René Bruelhart  dejará el directorio del prestamista regional suizo, con efecto inmediato, por razones personales, dijo en un comunicado  (en alemán) el jueves. El abogado y luchador contra el crimen suizo de 49 años fue acusado por los fiscales del Vaticano hace siete semanas en una investigación que atrapó al cardenal Giovanni Angelo Becciu.

El asunto se centra en Becciu, quien fue efectivamente expulsado por el Papa Francisco el año pasado. Bruelhart supervisó la Autoridad de Información Financiera del Vaticano, AIF, cuando, según los investigadores del Vaticano, “pasó por alto las anomalías de la transacción de Londres – de la que había sido informado inmediatamente – especialmente considerando la gran cantidad de información adquirida como resultado de la actividad de inteligencia”.

Juicio aplazado

El banco no mencionó el tema en su breve declaración sobre Bruelhart, quien niega haber actuado mal. El Vaticano alega que la participación de Bruelhart y el entonces director de la AIF, Tommaso di Ruzza, en el acuerdo de propiedad de Londres “violó gravemente las reglas básicas que rigen la supervisión” e implícitamente permitió que otros hicieran mal.

El juicio, que se centra en otras ocho personas además de Becciu y Bruelhart, estaba programado para julio, pero luego se aplazó para octubre. Hypi Lenzburg había respaldado a Bruelhart, quien ha estado en su directorio durante cinco años. La investigación de dos años está teñida por una guerra territorial del Vaticano entre el banco de la Santa Sede y la AIF (ahora se llama ASIF), que Bruelhart dirigió hasta 2019.