CULTURA RELIGIOSAEuropaIGLESIA EN MOVIMIENTO«Todo puede ser ocasión de encuentro con Jesús»: monseñor Fernando Ocáriz en Zúrich (Suiza)

ACNjulio 31, 2021

Fernando Ocáriz ha estado en Zúrich (Suiza) del 27 al 30 de julio, donde ha mantenido varios encuentros de carácter pastoral con personas del Opus Dei. Además, ha podido visitar la tumba de Toni Zweifel, ingeniero en proceso de beatificación que fue fiel de la Prelatura.

En su visita pastoral a Zúrich, Mons. Ocáriz ha centrado su mensaje en torno a tres cuestiones: el espíritu de familia en la Obra, la oración y la alegría. Además, ha pedido que se rece vivamente por el Papa y por la Iglesia.

La vocación al Opus Dei, ha dicho, es “una misión omnicomprensiva que conlleva la responsabilidad de ser apóstoles siempre, en el trabajo, en el descanso, en la familia, en la Universidad…”. Para los fieles, “todo el día es Opus Dei” puesto que, ofreciendo el día a día a Dios, “todo es ocasión de encuentro con Jesucristo y todo puede transformarse en oración”.

En los distintos encuentros han participado principalmente fieles casados y cooperadores, que han transmitido a Mons. Ocáriz alegrías, anécdotas y también contrariedades a las que se enfrentan, especialmente en tiempos de pandemia, como enfermedades o situaciones familiares complicadas.

El Prelado ha destacado la necesidad de que toda circunstancia de nuestra vida esté “impregnada de alegría” también en las dificultades, porque “podemos ser felices con la fe” independientemente de las circunstancias. La fe, ha añadido Mons. Ocáriz, “es para estar contentos, pase lo que pase, por el Amor de Dios por nosotros”. Además, esto “nos ayuda a darnos a los demás y olvidarnos de nosotros mismos”.

En uno de los encuentros, Sara de 29 años explicó que acababa de regresar a Lugano, su ciudad natal, desde Madrid donde conoció y encontró la vocación al Opus Dei. Preguntó cómo podía mantener viva y constante la unión con el Señor y a la familia en un ambiente poco creyente. Mons. Ocáriz le animó a buscar la presencia de Dios, especialmente en la Eucaristía y en la oración, donde encontramos la fuerza para afrontar las dificultades también en entornos distintos.

Galà, rusa afincada en Zúrich le ha contado que está intentando acercar a sus amigas a la fe. “Una misión de todo cristiano es, efectivamente, ayudar a las personas a abrir el corazón a Dios, reforzando los lazos de amistad, escuchando de verdad a cada uno”. Además, le animó a sostener su empuje evangélico con la oración que “es el principal medio de apostolado”.

Una cooperadora del Opus Dei ha regalado al Prelado un saco de harina del molino que gestiona su hijo, quien provee de este alimento para producir las hostias que se utilizan en algunas iglesias del país y en los centros de la Obra.

Además, Mons. Ocáriz ha podido saludar a algunas personas enfermas y ha charlado por videoconferencia con una señora que cumplía 91 años, pidiéndole oraciones por el Papa Francisco y por los frutos de su viaje pastoral. También rezó unos momentos ante la tumba de Toni Zweifel, un ingeniero suizo que falleció con fama de santidad.


En Barcelona: «La sonrisa en el rostro lleva la alegría al alma» (25-27 julio)

 

Mons. Fernando Ocáriz aprovecha el verano para realizar varios viajes pastorales. La primera parada ha sido en Barcelona. El lunes 26 visitó la Basílica de la Merced por la mañana -como hizo san Josemaría en tantas ocasiones- y por la tarde tuvo dos encuentros con fieles de la prelatura del Opus Dei, con todas las medidas sanitarias necesarias.

En la basílica, el rector, el P. Fermín Delgado, saludó al prelado. Luego, acudieron juntos a rezar ante la Virgen y ante el bajorrelieve que se encuentra detrás el camarín, en el que se ve a san Josemaría rezando a los pies de la Merced.

Mons. Ocáriz dejó escritas estas palabras en el libro de firmas: “Con mucha alegría, he venido a rezar a nuestra Señora de la Merced, uniéndome a la oración y las intenciones con que rezó aquí san Josemaría”.

Por la tarde del lunes 26 de julio, mantuvo dos encuentros con fieles de la prelatura, muchos de ellos supernumerarias y supernumerarios. El tema principal del que habló fue la formación, recalcando que “todos estamos siempre en tiempo de formación” y explicó el porqué de su importancia: “La formación va dirigida a que cada vez en nuestra vida se haga realidad lo que decía san Josemaría, que lleguemos a ser Ipse Christus, el mismo Cristo. Pero Cristo, para nosotros, no sólo es un modelo exterior, sino que estando dentro de nosotros el Padre y el Espíritu Santo, llegará el momento en que seremos el mismo Cristo, tendremos los mismos sentimientos de Jesús, la misma manera de reaccionar ante las circunstancias diversas”.

Isabel, de Lleida, le contó que su marido había fallecido por el Covid al inicio de la pandemia. Fue muy rápido y en una etapa en que todo el mundo estaba confinado, pero se sintió muy acompañada por las oraciones de los fieles de la Prelatura. Mons Ocáriz comentó que estamos llamados a “ser niños ante Dios y fuertes ante las dificultades. Esto se consigue siendo almas de Eucaristía y almas de oración, y pidiendo luz en la dirección espiritual para tomar las decisiones sobre el propio camino cristiano”.

Elena, madre de seis niños, pidió consejo sobre la educación de los hijos en un entorno adverso. El prelado le sugirió “fortalecer la propia vida espiritual y evitar aislarlos. La solución es más bien formarlos más y mejor. Esto se logra con la amistad con los hijos: madres y padres, sed amigos de vuestros hijos. Educar no es solo dar pautas, sino transmitir el afecto y la propia experiencia. En eso consiste la amistad”.

“SER PACIENTES ES UNA FORMA DE AMAR A LAS PERSONAS”

Paco quiso saber cómo mantener el buen humor. “La fuente de nuestra alegría está en el Señor -recordó Mons. Ocáriz-. Hay algo que puede parecer pequeño y sin importancia, pero que es muy importante: la sonrisa. La sonrisa en el rostro lleva la alegría al alma”.

Inma quiso saber cómo animar a más personas a colaborar en iniciativas de impacto social. Mons. Ocáriz subrayó la importancia de la amistad para ayudar a la gente a soñar, “sobre todo con personas que no han tenido la ocasión de recibir formación cristiana. Hay que proponerles una amistad auténtica, verdadera, sin prisas. Como las plantas, las almas tienen su tiempo para madurar, para crecer. No se puede coger una planta recién salida de la tierra y tirar de ella hacia arriba para que crezca más rápidamente, porque entonces no se la hace crecer, sino que se la mata. La paciencia auténtica surge del afecto. Ser pacientes es una forma de amar a las personas”.

Rocío, madre de tres hijos adolescentes, preguntó cómo compaginar todas las ocupaciones de la jornada. “Nuestra vida no está hecha de compartimentos estancos: la vida espiritual, profesional, familiar, deportiva… No. Todo es lo mismo: cada momento es la vida de Cristo en nosotros”.

Un padre preguntó qué actitud tomar cuando los hijos se preguntan sobre la propia vocación cristiana: “En primer lugar hay que transmitir la experiencia propia y compartir la alegría de la vocación. A veces, cuando la vocación comporta el celibato puede surgir el miedo, pero el celibato no es renuncia, es don de Dios. También es don de Dios la vocación matrimonial, pero el don mejor para cada persona es lo que Dios le pide a cada uno y a cada una. Por eso, hay que estar abiertos y propiciar un discernimiento sincero y generoso”.

Al concluir su visita pastoral a Barcelona, el prelado viajó a Suiza, donde compartirá otros encuentros de catequesis con personas que participan en los medios de formación que ofrece el Opus Dei.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *