COVID-19Un vídeo que sacude en Italia: profesora de 40 años, casada y con 2 hijos…expone los efectos de la vacuna en ella

ACNagosto 13, 2021

Fiebre constante, ardor, temblores constantes y un desgaste de los nervios que los médicos aún no pueden explicar. El calvario de Alessia D’Arrigo, quien desde Messina encontró el coraje para contar el sufrimiento inmediatamente después de la primera dosis de Astrazeneca en un video. Según los médicos, se trata de una infección de los capilares, provocada por el pico de proteína. “Estaba terriblemente enfermo y sigo sufriendo hoy, además de que ya ni siquiera tengo ahora  derecho al Pase Verde, al Pasaporte Covid. Y trodavía tengo que superar la vergüenza ”.

Poco más de cuarenta años, casada, dos hijos, licenciada en Ciencias Naturales y la enseñanza de la Ciencia de los Alimentos en las Escuelas Secundarias, finalmente en su propia tierra en Messina, después de tanto esfuerzo y tantos kilómetros recorridos por toda Italia. Una vida que pareció estabilizarse finalmente, la de Alessia D’Arrigo; pero luego llegó la vacuna. Eficaz y segura.

Después de tanto sufrimiento, miedo y desconcierto , Alessia, apoyada por su amiga Daniele Zuccarello, finalmente decidió hablar y contarles a todos sobre su calvario, que aún no ha terminado. Lo hizo primero con un video y ahora concediendo esta valiente entrevista a La Nuova Bussola Quotidiana .

Alessia, tu coraje alimentará más coraje.
De hecho, pensé que era un caso único y en cambio no lo soy.
Daniele : Después del video, muchas personas me contactaron con reacciones graves a la vacuna Pfizer. Algunos incluso con quemaduras externas. También me contactó una maestra, a quien incluso le dieron la Unción de los Enfermos: te lo dije todo.

¿Cuándo empezó esta “aventura”?
Comenzó el martes 9 de marzo, cuando recibí mi primera y única dosis de Astrazeneca. Ya era mediodía. Ya por la tarde tuve fiebre de 38,5 ° C. Pensé en una reacción normal a la vacuna. También porque nunca he tenido nada en mi vida; nunca tomé un antibiótico, ni siquiera soy alérgico. Y de hecho al día siguiente ya estaba fuera de la cama, pero tenía algo extraño en la cabeza, una mezcla de niebla y dolor de cabeza. Hablando con un médico amigo, le confío este extraño malestar y, informado de la vacunación, inmediatamente me envía a tomar muestras para comprobar la coagulación.

¿Qué resultó?
El lunes tuve los resultados: tenía todos los niveles de coagulación altos, especialmente el dímero D. Me comunico inmediatamente con el médico de cabecera, que me receta heparina. En cuanto me hago la heparina, vuelve a aparecer la fiebre, 37,2 ° C, que nunca me ha dejado, hasta hoy. El sábado 20 de marzo, eran como las 10 de la noche – lo recuerdo muy bien -, me empecé a arder por dentro: todo el pecho y el brazo izquierdo. Un dolor insoportable, como si me estuvieran prendiendo fuego por dentro.

¿Y qué hizo él?

 
Mi marido decide llevarme a urgencias, donde me hacen un ECG y nuevas muestras para comprobar si hay coagulación. Resultado: me quitan la heparina, porque los valores habían vuelto, y me mandan a casa, diciéndome que era una cuestión psicológica. Entre el domingo y el lunes el ardor se hace más fuerte y se agregan más dolores, como alfileres y calambres en la espalda y piernas. A veces, encendía mi secador de pelo con aire fresco para tratar de aliviar el dolor.

¿De vuelta a la sala de emergencias?
Exactamente. Esta vez en el Hospital Universitario de Messina. Allí me dieron cuatro tampones, mientras yo no aguantaba más por el dolor: me parecía que se me encendían muchos mecheros en el cuerpo al mismo tiempo. A las ocho horas, además de los hisopos, solo una muestra y un analgésico, que no me hizo nada. Me dieron de alta, me dijeron que era una lumbosciatalgia y me recetaron paracetamol.

No es posible …
Está todo escrito en los informes. Me refiero a mi médico de cabecera, que descarta todo como un tema psicológico y me prescribe unos sedantes. En este punto lo hablo con otro médico, un pediatra, y me sugiere que vaya a un neurólogo. En el Centro de Neurología, en cuanto me pusieron las agujas para la electromiografía fui yo quien mandó el choque … Me recetaron una resonancia magnética de cerebro y espalda, que tuve que hacer en privado, a mi costa, porque el tiempos fueron muy largos. Gracias a Dios, no hubo heridos.

Entonces, ¿qué te dijeron?
Hablaron de polineuritis, luego me explicaron que la vaina de mielina que cubre los nervios de mi espalda y piernas estaba quemada. Tuve que tomar un tratamiento a base de cortisona y las quemaduras desaparecieron lentamente. El problema es que la fiebre persiste; los glóbulos blancos estaban altos, aunque el hemocultivo había fallado. Hice hospital de día en el departamento de enfermedades infecciosas, donde me revisaron de todo y más: desde enfermedades infecciosas hasta autoinmunes, marcadores tumorales, reumatest, etc. No encontraron nada, pero tengo una ESR y una PCR altas.

La suya es una historia increíble. Pero no es el único y tampoco es raro.


Después de que hice el video, hubo muchas personas que se comunicaron conmigo para pedirme ayuda, porque estaban enfermas. Todo lo que hago es dar el número de los médicos que se han puesto a disposición para ayudarme. Algunos de estos médicos me han dicho que podría ser una inflamación de los capilares, causada por la proteína del pico, pero aún no hay nada seguro. Ahora tomaré este camino.

¿Como estas ahora?
Además de la fiebre, siempre se me pone la piel de gallina en las piernas y siento escalofríos; justo cuando siento el escalofrío en mi columna vertebral. Pero si me toca las mejillas, los brazos, ardo.

Sin embargo, sus problemas no han terminado y no solo desde el punto de vista de la salud.
En el HUB de vacunación me dijeron que el ciclo de vacunación terminó con la exención, pero no me pueden dar el pase verde porque no tengo dos dosis de la vacuna. Entonces, en el número 1500, después de horas de espera, me ofrecen la segunda dosis con Pfizer o Moderna.

Cómo ha cambiado tu vida?
Declaro que ya nadie me toca. Ya he dado de sobra: si lo hiciera Covid ya me había apresurado. Además, todavía no sé qué pasó en mi cuerpo, qué le pusieron. Moraleja de la historia: No podré ir a trabajar y me suspenderán. Esta fue la gota que colmó el vaso; y así decidí: ahora hablo. Estaba en perfecto estado de salud y luego, por culpa de ellos, ya no podía conducir, no podía manejar a mis hijos, no podía caminar y ahora ni siquiera puedo ir a trabajar.

¿Cómo te sentiste del mundo médico?
En la sala de emergencias, apenas dije la palabra “Astrazeneca”, hubo médicos que se fueron; que no podía irse, fingían no oír. Nadie que me diga: sí, es posible que sea un problema relacionado con la vacuna. Para mi ahora ex médico de cabecera, el problema estaba en mi cabeza, porque las vacunas son seguras. Esto al menos en marzo; tal vez ahora alguien esté empezando a escuchar.

¿Tus colegas?
A nivel de compañeros y amigos, tuve la máxima solidaridad. Cualquiera que me conozca sabe que no exagero y que no estoy obsesionado con la salud. Muchos, después de visitarme, no tomaron la segunda dosis porque estaban impresionados con mi condición.
Daniele : Ayer me llamó otra profesora muy joven, que se incorporó a Pfizer tras la obligación del pase verde para profesores, y ahora tiene miocarditis. Pero nadie le cree. Y ella también, si no completa el ciclo de vacunación, se quedará en casa. Aquí todo explotó de verdad.

Finalmente, Alessia, ¿te gustaría hacer un llamamiento a las personas que como ella han tenido reacciones graves después de la vacunación oa los médicos que ven estas cosas todo el tiempo, para que se presenten?
Quien está enfermo, debe hablar. Necesitamos tener médicos que estudien estos efectos adversos y comiencen a echarnos una mano. También porque estos son los efectos, hablo por mí mismo, de los primeros cinco meses: pero ¿qué sabemos de lo que sucederá después? Todas las personas enfermas deben hablar. Esperé algún tiempo, en parte por vergüenza, en parte porque pensé que yo era el desafortunado. Pero desde el domingo hasta hoy, he recibido más de mil mensajes de personas que están terriblemente enfermas. Como los médicos no nos escuchan, no denuncien, pongan su cara en ello, como yo hice. Lo último que hubiera hecho en mi vida es un video público; pero estoy desesperado. Si todos lo hacemos, empezarán a considerarnos. Ya no podrán decir que los efectos secundarios son inexistentes. Te daré un ejemplo.

Por favor.
Tenía un amigo que tenía dos derrames cerebrales. Recibió la vacuna el 2 de marzo: dos días después tuvo su primer derrame cerebral; el otro ocurrió en junio. Le dije: habla de eso; pero lo dejó ir, como si las cosas no pudieran cambiarse de todos modos. Nunca ha sido como este año, de jóvenes que mueren mientras duermen a causa de una “enfermedad”, o de accidentes de tráfico debido a una “enfermedad”.

 

Por LUISELLA SCROSATI.

Sábado 14 de agosto de 2021.

ROMA, Italia.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *