AsiaIGLESIA EN MOVIMIENTOUn arzobispo chino denuncia el acuerdo entre China y la Santa Sede

ACNagosto 30, 2021

Mucha tinta se ha derramado sobre el acuerdo firmado entre la Santa Sede y Pekín en 2018: la última posición adoptada, la del nuncio apostólico en Grecia, un prelado chino, que denuncia la “ceguera” de los diplomáticos romanos.

Exsecretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y cercano al cardenal Joseph Zen, el obispo Savio Hon Tai-fai, religioso salesiano, ocupa el cargo de nuncio apostólico en Grecia desde 2017.

Su discurso del 6 de agosto de 2021, con motivo del vigésimo octavo encuentro internacional de la Asociación Católica China-Estados Unidos no pasó desapercibido, por decir lo mínimo.

El arzobispo pintó sin rodeos un cuadro en tres etapas de la situación que la Iglesia católica ha estado experimentando en China desde el advenimiento del totalitarismo comunista en 1949.

La primera etapa, que abarca el período 1949-1980, se puede resumir en dos términos, según él: “resistencia y división”.

Durante estos años de plomo, “muchos líderes católicos fueron arrestados, la Iglesia se dividió entre una miríada de comunidades, algunas clandestinas, otras reconocidas por el Partido Comunista Chino (PCCh)”, explica Mons. Hon.

La intención del PCCh entonces era “dividir al pueblo para controlarlo más fácilmente”.

En ese momento, la Santa Sede “se esfuerza por normalizar las relaciones diplomáticas, mientras anima a los católicos a permanecer fieles a Roma, insistiendo en que una iglesia autocéfala no puede ser católica”, explica el actual nuncio en Grecia.

Bajo Deng Xiaoping, comenzó una nueva y relativamente pacífica era para los católicos del Reino Medio, resumida en los términos de “crecimiento” y “reconciliación”: “las dos comunidades divididas comenzaron a adoptar una actitud conciliadora ‘entre sí’. , especifica Mons. Hon, quien agrega que el Vaticano buscó entonces establecer “un diálogo con el régimen, y promover la reconciliación entre la Iglesia clandestina y las comunidades reconocidas por el PCCh”.

El año 2013 marca un verdadero punto de inflexión, con la llegada concomitante del Papa Francisco y Xi Jinping, a la vanguardia de la escena internacional. Aquí comienza lo que el amigo del cardenal Zen denuncia como “la ceguera del Vaticano”.

A partir de ahora “la Iglesia clandestina se siente abandonada por la Santa Sede”, declara Mons. Hon, quien compara, con cierta osadía, la situación actual de la Iglesia en China, con la epidemia de Covid-19: según él, el acuerdo firmado en 2018 entre el Vaticano y China, lo que implica el reconocimiento de obispos chinos excomulgados por afiliarse al PCCh, constituye un primer “virus”.

Cuando en 2019 la Santa Sede deja libres a los católicos chinos para registrarse en estructuras oficialmente reconocidas por el poder comunista, el nuncio en Grecia habla de “mutación del virus”.

Y el Arzobispo concluye: “En el drama que se desarrolla, ¿cómo me veré? ¿A una caña que se dobla con el viento, o a ‘un hombre por la eternidad’? », Pregunta Mons. Hon, refiriéndose a la obra homónima, que evoca la figura del mártir Santo Tomás Moro, que no dudó en derramar su sangre oponiéndose al rey Enrique VIII, para defender la doctrina y la libertad de la Iglesia.

Y para responder: “Yo prefiero lo segundo”.

Nacido de padres paganos – pidió el bautismo a la edad de diez años y entró en el seminario menor dos años después – el obispo Hon recibió en su nacimiento el primer nombre de Tai-Fai, que en cantonés significa “gran luz”. Un programa para toda la vida …

 

Actualités/Infovaticana.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *