EL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSA¿Quiénes son los talibanes?

ACNagosto 16, 2021
La historia del grupo islamista radical que reconquista Afganistán, veinte años después de la intervención militar estadounidense.

 

En las últimas semanas, el grupo islamista radical de los talibanes ha reconquistado Afganistán, gracias a la poca resistencia del golpeado ejército afgano y la retirada progresiva de los soldados estadounidenses. La guerra de Afganistán, la que trajo tropas estadounidenses al país, se inició hace veinte años, en respuesta a los atentados llevados a cabo en Nueva York y Washington por Al Qaeda, grupo terrorista que entonces estaba protegido por el régimen talibán, que fue gobernando Afganistán de manera autoritaria desde 1996.

La intervención militar estadounidense provocó el derrocamiento de ese régimen, pero no el fin de los talibanes, que se reorganizaron pacientemente y esperaron el momento adecuado para recuperarse: es decir, cuando los países occidentales se fueran, dejando que el gobierno afgano se las arreglara solo. mismo. Ese momento parece haber llegado y está produciendo lo que estamos presenciando estos días: una inevitable reconquista de Afganistán por parte de los talibanes.

 

El grupo talibán fue formado en 1994 en la ciudad de Kandahar, Afganistán, por el mulá Mohammed Omar, que había luchado entre los muyahidines, guerrillas de inspiración islámica, en la guerra contra los soviéticos que ocuparon el país de 1978 a 1989.

Al igual que el mulá Omar, el resto de los talibanes también procedían principalmente de tribus de etnia pastún y habían estudiado en las madrazas, las escuelas coránicas paquistaníes (de ahí el nombre talibán, que significa “estudiantes” pashto, el segundo idioma más hablado en Afganistán después del dari ). El primer grupo en 1994 estaba formado por unos 50 estudiantes, pero muchos más fueron reclutados en poco tiempo. Su objetivo inicial era restaurar la paz y la seguridad después de la retirada soviética, y establecer en los territorios que controlaba una interpretación muy radical de la sharia , la ley islámica.

El ascenso de los talibanes también se vio favorecido por las divisiones entre los muyahidines, que después de haber luchado contra los soviéticos volvieron a estar muy divididos, y al enfrentamiento por el poder. Los talibanes, que mientras tanto se habían convertido en un grupo armado con una acción particularmente eficaz, rápidamente conquistaron Kandahar, la ciudad donde se formaron, y luego Kabul, la capital.

Su acción se vio favorecida por el apoyo de la población, que en ese período particularmente caótico de la historia del país se sintió en parte reconfortada por el papel que habían logrado forjarse en los territorios que controlaban. El grupo de facto había reemplazado al gobierno, cumpliendo parte de sus funciones: había intentado estimular la recuperación económica, restablecido los enlaces viales destruidos, opuesto a actos de corrupción e ilegalidad. Los talibanes también habían impuesto la sharia en su forma más estricta, con castigos públicos y ejecuciones para quienes violaran la ley, y la obligación de que los hombres se dejaran crecer la barba y las mujeres de llevar burka.

Un guerrillero talibán celebra tras la conquista de la ciudad de Ghazni el 12 de agosto (AP Photo / Gulabuddin Amiri)

Un guerrillero talibán celebra tras la conquista de la ciudad de Ghazni el 12 de agosto (AP Photo / Gulabuddin Amiri)

Cuando tomaron el control de Kabul en 1996, los talibanes fundaron el Emirato Islámico de Afganistán, sin un líder político real, pero con el fuerte liderazgo del Mullah Omar, y dos años después llegaron a controlar el 90 por ciento del país, con el excepción de algunas pequeñas regiones al noreste controladas por la llamada “Alianza del Norte”. El Emirato fue reconocido solo por los Emiratos Árabes Unidos, Pakistán y Arabia Saudita: estos dos últimos países continuaron proporcionando ayuda logística, económica y humanitaria a los talibanes.

Los talibanes prohibieron la televisión, la música y el cine, así como el cultivo de amapola de opio, de la que Afganistán era muy rico, porque era contrario a la ley islámica. No obstante, la producción de opio continuó ilegalmente, aunque en cantidades muy pequeñas, también gracias al consentimiento tácito de los talibanes que, gracias a la extorsión impuesta a los agricultores, se enriquecieron considerablemente.

El nuevo régimen también introdujo normas muy restrictivas sobre las libertades personales de las mujeres: además de la obligación de llevar el burka, se les prohibió andar en bicicleta, motos y coches, utilizar cosméticos y joyas y entrar en contacto con cualquier hombre que no era el marido ni un pariente.

Entre los actos más conocidos realizados por los talibanes se encuentra la destrucción de los Budas de Bamiyán, en marzo de 2001, es decir, dos enormes estatuas de Buda talladas en la roca del Valle de Bamiyán, a unos 250 kilómetros de Kabul, a más de 1.500 hace años que. La destrucción se ordenó porque las estatuas se consideraban representaciones de ídolos, por lo tanto contrarias a la ley islámica.

Desde 1996, los talibanes también albergaron las bases de la organización terrorista al Qaeda en Afganistán, fundada a principios de la década de 1990 por el saudí Osama bin Laden, hijo de un adinerado constructor yemení. Bin Laden había jugado anteriormente un papel en la resistencia de los muyahidines contra los soviéticos, contribuyendo a su financiación con dinero de la empresa constructora de la familia. El 7 de agosto de 1998, al Qaeda fue responsable de los ataques a las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania, a los que Estados Unidos respondió bombardeando cuatro emplazamientos militares en Afganistán.

En los años siguientes bin Laden siguió disfrutando de la protección de los talibanes y teniendo la base de su organización en Afganistán: desde allí organizó los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos. El siguiente 7 de octubre, Estados Unidos y el Reino Unido declararon la guerra a Afganistán para destruir a Al Qaeda y derrocar al régimen talibán. En unas semanas, el régimen fue destituido del poder y muchas figuras prominentes de Al Qaeda y los talibanes huyeron al área cercana a la frontera con Pakistán, si no directamente al otro lado de la frontera.

Un guerrillero talibán después de tomar la ciudad de Farah el 11 de agosto (AP Photo / Mohammad Asif Khan)

Un guerrillero talibán después de tomar la ciudad de Farah el 11 de agosto (AP Photo / Mohammad Asif Khan)

Fue en Pakistán donde el grupo logró reorganizarse, gracias sobre todo al apoyo de los servicios secretos paquistaníes.

Desde el 11 de septiembre, el consejo supremo de los talibanes ha sido la  Shura de Quetta, que lleva el nombre de la ciudad donde se encuentra el órgano, Quetta, en la región de Baluchistán en Pakistán. Tras la muerte del Mullah Omar, que ocurrió en 2013 pero se hizo oficial solo en 2015, el grupo fue liderado por Akhtar Mansour primero, asesinado por un dron estadounidense en Pakistán en 2016, y luego Hibatullah Akhundzada, quien fue adjunto de Mansour y que durante el El régimen talibán había estado a cargo de la justicia.

En los últimos años, el grupo ha logrado reemplazar continuamente a sus miembros muertos en la guerra, incluso en los períodos más sangrientos del conflicto. Este reclutamiento continuo, así como el pago de los gastos en que incurren los milicianos, también se debe a la estructura que se han dado los talibanes después del 11 de septiembre. Hoy, de hecho, está mucho más descentralizado y los líderes de las unidades o provincias únicas tienen amplios márgenes de autonomía, incluido el reclutamiento.

La fragilidad del gobierno afgano reconocido por la comunidad internacional ha significado que en muchas áreas de Afganistán los talibanes se hayan convertido en una especie de “gobierno en la sombra”: por ejemplo, han comenzado a recaudar impuestos, enviando alrededor del 20 por ciento a la dirección central en Pakistán y el resto se han quedado para apoyar a la guerrilla, y se han dedicado a la extracción ilegal de recursos de las minas del país, al gravamen de bienes y sobre todo a la explotación del producto del tráfico de opio.

En resumen, a pesar de veinte años de invasión estadounidense, los talibanes nunca han sido realmente derrotados, tanto que el acuerdo de paz alcanzado con Estados Unidos en febrero de 2020 fue juzgado por muchos como una victoria para el grupo islamista. El acuerdo, firmado en Doha, Qatar, preveía la retirada gradual de unos 13.000 soldados estadounidenses en Afganistán, pero según el gobierno local fue concluido demasiado apresuradamente por la administración del entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, concediendo demasiadas cosas al gobierno. Talibanes y sin muchas garantías.

Tres talibanes en un puesto de control en la ciudad de Farah el 11 de agosto (Foto AP / Mohammad Asif Khan)

Tres talibanes en un puesto de control en la ciudad de Farah el 11 de agosto (Foto AP / Mohammad Asif Khan)

Entre otras cosas, 5.000 prisioneros talibanes fueron liberados como resultado del acuerdo. A cambio, el grupo había prometido disminuir el número de ataques prometiendo no convertir el país en un lugar seguro para los terroristas yihadistas.

Si bien la retirada fue confirmada por el nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, las conversaciones de paz entre el gobierno y los talibanes parecieron inmediatamente muy difíciles, si no imposibles, de completar. El presidente Ashraf Ghani, respaldado por Estados Unidos, fue acusado de no tener un plan para lidiar con los talibanes y de haber tomado decisiones apresuradas e ineficaces: hace meses, por ejemplo, despidió parte de su estructura de mando y creó un nuevo órgano, el Consejo Supremo de Estado, que apenas se ha reunido desde entonces.

La debilidad del gobierno afgano, sumada a un ejército mal entrenado y armado y la repentina falta de apoyo militar estadounidense, ha dado paso a que los talibanes avancen casi sin resistencia en su reconquista del país. Las últimas victorias son particularmente significativas. El 12 de agosto conquistaron las dos principales ciudades del oeste y sur del país: Herat, un importante centro económico y cultural, y Kandahar, una ciudad central para la economía del sur. Así que ahora solo unas pocas ciudades grandes permanecen bajo el control del gobierno central, y en unas pocas semanas los talibanes podrían completar la reconquista del país.

 

IlPost.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *