CULTURA RELIGIOSACon retraso de 3 meses, el Vaticano dicta nuevas normas a Universidades católicas: no más de 30% de clases on line

ACNagosto 3, 2021

La Congregación para la Educación Católica del Vaticano, dirigida por el cardenal Giuseppe Versaldi, quiere fomentar el uso de Internet para los estudios eclesiásticos, en distintas modalidades, pero sin que las horas de clase online superen el 30% de la carrera o diplomatura.

Para ello, Educación Católica ha publicado una instrucción de aplicación en todos los centros universitarios católicos del mundo. Con fecha de 13 de mayo, pero difundida el lunes 2 de agosto, el documento reconoce que debido al coronavirus la enseñanza no presencial no ha dejado de crecer. Recuerda que ya en 2017 la Constitución Apostólica Veritatis Gaudium, del Papa Francisco, señalaba que “una parte de los cursos pueden ser impartidos en la modalidad de enseñanza a distancia“.

La Congregación anima ahora a las universidades de la Iglesia “a dotarse más adecuadamente de las nuevas tecnologías” y también a colaborar entre ellas y llegar a aquellos que tienen más difícil la formación presencial (contemplativos, misioneros, presos, etc…)

Pero para los títulos universitarios oficiales de carreras eclesiásticas pone límites a las enseñanzas online.

Dentro de los grados canónicos, en Bachillerato (primer ciclo), el documento precisa que “no se permite la modalidad de enseñanza a distancia” para las disciplinas obligatorias, las ejercitaciones y seminarios, “por considerarse el fundamento introductorio de las ciencias eclesiásticas y del método científico”, a excepción de las disciplinas libres u opcionales para las que se permite cursar a distancia un máximo del 30% del número de los créditos.

En el caso de la Licenciatura (segundo ciclo), las nuevas normas permiten que las facultades eclesiásticas elaboren planes de estudio en los que un 30% del número de los créditos formativos comparables/ECTS de las disciplinas obligatorias u opcionales sean impartidos en la modalidad de enseñanza a distancia, bajo un régimen de tutoría personalizado, “por considerarse un ciclo de profundización”. En todo caso, los seminarios serán siempre en la modalidad presencial.

Atendiendo al Doctorado (tercer ciclo), la instrucción precisa que una parte de los créditos formativos puede ser impartida en la modalidad de enseñanza a distancia, “por considerarse un ciclo en el que se expresa la madurez científica del alumno”. Mientras, en otros títulos, se permite la enseñanza a distancia de las disciplinas.

Educación Católica exige que, aunque la enseñanza sea a distancia, “se incluya la constante y sincera relación con el profesor, el tutor, entre los estudiantes y con la dirección académica”.

Sobre la evaluación, de acuerdo con las nuevas normas, en los grados canónicos, la evaluación final será mediante la supervisión de un profesor en el lugar del examen al que acude físicamente el alumno; y en los otros títulos, se mantiene la evaluación final presencial según la modalidad de didáctica mixta.

Además, la Congregación precisa que la enseñanza a distancia deberá basarse en una plataforma telemática que ofrezca al profesor y al alumno la posibilidad de dar una lección presencial online (es decir, el profesor imparte clase con alumnos en el aula, aunque otros alumnos puedan seguir al grupo desde Internet); la interacción con el profesor; la interacción con el tutor que resuelve las dudas y la interacción con otros estudiantes de la misma asignatura.

La plataforma, según se indica, debe garantizar la protección de datos personales y académicos, la adecuada identificación de los intervinientes y de mecanismos de comprobación de pruebas escritas o exámenes de la evaluación continua, así como la verificación de la originalidad de los textos escritos, a través de programas antiplagio.

Se invita a las universidades a “ofrecer formas de ayuda económica o de exención hacia aquellos que provienen de las periferias humanas o que, igualmente, manifiesten condiciones comprobadas de necesidad”.

La presente instrucción entrará en vigor el primer día del año académico 2021-2022 o del año académico 2022, según el calendario académico de las distintas regiones.

 

ReL.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *