EuropaIGLESIA EN MOVIMIENTOLunes Vaticano: se acerca la temporada de pruebas para Francisco. El es el Supremo Juez y Legislador del Vaticano

ACNagosto 16, 2021
Tras el viaje a Hungría y Eslovaquia, el Papa Francisco afrontará la temporada de pruebas. Primero, estará el veredicto sobre los supuestos abusos del pre-seminario del Vaticano, dicho sea de paso, ya trasladado fuera de la Ciudad Leonina por disposición del Papa. Luego, comenzarán las audiencias, a partir del 5 de octubre, para el juicio sobre la inversión de la Secretaría en una propiedad de lujo en Londres.
En ambos casos, el tema de interés no es judicial. No es que un caso de abuso como el del pre-seminario no sea de interés, y sin duda es importante averiguar los motivos de la inversión de la Secretaría de Estado en Londres, y sobre todo cómo se involucraron los corredores en la adquisición.
Sin embargo, los escándalos que podrían surgir de los juicios, suponiendo que se pruebe la culpabilidad, son solo la punta del iceberg de una cuestión mucho más amplia, que concierne a la justicia vaticana. Sabemos que el Papa es un soberano absoluto, que hace las leyes y que está a la cabeza de la única monarquía patrimonial del mundo que no sea Arabia Saudita. Los Papas siempre habían respetado las prerrogativas del Estado, interviniendo muy poco en ellas incluso cuando la Iglesia tenía un Estado, el Estado Pontificio. Sin embargo, por otro lado, el Papa Francisco ha mostrado un activismo inusual en cuestiones de procedimiento, lo que, después de todo, también revela cómo el Papa administra el poder.
El juicio por abuso previo al seminario no debería haber tenido lugar porque los presuntos delitos habían transcurrido. El Papa Francisco, sin embargo, con un rescripto, levantó el impedimento de la prescripción, iniciando un trámite que ahora ha llegado a sus etapas finales. El juicio de Londres no debería haberse manejado como estaba. Fueron necesarios cuatro rescriptos del Papa Francisco, uno de los cuales incluso suspendió el secreto, para permitir que las investigaciones siguieran su curso. No es sorprendente que uno de los abogados del juicio hablara de un “Tribunal Especial”. No solo. Los mismos fiscales (que en el Vaticano se llaman promotores de la justicia) se habían negado a acceder a la solicitud del presidente del Tribunal de entregar los archivos audiovisuales de la deposición de monseñor Alberto Perlasca.
Para quienes no lo recuerden, Perlasca fue el jefe de la sección administrativa de la Secretaría de Estado del Vaticano durante una década. Al principio reacio a comparecer ante los jueces, luego decidió cooperar. Como resultado, ni siquiera es un imputado en el juicio, una decisión que podría tener sentido, considerando que nada se puede hacer sin la aprobación directa de los superiores. Pero, si esta es la razón, no está claro por qué Fabrizio Tirabassi, que estaba en una posición más baja que Perlasca en el personal del Vaticano, también está acusado. La negativa a producir archivos audiovisuales de Perlasca, justificada por la necesidad de respetar la privacidad de los demás presentes, no tiene precedentes. Nos enfrentamos a fiscales que rechazan las solicitudes del Presidente del Tribunal.
Se acerca la temporada de pruebas para Francisco.Solo existe un alto juez, el Papa, por lo que todos los ideales del estado de derecho en el Vaticano son eliminados. Todos estos son temas que, uno a uno, son abordados por la prensa internacional. El Pilar se pregunta incluso si el juicio no resultará un engaño, considerando que la normativa que rige estas decisiones se desarrolló después de la presunta comisión de los delitos y no antes. Finalmente, Crux destaca cómo Perlasca tarde o temprano podría mostrar su rostro como un informante forzado por el hecho de que fue incriminado, un poco como Henry Hill en la película de Scorsese “The Goodfellas”.
Associated Press ha señalado que el sistema judicial del Vaticano no se ha ajustado a los estándares internacionales durante algún tiempo. De hecho, este nuevo intervencionismo deseado por el Papa compromete gravemente la credibilidad internacional de la Santa Sede. Estas son preguntas candentes que serán cada vez más urgentes en la próxima temporada de pruebas. Hay otras cuestiones que deben abordarse. Por ejemplo, nadie sabe cómo terminó la investigación sobre la Fabbrica di San Pietro, ordenada por el Papa hace un año. Pero en ese caso, se habló de contratos otorgados sin competencia bajo un régimen personalista. Incluso en ese caso, sin embargo, la Fábrica había actuado antes de la promulgación de la ley de adquisiciones del Vaticano, que estaba fechada en julio de 2020.
Todas estas decisiones personales del Papa pusieron en riesgo toda la estructura institucional de la Santa Sede. Incluso como una monarquía absoluta, el papado siempre había surgido como una institución en la que el monarca tomaba decisiones colectivamente. El gobierno del Estado se mantuvo separado de los asuntos de la Iglesia. Con el tiempo, se han desarrollado mecanismos que limitaron la excesiva influencia del Papa, que fue patente en varios casos. Porque el Papa decide, y es el único que lo hace. No hay duda de esto.
Queda la duda de si una temporada de juicios, acusaciones y contraacusaciones, de envenenamientos recíprocos, es un signo de transparencia desde adentro o si permite arrojar barro a una institución como la Iglesia. Porque es bien sabido que siempre ha habido escándalos en la Iglesia. Pero la gente va y viene, mientras las instituciones permanecen. Estos ensayos, por otro lado, parece que no están dirigidos a personas sino a instituciones. Es un cambio de paradigma que no debe subestimarse. Así que queda una pregunta: ¿cómo será el papado después de esta temporada de pruebas?
ANDREA GAGLIARDUCCI.
on 16 AGOSTO 2021.
MondayVatican.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *