podemos hablar de una coincidencia en el tiempo con la vacuna, es razonable que esto haga una investigación.

¿Es este ya un punto de partida para investigar alguna reacción adversa grave?
Sí, porque vemos un tipo de síntomas muy particular, pero no sabemos cuán amplios. Si pensamos en una relación causal no sé que otras vacunas puedan dar estos síntomas y entonces también es cierto que antes de la vacunación estos síntomas no se informaban. Además, hay síntomas relacionados, en resumen: es una nebulosa. Debemos investigar.

La única herramienta que tienen estas mujeres es informar a Aifa, lo que a menudo tienen que hacer personalmente porque los médicos se niegan.


Hasta ahora la vigilancia del daño de la vacuna ha sido pasiva, el problema es que los médicos solo informan a solicitud de los pacientes. Además: al ser una vacuna nueva que activa una respuesta de anticuerpos, ¿hay muchas preguntas que hacer en cuanto a la reacción?

¿El tema de la genética?
No entraré en controversias de este tipo, solo digo que el antígeno no se inyecta, sino que lo produce el propio organismo. Tomemos el ejemplo del pan: en estas vacunas el antígeno es la harina, nuestro cuerpo debe amasar, levar y hornear. El seguimiento de todas las reacciones es imprescindible.

¿Qué tipo de ayuda le gustaría dar a estas mujeres?
En primer lugar, para identificar a estos pacientes y censarlos, para comprender cuántos de ellos han desarrollado síntomas en perfecta coincidencia temporal con la vacuna, es necesario ser lo más cauteloso posible, pero también no descuidar la posibilidad de sondear campos no explorado antes.

¿Por qué tiene miedo de que el servicio público los considere hechos menores y graves?
La ausencia de un diagnóstico preciso, la baja mortalidad y la presencia de pruebas negativas pueden dar esta lectura, pero desde el punto de vista anatomopatológico hay muchas pistas. Sobre todo, el hecho de que estas personas se vayan quedando discapacitadas progresivamente es un impedimento y debe tratarse como un impedimento que limita su vida.

¿Qué le pides al servicio público?
Eso da instrucciones a los médicos para recopilar estos informes y alarmar al sistema AIFA.

 

Por ANDREA ZAMBRANO.

Miércoles 1 de septiembre de 2021.

ROMA, Italia.

la nuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *