VIDA Y FAMILIARetroceso a la barbarie que el Parlamento Europeo reclame un «derecho humano» al aborto: cardenal Müller

ACNagosto 2, 2021

El cardenal Gerhard Müller ha concedido una sustanciosa entrevista al periodista Lothar C. Rilinger (CNADeutsch) en la que analiza la deriva de Europa y del resto de países del mundo que están aprobando leyes inicuas, poniendo especial énfasis en las que legalizan la eutanasia y el suicidio asistido y liberalizan aún más el aborto.

El derecho a la vida se considera un derecho humano –como un derecho que todos también consideran fundamental– y, en última instancia, pertenece a todos, al menos teóricamente. Los seres humanos no nacidos, incluso si fueran capaces de hacerlo, no siempre pueden invocar este derecho; sólo se les concede de forma selectiva, sólo si la madre está de acuerdo.

Esta retirada del derecho humano a la vida se manifiesta no solo en la ley del aborto. Esta restricción legal del derecho se está discutiendo también en relación con la asistencia activa en la muerte (ndr:eutanasia/suicidio asistido), y esta restricción ya se ha convertido en una realidad legal en varios países europeos. Mientras que después de la última Guerra Mundial todavía existía un tabú generalmente aceptado contra el debate sobre la legalización de la matanza en el marco de la asistencia activa para morir,el debate ético se desarrolló paulatinamente y ahora incluye la legalización del asesinato por parte de terceros, si alguien lo desea. La dimensión ética y la relevancia de este debate son inmensas.

Por esta razón, el cardenal Gerhard Müller ha querido hacer público sobre su punto de vista sobre cómo la asistencia activa a la muerte debe clasificarse ética y legalmente.

¿Es el derecho humano a la vida asignado a los seres humanos por una élite política, o este derecho es intrínsecamente inherente a todo ser humano, nacido o no nacido?

Todo ser humano es concebido y nacido de su padre y su madre. Procede de su poder generativo corporal y –esperamos y rezamos– se encuentra con padres y familiares que lo acogen llenos de amor y respeto y le transmiten así una confianza primordial en la bondad del ser. El estado es solo la forma organizativa de la vida social, pero no es el creador de la vida, y mucho menos el dueño y señor de los habitantes de su territorio. Somos ciudadanos libres, no vasallos de potentados y esclavos en los lugares de trabajo.

Cualquier estado pervierte su limitada autoridad en cuestiones relativas al bien común, si quienes guían su destino se comportan como tiranos y se adoran a sí mismos como dioses. Porque el Dios verdadero, como cree en él la tradición judeocristiana, es el Creador de la vida que garantiza generosamente la libertad. También establece la dignidad inalienable de cada ser humano individual al predestinarlo a la salvación eterna. El tema de la dignidad humana no es una reflexión abstracta accesible sólo a los cerebros filosóficos más brillantes. Después de los crímenes atroces de los estados totalitarios –en el siglo XX, nada menos, que pretendía ser tan ilustrado– los padres y madres de la Constitución de la República Federal de Alemania formularon la dignidad inalienable de todo ser humano y los derechos humanos fundamentales como base de una democracia constitucional. Estos derechos fundamentales preceden a toda legislación positiva como estándar crítico.

Cualquier Estado y cualquier organización internacional que niegue y restrinja el derecho a la integridad física, que ya está consagrado en la naturaleza racional, corporal y social del hombre, y el derecho al libre albedrío y la libertad de conciencia en materia de religión. y la ética, se pervierte automáticamente en un sistema de injusticia. Los derechos fundamentales deben ser derivables de la naturaleza racional del hombre y no pueden ser decretados «desde arriba» de manera positivista y arbitraria por la autoridad gubernamental a través de una decisión mayoritaria o los dictados de una oligarquía gobernante. La «clase político-mediática» no puede prescribir lo que los filósofos tienen que pensar y lo que los fieles pueden profesar, ya no. Además, las sutiles presiones para ajustarse a las propias convicciones y opiniones sobre religión, espiritualidad,y la vida moral evocan el peligro de una dictadura totalitaria con trajes modernos. Esto es cierto también para los países de Europa o de la Unión Europea, que erróneamente concluyen de su autocomprensión como democracias parlamentarias que pueden restringir o incluso abolir los derechos fundamentales mediante decisiones mayoritarias. Por mencionar un ejemplo aterrador: es y sigue siendo un crimen de lesa humanidad cuando las agencias gubernamentales privan a los padres de su derecho natural a cuidar a sus hijos, solo porque prudentemente no aceptan ciertas medidas individualmente discutibles en la crisis del Covid-19.

El quinto mandamiento prohíbe matar. No obstante, ¿en qué condiciones podría justificarse quitar la vida de seres humanos?

El Decálogo bíblico refleja la fe de Israel en Dios, Creador de la vida y liberador de la esclavitud inhumana. Pero los requisitos de los «Diez Mandamientos» son comprensibles para todo ser humano razonable como la ley moral natural, porque lo contrario significaría el colapso de toda la humanidad. Sin estos principios terminamos con «la fuerza hace el derecho», es decir, el triunfo del poder sobre la bondad o el sometimiento de la verdad a las mentiras de la propaganda.

La práctica legal histórica de la pena de muerte se basó en la verdad de que alguien pierde el derecho a su propia vida solo si asesina libre y conscientemente a otro ser humano por motivos viles o si maliciosamente pone a la comunidad en peligro de muerte, por ejemplo. a través de un acto de alta traición. Sin embargo, sabemos muy bien cómo se explotó la pena de muerte millones de veces para afirmar el poder e intimidar. Además, los miles y miles de errores judiciales y asesinatos judiciales cometidos contra seres humanos inocentes han hecho que la pena de muerte sea obsoleta en los estados constitucionales democráticos modernos, gracias a Dios.

En el caso de la autodefensa, el propio atacante tiene la culpa si muere, porque al amenazar a un ser humano inocente arriesgó inmoralmente su propia vida. Sin embargo, un caso extremo debe evaluarse en términos de principios morales; no se puede utilizar al revés para relativizar la prohibición general de matar. El difícil dilema del embarazo, cuando la vida del niño supuestamente entra en conflicto con la vida de la madre, no puede resolverse apelando al derecho moral a la autodefensa, sino sólo en términos del amor de una madre a la que sólo Dios puede ayudar.

El acto de matar una vida humana nunca puede emprenderse sin un conflicto moral. Para sortear este dilema, el filósofo australiano Peter Singer sugirió hacer una distinción entre un ser humano per se y una persona. Según esta teoría, el derecho humano a la vida no debería estar vinculado a la mera humanidad –él clasifica la vida de un ser humano recién nacido como menos valiosa que la vida de un cerdo, un perro o un chimpancé– y, en consecuencia, debería pertenecer sólo a seres humanos que pueden ejercer la racionalidad, la autonomía y la conciencia de sí mismos y, por tanto, deben ser considerados personas. ¿Puede aceptar esta distinción?

Estos «filósofos» con sus preferencias por los cerdos, los perros y los chimpancés no son confiables simplemente porque aplican sus principios insanos y misantrópicos solo a los demás, pero no a ellos mismos. Una madre que, después de un parto exitoso, abraza a su hijo en sus brazos, según esa lógica, estaría moralmente en un nivel más bajo que una amante de los perros que deja que su amigo de cuatro patas le lama la cara. Ver a una mujer embarazada o un niño recién nacido en su cuna despierta en todo ser humano psicológicamente normal un gozoso asombro ante el milagro de la vida y, además, produce más hormonas de felicidad que ver una manada de cerdos gruñendo o una manada de monos gritando.

Racionalidad, autonomía, autoconciencia, inteligencia, talento son, por un lado, disposiciones naturales en cada ser humano individual, pero por otro lado son cualidades innatas o adquiridas que son y pueden desarrollarse en los seres humanos individuales en diversos grados. Cualquier ordenador tiene una mejor capacidad de cálculo a fuerza de «inteligencia artificial». Sin embargo, no es un ser vivo, y ciertamente no es un ser humano dotado de mente y moralmente responsable de sus acciones y omisiones, cuya particularidad individual llamamos «persona». Por cierto, la definición del concepto de persona se remonta a Boecio, un verdadero filósofo arruinado por intrigas políticas. Theoderich, el rey de los godos, lo hizo ejecutar brutalmente alrededor del año 524 ó 526 por alta traición. Desde Sócrates, el poder ha estado en guerra con el intelecto.

¿Se comporta el hombre como un dios cuando en su arrogancia –como lo expresó Robert Spaemann– se aparta de la comunión de las criaturas con todos los seres vivos de la tierra mediante la asistencia activa para morir?

La frase «asistencia activa para morir» suena muy agradable, útil y empática. La eutanasia es un eufemismo que sugiere una «buena muerte» que nos libera de nuestros dolores y miedos y, en general, de los tormentos de la existencia terrena, y también de la necesidad de afrontar nuestra incertidumbre. La ayuda verdaderamente filantrópica para un moribundo es respetar su dignidad como ser humano en la última etapa de la vida, animarlo en su ansiedad. Un compañero creyente lo consolará con la esperanza de que nuestro Creador no nos deja solos, ni siquiera en la muerte y después de ella. Dios nos concede paz y un hogar en eterna comunión con ÉL. Todas las personas moribundas deberían poder disponer de un alivio médico del dolor. El acompañamiento emocional a través del cuidado amoroso de sus familiares y el acompañamiento espiritual de los agentes de pastoral son más demandados que una solución aparente a través de la tecnología, simplemente apagando la luz de la vida,es decir, matar al paciente a sabiendas y deliberadamente. Ese es el peor ataque a su dignidad, porque le dice que él no existe por sí mismo y que no es amado por nosotros como persona, sino solo en la medida en que es útil a la sociedad. Le permite saber que lo están desechando como material usado. E insidiosamente incluso se espera que dé su consentimiento suicida para dejar de ser una carga innecesaria para sus semejantes.

Las siguientes preguntas y respuestas son sobre las leyes actuales en Alemania.

¿Podría la despenalización del aborto durante los primeros tres meses y después del periodo de reflexión, tener consecuencias para el tratamiento legal adicional del derecho a la vida y servir para restringir el derecho a la vida de los seres humanos que nacen? Dado que, en última instancia, todos los cambios en la ley surgen de pequeños comienzos, de cambios insignificantes en ciertos énfasis, ¿podría conducir a una reevaluación del derecho a la vida?

Matar a un ser humano en el vientre de su madre es un crimen horrible contra la dignidad de este ser humano en su irrepetible singularidad. El hecho de que se encuentre en las fases iniciales de su desarrollo corporal no cambia de ninguna manera su existencia como ser humano individual. Si una mayoría de diputados en el Parlamento Europeo – pervirtiendo diabólicamente el concepto – reclama un «derecho humano» al aborto y trata de criminalizar a los defensores del derecho a la vida de todo ser humano – y precisamente del niño en el seno materno también – entonces esto no es más que un retroceso público hacia la barbarie. Estamos hablando del peor ataque suicida posible del Estado constitucional sobre sí mismo.

En Alemania, algunas personas han cedido a la ilusión de que el estado puede cumplir con su responsabilidad con el derecho irrestricto a la vida de los niños en el útero incluso sin ley penal. La práctica actual se burla de tales ilusiones. Sobre todo, se ha deslizado un sentido falso en el sentido de que un acto es injusto sólo si es castigado por la ley. Lo que está permitido también parece ser justo. Ahora bien, el orden jurídico no es idéntico a la ética. Sin embargo, los dos órdenes tampoco deben estar uno al lado del otro sin ninguna relación. De lo contrario, la ley se convierte en arbitrariedad y la moralidad se convierte en un asunto privado.

¿No debería la discusión sobre la legalización de la asistencia activa para morir –como ha exigido el abogado constitucionalista Ernst-Wolfgang Böckenförde– tomar en consideración también las fuerzas que existen antes de la ley y se encuentran en la religión?

La legislación positiva en leyes estatales cambiantes y la correspondiente administración de justicia deben estar precedidas de una conciencia moral que las apoye. Incluso las leyes positivas no siempre se pueden aplicar de manera formalista. Dependiendo de las circunstancias, también hay excepciones. Cuando un peatón cruza la calle con un semáforo en rojo, el conductor de un automóvil que tiene un semáforo en verde no puede insistir en su derecho y poner en peligro al peatón. En otras palabras: nadie tiene derecho a desconectar su razón moral y apelar a su derecho formal o incluso a alegar la necesidad de seguir órdenes, solo para evitar la responsabilidad por las consecuencias negativas de sus acciones. Incluso si la ley ordena a un médico europeo que practique un aborto, él es tan responsable de la muerte del niño como lo es su colega en China de la «sustracción» de órganos ordenada por el gobierno.

¿Pueden citarse consideraciones utilitarias, que podrían ser razones puramente financieras, para justificar el suicidio asistido?

La «asistencia para morir» o el suicidio asistido gestionados comercialmente no son más que un grave delito contra la dignidad y la vida de una persona humana, por mucho que se blanqueen y «vendan» (en el peor sentido de la palabra) como un buena acción.

En algunos países europeos se ha legalizado el suicidio asistido. ¿Puede compartir la opinión del autor francés Michel Houellebecq, quien declaró que un estado que legaliza la eutanasia ha perdido todo respeto, por lo que debe ser disuelto para dar cabida a otro sistema?

Sí. Sin más preámbulos, puedo estar de acuerdo con él. No es el único pensador que, incluso sin referirse explícitamente a Dios en el sentido judío y cristiano, ve que los cimientos de la cultura europea de la razón y la humanidad están hoy en peligro. Con su programa de descristianización sistemática, los de la nomenklatura político-mediática [miembros de la clase dominante] firman su propia sentencia de muerte para la Europa que pretenden representar.

Sólo un poderoso renacimiento de la verdad sobre la dignidad inalienable que pertenece incondicionalmente por naturaleza a cada ser humano individual puede salvarnos del desastre abismal de una dictadura orwelliana de poder desnudo y sin sentido y de cálculo utilitario amoral: los sistemas fascistas y estalinista en el siglo XX fueron sólo horribles anticipos. Pero cuando nuestros vecinos del Este fueron brutalmente oprimidos por los tres estados absolutistas Rusia, Prusia y Austria, y luego por la Unión Soviética y la Alemania nazi, ¿qué cantaron? «Polonia aún no está perdida, mientras estemos vivos …»

Los creyentes saben que desde tiempos inmemoriales los enemigos del pueblo de Dios han puesto su «confianza en carros y caballos» (ver Sal 20,7), y hoy lo ponen en el poder financiero de las élites y el lavado de cerebro para las masas. Pero, contrariamente a todos los cálculos terrenales, «invocaremos el nombre del Señor nuestro Dios». A Él clama el salmista: «sálvame de la boca del león, libra mi pobre existencia de los cuernos de los búfalos.» (Sal 22, 21).

 

CNAd/CWR/InfoCatólica.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *