VIDA Y FAMILIAPatrona de ciegos físicos y los «ciegos del alma», la madre Madre Czacka será beata; también el cardenal Wyszyński

ACNagosto 5, 2021

«Creo que la Madre Czacka podría ser ciertamente la patrona de los discapacitados visuales, de los que experimentan el drama del sufrimiento, pero quizás también de todos los que tienen problemas para ver lo más importante, de los que buscan la verdad, de los que buscan a Dios, de quienes pueden ver con sus ojos pero cuyas almas que necesitan luz»

En una entrevista para el semanario Echo Katolickie, la Hna. Alberta Chorazczewska, de la Congregación de las Hermanas Franciscanas Siervas de la Cruz, coautora de la Positio en el proceso de beatificación de la Madre Elżbieta Róża Czacka contó detalles de la próxima beata. La beatificación del cardenal Stefan Wyszyński y de la Madre Róża María Czacka está prevista para el 12 de septiembre de este año. Tendrá lugar en el Templo de la Divina Providencia de Varsovia.

Aunque desde la perspectiva humana la pérdida de la vista a los 22 años es una tragedia, para Róża Czacka fue la gracia de Dios sobre la que construyó su gran obra. Se convirtió no sólo en una pionera de los métodos modernos de educación y asistencia a los ciegos en Polonia, sino también en una persona que, basando su vida totalmente en Dios, influyó en muchas personas.

Róża Czacka nació en el seno de una familia aristocrática el 22 de octubre de 1876, en Biala Cerkiew (actual Ucrania). «Los valores profesados en la familia y transmitidos de generación en generación se convirtieron en el fundamento natural sobre el que maduró la fe y la personalidad de Róża Czacka, la futura Madre Elżbieta», destacó la hermana Alberta Chorążyczewska.

Róża Czacka tenía problemas de vista desde su infancia. Una desafortunada caída de un caballo contribuyó a su pérdida total. Su oftalmólogo le dijo: «No se deje llevar por ninguna celebridad extranjera, porque aquí ya no hay nada que hacer, el estado de su vista no tiene remedio». Y añadió otra frase importante: «Ocúpense de los ciegos en Polonia, porque hay muchos y nadie se ocupa de ellos. Usted tiene estas posibilidades». Estas palabras despertaron en Róża el deseo de ayudar a los ciegos.

Durante 10 años, la condesa Róża viajó por Europa, donde adquirió conocimientos en centros para ciegos. Al principio, ayudaba a las personas que encontraba en los hospitales. En 1910, fundó la primera institución para niñas ciegas. En 1910, fundó la Sociedad para el Cuidado de los Ciegos, cuyos estatutos fueron aprobados por las autoridades zaristas en mayo de 1911. «Róża intentó convencer a la sociedad de que un ciego educado podía ser un ciudadano valioso, y también aseguró a los propios ciegos que eran capaces de trabajar de forma independiente. Y aunque la vida le deparó experiencias muy dolorosas, sorprendió a quienes la rodeaban con su alegría y amabilidad. Traspasó las fronteras de lo imposible, rompió estereotipos y creó cosas nuevas», dijo la hermana Alberta.

En 1915. Róża fue a visitar a su hermano en Wołyń. La guerra la detuvo allí. Decidió quedarse en Zhytomyr y pasó allí 3 años. Comenzó un noviciado solitario en la Tercera Orden de San Francisco, dejando las costumbres que tenía como condesa. Después de un año, emitió sus primeros votos y luego los votos perpetuos, tomando el hábito franciscano y el nombre de Elżbieta. Regresó a Varsovia. Pronto, vivió entre los ciegos. Sor Elżbieta emprendió gestiones en la curia de Varsovia para abrir una capilla en la institución y obtener el permiso para establecer una congregación religiosa. «Como condesa ya había sido acogida aquí, pero como monja ciega, la trataban como una intrusa. ‘Una mujer ciega quería fundar una orden religiosa’, dijo un miembro de la Curia. Gracias a su humildad y perseverancia, pronto recibió el permiso verbal del cardenal Kakowski para recibir candidatas a la nueva congregación. El 1 de diciembre de 1918 se considera la fecha de fundación de la Congregación de las Hermanas Franciscanas Siervas de la Cruz, cuyo carisma es servir a los ciegos de cuerpo y alma y compensar la ceguera espiritual del mundo», explica Sor Alberta.

En 1922, gracias a una donación de tres acres de terreno baldío en Laski, la Madre Elżbieta comenzó a construir un centro para ciegos. Como señaló la Hna. Alberta, «hoy Laski tiene unos 80 hm2 de terreno; escuelas primarias, secundarias y postsecundarias, internados, bibliotecas, un jardín de infancia y una casa de retiros».

El 25 de septiembre de 1939, durante el bombardeo de Varsovia, la Madre Elisabeth resultó gravemente herida y la operación para extirparle el ojo se realizó sin anestesia. Sin embargo, pronto regresó a Laski y dirigió la institución durante toda la guerra, apoyando a las unidades de Kampinos del Ejército Nacional y el Alzamiento de Varsovia. Después del 1945, supervisó la reconstrucción de Laski. En 1950, entregó el gobierno de la Congregación a su sucesor. Después de eso, apoyó la obra con la oración y el sufrimiento. Murió el 15 de mayo de 1961 en la fama de santidad. Para ella, la discapacidad no se convirtió en un obstáculo, no la quebró, sino que fue el comienzo de una vida más plena. Para muchos, la Madre Czacka se convirtió en una guía espiritual.

El cardenal Stefan Wyszyński y la madre Elżbieta Czacka eran amigos. A partir de su primera visita a Laski, el padre Wyszynski se involucró en muchos de los emprendimientos del lugar. Tuvo la oportunidad de observar el ministerio del padre Kornilowicz -guardián espiritual y cocreador del centro- y de la madre Elżbieta Czacka. Sus recuerdos arrojan una valiosa luz sobre la persona de la madre Czacka, fallecida el 15 de mayo de 1961. Su funeral fue presidido por el Primado Stefan Wyszyński.

 

Echo Katolickie / Family News Service

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *