AsiaIGLESIA EN MOVIMIENTOChina: ¿De verdad pueden servir a dos maestros los católicos? Perseguidos por el régimen socialista: el Vaticano calla

ACNagosto 15, 2021

El cardenal Pietro Parolin elogió el testimonio de los católicos chinos el jueves, instándolos a ser buenos ciudadanos, al tiempo que reiteró su apoyo a un controvertido acuerdo entre el Vaticano y Beijing sobre el nombramiento de obispos chinos.

Pero los comentarios del secretario de estado del Vaticano plantean dudas sobre si es posible vivir como un católico fiel y un súbdito leal del Partido Comunista Chino, y si seguirá siéndolo.

Una iglesia católica en Jingzhou. Crédito: Zhangzhugang, CC BY-SA 3.0.

“Esperamos poder reanudar las reuniones lo antes posible y abordar los muchos otros temas que están sobre la mesa y que conciernen a la vida de la Iglesia católica en China”, dijo Parolin, mientras elogiaba el ejemplo de los chinos. Católicos.

“Estamos orgullosos del testimonio de fe que dan. Esperamos que siempre sean buenos ciudadanos y buenos católicos ”, dijo Parolin, y agregó que es importante para los católicos chinos“ expresar esta dimensión gemela en su vida concreta ”.

Pero tanto los católicos chinos como los observadores del Vaticano han expresado su escepticismo de que sea posible ser un buen ciudadano chino y un buen católico, lo que sugiere que a los católicos chinos se les pidió, en las palabras del Evangelio, que sean sirvientes de dos amos.

Muchos, incluidos los obispos, viven una vida de fiel adhesión a la Iglesia y al mismo tiempo cumplen con los requisitos estatales cada vez más estrictos desde la firma del acuerdo entre el Vaticano y China de 2018, que le dio al Partido Comunista la palabra en el nombramiento de los obispos y trajo al estado -patrocinada por la Asociación Católica Patriótica China en comunión formal con Roma.

Como parte del acuerdo, Pekín ordenó a los obispos y sacerdotes de la “Iglesia clandestina” que se registraran en la CPCA, afirmar la autoridad del estado sobre la Iglesia en China y asentir a la doctrina del Partido Comunista, de acuerdo con una política nacional hacia la “sinización de la religión”, anunciada por el presidente Xi Jinping en 2015.

Los obispos que habían sido leales al gobierno, ordenados ilícitamente y en cisma con Roma hasta el acuerdo de 2018, han enfatizado públicamente que ser un “buen ciudadano” debe ser antes que ser católico.

En 2019, el obispo John Fang Xingyao, presidente de la CPCA, dijo que “el amor por la patria debe ser mayor que el amor por la Iglesia, y la ley del país está por encima del derecho canónico”.

Varios sacerdotes y obispos católicos en el país han dicho que no pueden en conciencia registrarse en la CPCA, ya que hacerlo les exige aceptar la idea de que la doctrina comunista tiene prioridad sobre la enseñanza de la Iglesia. Algunos, incluido el obispo ahora retirado Guo Xijin, han informado de hostigamiento sostenido y arresto domiciliario por parte de funcionarios del gobierno como resultado de su negativa.

Y, a pesar del acuerdo, que fue renovado por el Vaticano en 2020, los funcionarios del gobierno local continuaron ordenando la destrucción de los edificios de la iglesia, la remoción de cruces y el arresto del clero que se consideró que no apoyaba suficientemente la autoridad estatal sobre los asuntos de la Iglesia, y ofreció recompensas por información que conduzca a la captura del clero clandestino.

A pesar de la persecución del clero y el arresto y acoso de los obispos, el Vaticano se ha mantenido positivo sobre el acuerdo Vaticano-China y ha guardado silencio sobre la situación del clero perseguido.

Aunque Parolin dijo que está “orgulloso del testimonio de fe” dado por los católicos chinos, no está claro si sus comentarios pretenden extenderse al clero encarcelado, o incluso a los católicos laicos prominentes objetivo del gobierno chino.

En junio de 2019, la Secretaría de Estado publicó un memorando sin firmar que decía que “la Santa Sede comprende y respeta la elección de

 

NOTAS RELACIONADAS:

En mayo, el obispo Zhang Weizhu fue arrestado en la provincia de Xianxiang, un día después del arresto de siete sacerdotes católicos y diez seminaristas en una redada en un seminario clandestino en la provincia de Hebei. Varios meses después, se desconoce la ubicación y el estado del obispo.

 

En junio de este año, un sacerdote católico fue arrestado en la diócesis de Mingdong, cerca de Shanghai, y, según informes, torturado durante 10 horas hasta que accedió a firmar los documentos de registro con la CPCA. 

 

aquellos [obispos y sacerdotes] que, en conciencia, deciden que no pueden registrarse [ante la CPCA] bajo las condiciones actuales “.

Pero aunque reconoció que “el texto de la declaración requerida para el registro no parece respetuoso de la fe católica”, el departamento de Parolin aconsejó al clero que hiciera una reserva mental y afirmara los requisitos de registro de la CPCA: firmar, pero considerar que sí afirmaría. el texto tanto como es “fiel a los principios de la doctrina católica”.

No está del todo claro que los clérigos que se protegen mentalmente, sin afirmar plenamente un documento que están obligados a firmar ni afirmar públicamente la primacía de la fe negándose a hacerlo, se considerará un modelo de buen catolicismo o de buena ciudadanía.

Desde la imposición en 2020 de una nueva Ley de Seguridad Nacional en la región anteriormente autónoma de Hong Kong, varios católicos prominentes han sido arrestados y encarcelados, incluido Jimmy Lai, el fundador y propietario de Apple Daily, el periódico a favor de la democracia ahora cerrado.

Lai actualmente cumple una condena de 14 meses de prisión por su trabajo a favor de la democracia. En una entrevista el año pasado, habló sobre cómo su fe católica informa su trabajo y su objetivo por parte de las autoridades gubernamentales.

“De la forma en que lo veo, si sufro por la causa correcta, solo define la persona en la que me estoy convirtiendo. Solo puede ser bueno para mí convertirme en una mejor persona”, dijo Lai. “Si crees en el Señor, si crees que todo sufrimiento tiene una razón, y el Señor está sufriendo conmigo … estoy en paz con eso “.

Si bien algunos activistas de la democracia chinos eventualmente preguntarán si el “orgullo” de Parolin por el testimonio de los católicos chinos se extiende al testimonio de Zhang y Lai, el cardenal mismo se ha centrado anteriormente en el alcance de las políticas nacionales, en lugar de la difícil situación de los católicos en China. .

En el momento en que se renovó el acuerdo entre el Vaticano y China, se le preguntó sobre la persecución de los católicos locales y respondió: “¿Pero qué persecuciones? Tienes que usar las palabras correctamente. Hay regulaciones que se imponen y que conciernen a todas las religiones, y ciertamente también se refieren a la Iglesia Católica “.

Desde entonces, en una medida que probablemente agravará a los católicos críticos del enfoque de la Santa Sede hacia China, Parolin ha insistido, incluso en su entrevista de esta semana, en que “Occidente tendrá que disculparse” por dudar de la efectividad del compromiso de la Iglesia con Beijing.

Pero si es Occidente quien necesitará disculparse, o si los católicos chinos pueden sentir que son ellos a quienes se les debe una disculpa, parece ser una cuestión de desacuerdo sin resolver.

Por Ed Condon.

Condon es cofundador y editor de The Pillar.

The Pillar.

Biblias, cruces e iglesias quemadas: cómo es la persecución del régimen chino contra la minoría cristiana.

Desde su llegada al poder, Xi Jinping desató una feroz campaña contra las organizaciones religiosas. La embestida se intensificó en el último año, en medio de un renacimiento religioso en el país. Los temores que las autoridades comunistas tienen a las minorías.
Un grupo de feligreses participa en una misa en una iglesia católica clandestina en una casa en Tianjin en noviembre de 2013. (REUTERS / Kim Kyung-Hoon/archivo)Un grupo de feligreses participa en una misa en una iglesia católica clandestina en una casa en Tianjin en noviembre de 2013. (REUTERS / Kim Kyung-Hoon/archivo)

Iglesias y cruces destruidas, biblias quemadas, propiedades confiscadas, creyentes obligados a renunciar a su fe, religiosos encarcelados o desaparecidos. El régimen de China está intensificando su política de mano dura contra las congregaciones cristianas en Beijing y varias provincias del país. Una persecución que no se detuvo aun frente a la crisis del coronavirus. Al contrario, el gobierno aprovechó las medidas de aislamiento para acelerar el hostigamiento a las comunidades religiosas.

El aumento de la represión se da en medio de un renacimiento religioso en el país, especialmente entre quienes profesan el cristianismo y el islam, dos religiones asociadas en China a minorías étnicas o culturales que han tenido roces con las autoridades estatales, declaradas ateas.

Xi Lian, un especialista en el cristianismo en la China moderna de la Universidad Duke de Carolina del Norte, explica a Infobae que la campaña de persecución responde a un esfuerzo del régimen para asimilar la religión a la cultura china exigiendo lealtad al Partido Comunista, oficialista y ateo, y eliminar todo aquello que pueda desafiar su poder sobre la vida de los ciudadanos.

Los casos más recientes, documentados por Bitter Winter, un medio digital especializado en la religión en el país asiático, dan cuenta de la gravedad de la represión: fabricantes de estatuas religiosas reprimidos en el condado de Quyang (Hebei), famoso en toda China por la artesanía tallada en piedra; iglesias protestantes destruidas a finales de mayo en Henan; miembros de la Iglesia del Dios Todopoderoso (el grupo más perseguido en la actualidad) brutalmente torturados por su fe.

La demolición de la Iglesia Tianmen en el distrito Jianxi de Luoyang el pasado 31 de mayo (Bitter Winter)

“Es difícil determinar el alcance de la persecución”, dice el profesor Lian. “Pero sabemos que es profunda”.

La presencia cristiana en China

Hacer una estimación de la presencia cristiana en China no es una tarea simple. Según el informe 2020 de la ONG Open Doors, una organización que vela por los cristianos perseguidos en el mundo, en el país viven unos 97 millones de cristianos, entre católicos y protestantes.

Según el sacerdote Gianni Criveller, misionero y sinólogo del Pontificio Instituto para Misiones Extranjeras, en 2018 había alrededor de 70 millones de chinos cristianos (más del 5% de la población), incluidos 12 millones de católicos. De estos últimos, la mitad se reconoce como parte de la Asociación Patriótica Católica China, la “Iglesia oficial” local. Otras estimaciones cifran el número entre 30 y 60 millones de cristianos.

La ley china demanda que el culto se realice únicamente en congregaciones que han recibido la aprobación del Estado para operar —como la Asociación Patriótica—, una práctica que permite a Beijing ejercer un enorme control sobre las actividades religiosas.

Los fieles durante una misa en la catedral de Xishiku, una iglesia católica aprobada por el gobierno, en la víspera de Navidad en Beijing. (REUTERS/Florence Lo)
Los fieles durante una misa en la catedral de Xishiku, una iglesia católica aprobada por el gobierno, en la víspera de Navidad en Beijing. (REUTERS/Florence Lo).

Por esta razón en el país abundan iglesias cristianas, en su mayoría protestantesy otros santuarios clandestinos de diferentes credos, que funcionan a puertas cerradas en las casas de los feligreses, y son por eso conocidas como “iglesias caseras”.

Después de las sangrientas persecuciones de la Revolución Cultural, cuando el gobierno de Mao Zedong prometió erradicar la religión, estas iglesias no reconocidas disfrutaron de una periodo de tolerancia relativa y limitada.

Las etapas de la persecución

La situación cambió tras la llegada al poder de Xi Jinping en 2013. El actual mandatario desató una nueva campaña de represión contra las organizaciones religiosas no reconocidas.

“Fue un deterioro muy rápido”, dice a Infobae Jane, encargada de los asuntos de Asia Oriental en CSW, una organización británica de derechos humanos especializada en la libertad de culto. “Aunque hay diferencias en las distintas regiones del país, algunos observan que se trata de la peor persecución desde la Revolución Cultural”, afirma esta experta, cuyo apellido omitimos por razones de seguridad a pedido de la ONG.

Una mujer pasa frente a un retrato del presidente Xi Jinping en Shanghai, China (REUTERS/Aly Song/archivo)
Una mujer pasa frente a un retrato del presidente Xi Jinping en Shanghai, China (REUTERS/Aly Song/archivo).

El profesor Xi Lian agrega que la persecución “ha aumentado constantemente” a partir de febrero de 2018, cuando entró en vigor una nueva ley sobre las religiones, y se intensificó hacia finales de 2019.

Una fecha clave que muestra cómo el régimen planea fríamente todas sus decisiones, fue el 30 diciembre de 2019. Ese día se anunció la sentencia contra Wang Yi, pastor de Iglesia del Pacto de la Lluvia Temprana de Chengdu (Sichuan), después de un juicio seguido con preocupación por el protestantismo internacional. El pastor Wang, detenido junto a su esposa y más de 100 miembros de su iglesia, fue sentenciado a nueve años de prisión por “incitación a la subversión contra el poder del Estado”, el cargo con el que el régimen acusa a quienes defienden la libertad religiosa.

Ese mismo día el régimen también aprobó nuevas “medidas para los grupos religiosos”, que comenzaron a regir a partir de febrero de este año. La ley obliga a las organizaciones religiosas a hablar en las ceremonias sobre los documentos del Partido Comunista Chino y los trabajos del presidente Xi Jinping. Incluso se prevé la exhibición de estatuas y retratos del líder chino en los templos, algo que según varios especialistas recuerda el culto a la personalidad de Mao.

El pastor Wang Yi, fundador de la Iglesia del Pacto de la Lluvia Temprana en Chengdu, Sichuan (Early Rain/Facebook)
El pastor Wang Yi, fundador de la Iglesia del Pacto de la Lluvia Temprana en Chengdu, Sichuan (Early Rain/Facebook)

La pandemia de coronavirus tampoco detuvo la represión estatal. Al contrario, el régimen aprovechó la cuarentena para avanzar sobre las comunidades que continuaron sus actividades en línea. “En algunos casos vimos como fueron a las casas de los feligreses para prohibirles participar en estas actividades”, dice Jane en comunicación desde Londres.

“Ahora que las medidas de aislamiento han sido levantadas, volvemos a registrar un aumento”, agrega esta especialista.

Los motivos del hostigamiento

La campaña contra los grupos cristianos (y religiosos en general) es parte de un contexto más amplio de represión, según coinciden los expertos consultados.

Un primer elemento que preocupa al régimen es que los cristianos, al igual que los uigures musulmanes en Xinjiang, están asociados a minorías étnicas o culturales.

“En China hay 56 grupos étnicos. Los han son el grupo dominante. En las zonas cerca de Tailandia y Myanmar la fe cristiana fue para las minorías una herramienta para reafirmar su identidad, su idioma y su escritura a través de la predicación de la Biblia”, explica Xi Lian.

El segundo elemento tiene que ver con el activismo político de algunas de estas comunidades religiosas, algunas de las cuales mantienen lazos con grupos cristianos en el extranjero.

“El régimen las ve como una herramienta para la infiltración occidental”, dice el profesor Lian.

Una iglesia clandestina cerrada por las autoridades cerca de la ciudad de Nanyang en la provincia central china de Henan en una foto tomada el lunes 4 de junio de 2018. La pancarta a la izquierda dice "Todas las naciones pertenecen al Señor que se levanta para brillar", mientras a la derecha se lee "La salvación de Jesús se extiende al mundo entero". (Foto AP / Ng Han Guan/archivo)Una iglesia clandestina cerrada por las autoridades cerca de la ciudad de Nanyang en la provincia central china de Henan en una foto tomada el lunes 4 de junio de 2018. La pancarta a la izquierda dice “Todas las naciones pertenecen al Señor que se levanta para brillar”, mientras a la derecha se lee “La salvación de Jesús se extiende al mundo entero”. (Foto AP / Ng Han Guan/archivo)

Al gobierno también le inquieta el reclamo del cristianismo a los derechos y valores universales y su potencial como fuerza de cambio. De hecho, muchos de los pastores detenidos son también abogados y activistas por los derechos humanos, como en el caso de Wang Yi.

“Sus familias son acosadas y algunos desaparecieron”, afirma Jane. “Son muy valientes”.

Pese a que el papa Francisco ha recordado en varias oportunidades a los cristianos perseguidos en el mundo, en septiembre de 2018 la Santa Sede firmó un acuerdo provisional, cuyo contenido es secreto, con el régimen chino para terminar la histórica controversia sobre el derecho a designar obispos y formar una sola Iglesia católica leal a Beijing y a Roma. El Vaticano esperaba que el acuerdo —sumado a gestos como el agradecimiento a China por el envío de barbijos durante la pandemia sin pronunciarse sobre ayudas análogas de Taiwán— frenara los ataques contra cristianos. Sin embargo, los obispos que se niegan a aceptar la autoridad china siguen encarcelados.

Por eso, organizaciones y activistas demandan una respuesta más fuerte de la comunidad internacional. A medida que Beijing aumenta su influencia en el escenario global, el temor es que la cuestión religiosa en China caiga definitivamente en el olvido.

“La atención sobre el tema debe ser seguida por la acción”, concluye Jane. “Los países tienen que unirse y actuar juntos. Estas personas están sufriendo y, si no hacemos nada, seguirán sufriendo”.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *