ÁfricaIGLESIA EN MOVIMIENTOSube a 2 el número de religiosas y 3 civiles asesinados en emboscada carretera en Sudán del Sur.

ACNagosto 17, 2021

El enésimo ataque armado a lo largo de la carretera que une la capital con la frontera con Uganda pone de manifiesto la incapacidad del gobierno de transición para garantizar la seguridad en amplios territorios de un país aún lejos de ser pacificado

De Sudán del Sur llega otra trágica noticia. La hermana Mary Abbud y la hermana Regina Roba, de la congregación de las Hermanas del Sagrado Corazón, fueron asesinadas en una emboscada en la carretera que conecta la capital de Sudán del Sur, Juba, con Nimule, en la frontera con Uganda.

Las monjas, junto con algunas hermanas y varios fieles, estaban de regreso en Juba después de haber participado en la celebración del centenario de la fundación de la parroquia de Loa, en la diócesis de Torit, donde la iglesia está dedicada a la Asunción y a la congregación. tiene una misión.

Viajaban en un autobús que fue atacado por hombres armados aún no identificados. La hermana Mary, la hermana Regina y otras tres personas murieron y varias más resultaron heridas. El secretario general de la archidiócesis de Juba, el padre Samuel Abe, lo da a conocer con un comunicado oficial. El incidente fue confirmado por las autoridades competentes de Sudán del Sur.

El eje Juba-Nimule, coto de caza de grupos armados

No es la primera vez que en la carretera que une Juba con Nimule se producen accidentes graves con varias víctimas y graves consecuencias para la población del estado central de Ecuatoria, en particular para los habitantes de la capital de Sudán del Sur, Juba. Por la carretera, la única carretera asfaltada de Sudán del Sur, comparable a una autopista, pasan la mayor parte de las mercancías, incluidos los alimentos, que abastecen a los mercados de la capital, los más importantes del país.

En Sudán del Sur, incluso la producción de alimentos básicos es escasa, completamente insuficiente para satisfacer las necesidades de la población. Las emboscadas a los convoyes de camiones provenientes de Kampala, la capital de Uganda, y de camiones cargados con contenedores que llegan desde el puerto keniano de Mombasa se han vuelto tan frecuentes y violentas que el pasado mes de abril los camioneros se declararon en huelga , bloqueando los vehículos en la aduana. de Elegu, antes de cruzar la frontera con Sudán del Sur en Nimule.

Pidieron una escolta armada después de que una decena de colegas ugandeses y kenianos murieran, se robaran los bienes transportados y se incendiaran los camiones en varios incidentes ocurridos en los días anteriores. Pero, obviamente, tomar la carretera Juba-Nimule sigue siendo muy peligroso.

El camión atraviesa algunas de las zonas más inestables del sur de Sudán. Desde el comienzo de la guerra civil se ha utilizado para el movimiento de tropas en la región. Los soldados y unidades blindadas del ejército de Uganda, que acudieron en ayuda del gobierno del presidente Salva Kiir al estallar la guerra civil en diciembre de 2013, también pasaron por la carretera a Nimule.

Al mismo tiempo, se organizaron en la zona grupos armados con diferentes orientaciones y propósitos que pudieron financiarse gracias a las emboscadas de los convoyes comerciales que pasaban en el camión y pudieron refugiarse en un vasto territorio escasamente habitado, muy fértil y cubierto. con un arbusto denso.

 

Entre milicias y bandas armadas

 

La inestabilidad también ha crecido progresivamente debido a los conflictos entre los militares del ejército del gobierno y las comunidades locales . Los soldados, en su mayoría criadores de denka, apostados en la zona debido a la guerra civil, también habían traído sus rebaños, compuestos por decenas de miles de cabezas de ganado que pastaban en las tierras cultivadas de los campesinos de Bari, la etnia indígena. Recientemente, el gobierno ordenó a los denka que regresaran a sus áreas de origen con ganado. Pero mientras tanto había crecido una fuerte rebelión en la zona.

Ahora, además de los grupos de delincuentes comunes, también operan allí las unidades del Frente de Salvación Nacional (Nas), el frente armado de oposición del Bari, encabezado por el general Thomas Cirillo Swaka, ex subcomandante del ejército del gobierno, responsable de logística. , por lo tanto en una posición clave. El Nas es probablemente el grupo armado de oposición más importante del país que nunca ha firmado los acuerdos de paz.

En la zona también hay algunos de los hombres del movimiento de oposición más importante de Sudán del Sur, el SPLM / a-io (SPLM / a-io – “a” significa ejército y “I” significa en oposición, ed ), comandado por el actual vicepresidente Riek Machar, quien, habiendo firmado los acuerdos de paz, forma parte del gobierno de transición de unidad nacional. Los grupos de spm / a-io que operan en la región ecuatorial a menudo chocan con milicianos de Nas y esto ciertamente no facilita la seguridad en la zona.

Ahora la situación puede haber empeorado con la división de Splm / a-io. El 4 de agosto, el jefe de personal, el general Simon Gatwech Dual, y Johnson Olony, un poderoso señor de la guerra que comanda una de las unidades del movimiento, destituyeron a Machar . El acto fue condenado por el comité central y otros líderes militares del SPLM / a-io, pero la situación aún no está clara.

Los dos grupos, el leal a Machar y el de quienes lo depusieron, se han enfrentado reiteradamente en los últimos días por lo que el Igad, el organismo regional en torno a cuya mesa se han llevado a cabo las negociaciones por la paz, ha convocado una reunión de emergencia para solicitar la recomposición. de la fractura y el cese de los combates.

Pero los llamamientos habrían caído en oídos sordos, como ha sucedido en otras ocasiones por otros espinosos problemas que han surgido en el país. Muchos creen que la escisión de la Splm / a-io juega el juego de aquellos que nunca han creído en una paz negociada y tienen la intención de hacerla colapsar. El temor a una vuelta a la guerra civil es fuerte y, en las últimas semanas, a menudo ha sido ventilado por organizaciones internacionales, así como por políticos y activistas de Sudán del Sur y regionales.

 

Proliferación de armas y corrupción

 

El caso es que, a casi tres años de la firma de los acuerdos, la inestabilidad en el país sigue siendo grande , creciendo con fuerza en el último período.

En este contexto se inscribe la emboscada al convoy de fieles que regresan de la celebración del centenario de Loa. El de un país donde el control del territorio ya no es ejercido por el gobierno sino por diferentes grupos armados que luchan entre sí, incluidas bandas de delincuentes comunes con impunidad.

La situación se ve agravada por la propagación de las armas , por la profunda crisis económica , por el mal gobierno y por la corrupción de los gobernantes . Sin una paz efectiva, Sudán del Sur, lamentablemente, seguirá siendo un país peligroso, uno de los más peligrosos del mundo.

 

Por Bruna Sironi,

de Nairobi, Kenia.

nigrizia.it

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *