VIDA Y FAMILIAAhora resulta que para Twitter…Trump es malo y los talibanes son buenos

ACNagosto 22, 2021

Destaca el artículo de Sebastiano Flaminio , experto en el campo de la protección de datos personales en Internet , que apareció en el último número de L-Jus , revista del Centro de Estudios Rosario Livatino , con el título Red social contra Trump: la necesidad de regular la vida en la web .

La primera observación que aparece es tan lógica y clara que resulta obvia: “En la década de los noventa nadie habría aceptado ser seguido constantemente, ni habría sido aceptable dar información sobre su ámbito personal“. Sin embargo, continúa el autor, “hoy, precisamente por la forma en que se usa la tecnología, uno acepta a la ligera que se rastreen los movimientos, tal vez con el objetivo de obtener un servicio de navegación GPS para llegar a un lugar, o simplemente para saber que se te has hecho una foto en un centro turístico y, más aún, aceptas ceder tus datos, considerando esta acción un sacrificio de mínima importancia, para poder utilizar cualquier servicio disponible en Internet de forma gratuita ».

Simple, realista. Sobre todo cuando se piensa en el día a día de muchísimas personas, si es cierto lo que afirma Flaminio, es decir, que “entonces estas circunstancias empezaron a tener mayor impacto cuando el mundo decidió trasladar parte de sus vidas a las plataformas digitales, llevando a cabo allí muchas de las acciones que conciernen al desarrollo de la personalidad ». Está claro que estamos hablando de Facebook, Instagram, TikTok para los más jóvenes, Twitter para información y Linkedin para profesionales, plataformas de citas de todo tipo y para todos los gustos, hasta las aplicaciones para deportistas y aficionados que monitorizan sus actuaciones o las que quieren. organizar salidas con amigos. En resumen, redes sociales .

La jurisprudencia no puede ignorar esta nueva y a veces sorprendente realidad, ya que, como subraya el autor del artículo, es fundamental “una protección efectiva de los derechos de la persona, retomando las categorías jurídicas tradicionales, adaptándolas, utilizándolas para resolver nuevos problemas”. “.

Pero fue solo el comienzo.

 

A veces sucede que los ciudadanos privados se quejan de una censura real en las redes sociales en publicaciones que no están exactamente alineadas con el pensamiento generalizado sobre temas particularmente “sensibles”: el aborto, por ejemplo, la eutanasia, o figuras políticas italianas o extranjeras que no reciben una simpatía particular . A menudo, estos son temas y personajes abiertamente pro-vida . Luego, los bloqueos se liberarían para la publicación, o para la posibilidad de “etiquetar” a otras personas en sus publicaciones , o para insertar enlaces.. El condicional y las mil precauciones se utilizan en el lenguaje porque la materia es resbaladiza, y la sensación de ser parte de una especie de “burbuja” en la que la realidad adquiere connotaciones específicas se abre paso en la mente como por casualidad.

 

Una vez más, eso no es todo.

 

El ex presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, ha sido prohibido (técnicamente, “prohibido”) en Facebook, Twitter y otras plataformas, quizás durante dos años o quizás toda la vida. Ocurrió cuando, una vez finalizado su mandato presidencial, se le dio la responsabilidad política por el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021, acusándolo, con su propia figura y con sus propias palabras divisorias y dañinas a la paz social, de haber incitado a odio.

Sin embargo, es curioso que, en estos días, en Twitter se pueda leer fácilmente el “pensamiento ilustrado” del portavoz de los talibanes, que acaban de recuperar el poder con la violencia en Afganistán.

Después de todo , no parece una falsificación y, en cualquier caso, en este mundo formado no por personas de carne y hueso, sino por fechas y metadatos , ¿quién puede decirlo?

En este punto, surge un estribillo insistente: las redes sociales son solo aparentemente libres. En realidad, mueven montañas de dinero , naturalmente vinculadas a la cantidad de clics por cada contenido publicado, que a su vez generan una avalancha de ingresos publicitarios basados ​​en el comercio de datos de los usuarios y que harían de Paperon de ‘Scrooge la envidia.

De hecho, frente al uso de las redes sociales por parte de Trump, quizás indiferente, como afirma Flaminio, está claro que “las dos redes sociales realmente aprovecharon la presencia del usuario voluminoso durante cuatro años, ya que esto les permitió aprovechar una enorme afluencia de capitales a través de patrocinios, accesos, visitas de usuarios y consecuente publicidad, sin preocuparse nunca por el alcance de las declaraciones en los posts, que han tachonado toda la duración del mandato presidencial ».

 

¿Traducido en pocas palabras? Dinero, de hecho.

 

Sebastiano Flaminio prosigue su interesante disertación en términos más estrictamente jurídicos, ligados también a la realidad de nuestro país, particularmente significativa y cuya lectura es sin duda recomendable a los iniciados.

El interés del escritor ahora es capturado por otra publicación sobre el mismo tema. ¡Se trata de “responsabilidad” Social! Los temas planteados por el enfrentamiento entre plataformas digitales y Trump , escrito por Antonio Palmieri, diputado de Forza Italia y jefe nacional de comunicación electoral e Internet dentro del partido, y publicado en formato digital por Pensiero Solido. Casi un libro instantáneo , pero no. Porque en realidad condensa temas que están pendientes desde hace tiempo y que no le conciernen, en absoluto, solo al expresidente de Estados Unidos, a pesar de que está dando pasos. Son todos sobre nosotros.

De hecho, como informó Palmieri en abril, cuando salió el libro, es absolutamente necesario «Salir de la“ lógica del momento ”. Han pasado poco más de tres meses desde los acontecimientos de principios de enero. Quizás el tiempo suficiente para abordar muchos de los problemas que han surgido debido a lo que ha sucedido, problemas que tendremos que abordar durante mucho tiempo. Por eso es necesario ampliar la mirada, para no caer en el error que advirtió el profesor de economía de los medios digitales de la Universidad Carlo Bo de Urbino Giovanni Boccia Artieri: Establecer la discusión #deplatformtrump sobre el tema de la libertad de expresión o en “Entonces usted apoya a un fascista” está mal. El problema es más profundo. Se trata de la relación entre nosotros y las plataformas y entre estas y la posición adoptada en el debate público (@gba_mm, 9 de enero) ».

 

Se trata de nosotros , de todos nosotros.

 

Es esencial comprender cómo una figura pública con recursos económicos casi ilimitados puede simplemente ignorar la prohibición de las redes sociales . Esto no es del todo cierto, pero se puede suponer que es parcialmente cierto. Quien sin las redes sociales ahora sería tonto es en realidad el ciudadano común, la persona común, sin conexiones o “santos en el cielo”. ¿Quizás alguien no ha usado las redes sociales para hacer oír su voz enojada, cuando una queja justa por un mal servicio no ha tenido ningún efecto? ¿Y tal vez, como por arte de magia, después de la “publicidad” negativa en las redes sociales, no ha llegado la llamada conciliadora y conciliadora de atención al cliente? Este es obviamente el nivel básico. Pero ahora, siempre, de ahí pasamos.

Antonio Palmieri recoge numerosas opiniones interesantes y sobre todo destaca que “[…] es impensable encomendar al Estado o al gobierno a su vez el control de la moderación de contenidos. Es técnicamente impensable y, sobre todo, políticamente impensable. En una democracia completa es imposible confiar al poder político la elección de lo que se puede decir o no decir o quién puede tener derecho a hablar ». 

La controversia entre los llamados pro-vax , no vax , pro-Green Pass y no-Green Pass está causando estragos en todas las plataformas en estos días . El tema es, por supuesto, la ahora infame tarjeta verde que garantizaría el acceso y la seguridad incluso en tiempos de pandemia. Incluso “iFamNews” se ha ocupado de ello y seguirá haciéndolo , con sobriedad y sentido común, en busca de un juicio que sea real y no “instintivo”.

Bueno, ¿quién le daría voz a este debate, por ejemplo, si realmente se silenciaran las voces de algunos en las plataformas sociales , el actual e indispensable ágora virtual? Valdría la pena preguntar, ya que, como dice el viejo adagio, “hoy para mí, mañana para ti”.

 

Barbara Santambrogio.

IFAM.

22 de agosto de 2021.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *