Un verdadero conspirador, detrás del Juicio del Vaticano contra un cardenal: Alberto Perlasca

ACNagosto 8, 2021

Cualquiera que haya visto la clásica película de la mafia “Goodfellas” sabe que el personaje central, interpretado brillantemente por Ray Liotta, vive la vida al máximo hasta que todo se derrumba y él es arrestado. Luego hace lo que haría cualquier matón que se precie: se voltea, se convierte en el testigo estrella de la acusación y luego cobra vida en la protección de testigos en lugar de tras las rejas.

Tarde o temprano, se escribirá un guión de este tipo sobre la estafa inmobiliaria de 400 millones de dólares en Londres en el corazón del exitoso juicio del Vaticano, con un cardenal en funciones y un elenco de personajes sombríos directamente del reparto central de Hollywood. (¿Quizás podrían llamarlo “Holyfellas”?) Cuando lo es, el Henry Hill de la historia tiene que ser el italiano Monseñor Alberto Perlasca, el conspirador convertido en informante que no enfrenta cargos pero que sin embargo está en el corazón de la historia.

El lío actual se centra en la venta de un antiguo almacén de Harrod’s en el elegante barrio londinense de Chelsea, cuya conversión en apartamentos de lujo para la Secretaría de Estado del Vaticano fue realizada por el financiero italiano Raffaele Mincione, uno de los exgerentes de inversiones de la Secretaría de Estado. El primer hombre en ser arrestado, en junio de 2020, fue otro financiero italiano laico, Gianluigi Torzi, que había sido contratado por la Secretaría de Estado para negociar la etapa final de la venta del edificio a pesar de sus conexiones comerciales con Mincione.

En esta historia, Perlasca es básicamente Henry Hill de “Goodfellas” hasta la empuñadura, si me perdonan la expresión, con la única advertencia de que no esperó a que lo arrestaran para convertir las pruebas del estado. Durante la audiencia de apertura del juicio el 27 de julio, los fiscales enfatizaron que Perlasca no se había convertido en informante bajo coacción, porque se ofreció como voluntario antes de ser interrogado formalmente como sospechoso. Esa es una distinción sin diferencia, sin embargo, porque Perlasca obviamente vio la escritura en la pared y se adelantó al juego.

Así es como un libro reciente de dos periodistas de investigación italianos describió a Perlasca, de 59 años, quien durante diez años se desempeñó como el hombre del dinero dentro de la Secretaría de Estado del Vaticano, su departamento administrativo más poderoso.

Perlasca, según los periodistas Mauro Gerevini y Fabrizio Massaro, “carece de competencia específica, en sobre su cabeza cuando no de mala fe, siempre en el límite entre los intereses del alma y los de la billetera, capaz de masajear un balance”. con la misma facilidad con la que frota un rosario ”.

Desde el comienzo de la investigación de Londres, quedó claro que Perlasca, que participó en el trato en todas las etapas, tenía que ser un objetivo clave de la fiscalía. Eso parecía confirmado en agosto de 2019, cuando el Papa Francisco destituyó a Perlasca de su cargo en la Secretaría de Estado y lo transfirió a un puesto inventado en la Signatura Apostólica, lejos de los poderes del bolsillo.

Perlasca fue entrevistado por primera vez por los fiscales del Vaticano en abril de 2020 y solo dio respuestas anodinas, lo que cabría esperar de un soldado leal. Para agosto, sin embargo, claramente había reconsiderado su situación, porque volvió con los fiscales y se ofreció como voluntario para ser entrevistado nuevamente, que fue cuando comenzó a brindar información mucho más detallada.

Desde entonces, ha emprendido una especie de ofensiva de relaciones públicas.

En junio, Perlasca concedió una entrevista en la que parecía atribuir la culpa del acuerdo de Londres a otras dos figuras de la Secretaría de Estado: Fabrizio Tirabassi, un laico que era un colaborador cercano de Becciu, y Enrico Crasso, consultor financiero de larga data de la Secretaría de Estado.

Luego, en julio, el verdadero éxito de taquilla cayó cuando el testimonio de Perlasca a los fiscales del Vaticano se hizo público. En él, no solo culpó directamente a los pies de Becciu, sino que se describió a sí mismo casi como una víctima de abuso del prelado de 73 años de Cerdeña.

Es la técnica que usan los depredadores para insinuarse subrepticiamente, a través de las emociones, en el alma de sus víctimas”, dijo.

Becciu, quien ha mantenido vigorosamente su inocencia, anunció de inmediato una demanda por difamación de carácter.

Luego, el viernes pasado, se produjo otro giro de la trama en este clásico caldero romano: un informe sensacional en el diario italiano La Repubblica que afirmaba divulgar el contenido de un expediente secreto presuntamente entregado por el arzobispo venezolano Edgar Peña Parra, sucesor de Becciu como jefe de gabinete del Papa y su instrumento de reforma cuidadosamente seleccionado en la Secretaría de Estado, a los fiscales en el caso de Londres.

A la manera típica del periodismo italiano, Repubblica no dijo dónde obtuvieron el expediente o cómo lo habían autenticado y, hasta ahora, los portavoces del Vaticano no han respondido a las solicitudes de confirmación.

En el expediente, Peña Parra describe supuestamente una estrategia cuidadosa dentro de la Secretaría de Estado para presionar a los superiores, como él, para que tomen decisiones apresuradas que sirvan a los intereses de una camarilla de la vieja guardia y sus aliados en las finanzas italianas. También supuestamente describe a Perlasca como el eje de esa estrategia.

“En las reuniones diarias con Monseñor Perlasca”, supuestamente escribió Peña Parra, “él me proporcionaba solo información parcial o incompleta en respuesta a mis solicitudes de explicación, que por lo general se limitaban a los esfuerzos para justificar lo que ya estaba en marcha”.

Entonces, un gran dilema para los jueces en el juicio se reduce a esto: ¿Qué se puede pensar de monseñor Alberto Perlasca?

¿Es él, como a veces parecen sugerir Gerevini y Massaro, algo así como un ingenuo fácilmente manipulado por actores más inteligentes en el drama? 

¿Es él, como el mismo Perlasca quiere que creamos, víctima de asesores corruptos y un jefe depredador?

 ¿O era él, como afirma el presunto expediente de Peña Parra, un conspirador clave en un patrón de encubrimiento, demora y desvío, sugiriendo, tal vez, que solo está cooperando ahora para salvar su propio pellejo?

Evaluar la credibilidad del testimonio de Perlasca depende de cuál de esas versiones del hombre, o alguna otra, los jueces encuentran más creíble. El drama del juicio, lo que los italianos llaman irónicamente el “Juicio Final” del Papa Francisco, puede reducirse a esperar a que el verdadero Alberto Perlasca se ponga de pie.

 

John Allen.

ROMA, Italia.

CRUX.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *