VIDA Y FAMILIAPretenden cambiar de sexo a niños y jóvenes con autismo

ACNjulio 30, 2021

Christian Wilton-King es un conferencista de Cardiff, Reino Unido, que se especializa en enseñar a adolescentes con trastornos del espectro autista. Hace un par de años fue agredido por unos comentarios, considerados irrespetuosos con las personas transgénero. , expresados ​​en un grupo privado en Facebook; luego fue corrido de la escuela de la que dependía y fue sometido a una investigación disciplinaria por parte del Comité de Fuerza Laboral Educativa (EWC ).

Posteriormente, Wilton-King fue “evaluado”, declarado “no culpable” y finalmente reinstalado en su puesto de trabajo, después de haber ofrecido disculpas si sus palabras podían ser equívocas por parte de algunos. Incluso hoy, sin embargo, el hombre no está del todo seguro de poder continuar su labor de maestro, teniendo que caminar sobre el siempre resbaladizo terreno de la discriminación indiscriminada.

La historia fue contada por el propio Wilton-King en un largo post aparecido en el sitio web Internet Transgender Trend, asociación sin fines de lucro fundada en 2015 para proteger a niños y adolescentes que padecen disforia de género, de tratamientos hormonales y tratamientos quirúrgicos invasivos que en cambio una determinada narración considera saludable para ellos.

Como se indica en la presentación en línea de la organización, Transgender Trend apoya firmemente “[…] los derechos de los niños a rechazar los estereotipos de género y a ser quienes realmente son sin discriminación, etiquetado o intervenciones médicas para ‘arreglarlos’. Creemos que todos los niños tienen derecho a pasar la pubertad y llegar a la edad adulta con su fertilidad intacta y que este es un derecho humano fundamental ”. Recientemente, la asociación jugó un papel importante, cuando el Tribunal Superior británico dio la posibilidad de “[…] intervenir en la revisión judicial Keira Bell contra Tavistock & Portman NHS Trust “.

Incluso recientemente ofreció su solidaridad a la maestra  Maya Forstater en los titulares por una disputa similar , ya que fue suspendida de sus trabajos por comentarios discriminatorios juzgados contra las personas transgénero y luego reintegrada,  .

Christian Wilton-King, sin embargo, da un paso más, gracias también a sus muchos años de experiencia en el campo de los trastornos del espectro autista, y suscita inquietantes dudas . En otras palabras, habría una tendencia, por parte de las asociaciones que promueven los derechos LGBT + y la presencia de temas relacionados con la “identidad de género” en las escuelas británicas, a empujar a los niños y niñas con autismo hacia una reflexión “de género “. , hasta “descubrir” una disforia de género en uno mismo y luego acudir a consultorios y estructuras médicas especializadas en cambio de sexo para adolescentes. Todo esto, a pesar de que el Departamento de Educación del Reino Unido recientemente frenó la influencia de tales grupos de defensa . en las escuelas.

El docente cita algunos datos significativos, incluido un estudio clínico autorizado de 2016 que informa que el porcentaje de personas que presentan rasgos o diagnósticos de autismo y que al mismo tiempo declaran incumplimiento de género, se encuentra entre el 15 y el 35%. También señala que casi la mitad de los pacientes de la Clínica Tavistock , que se especializa en brindar atención e intervenciones de transición de género a los adolescentes, también tienen rasgos o diagnósticos de autismo.

Queda por entender, en este punto, si efectivamente los jóvenes con autismo, que la Sociedad Nacional de Autismo define como ‘[…] una discapacidad del desarrollo que dura toda la vida y afecta la forma en que una persona se comunica y se relaciona con otras personas y cómo experimenta el mundo que la rodea, también tienen más probabilidades de tener disforia de género.

O, si más bien estos jóvenes son explotados, “alistados” de alguna manera en las filas de las personas transgénero , cuando en cambio se trataría simplemente de reconocer la dificultad de los niños y niñas autistas para entablar una relación con el mundo exterior y por tanto, entre sí, desde el momento en que las neuronas espejo del niño pequeño permiten la identificación con las figuras adultas del sexo masculino y femenino.

“Es una hipótesis que no se puede descartar”, dice Massimo Polledri, médico, neuropsiquiatra infantil. “Ciertamente hay una cierta tendencia de la ideología a apropiarse de la medicina para dar su propia interpretación de la realidad“.

«La psique humana, si queremos simplificarla, se compone de tres componentes principales: el dato neurobiológico y genético, el dato ambiental (que” esculpe “alrededor del 80% de las conexiones sinápticas), y finalmente el dato cultural-social. Como puedes imaginar, es un cóctel complejo y potencialmente explosivo ». El Dr. Polledri continúa: «En lo que respecta a las personas con trastornos del espectro autista, este equilibrio es particularmente delicado. El llamado funcionamiento autista implica déficits importante de la empatía, falta de identificación con el otro, con el exterior de uno mismo. No es difícil imaginar qué repercusiones puede tener en un ámbito -el de la sexualidad-, en el que la empatía, la respuesta adecuada a la necesidad del otro, el desciframiento de señales sociales tan difíciles para estas personas, es en cambio la base del relación “. “No es de extrañar que a los adolescentes autistas les resulte difícil reconocerse en una identidad precisa“, concluye.

Existe una importante contradicción en todo el razonamiento de quienes promueven decisiones irreversibles para estos niños, que con ello corren el riesgo de comprometer su fertilidad para siempre.

Como Wilton-King argumenta en su artículo , de hecho “El movimiento de la Neurodiversidad ha ido creciendo de manera constante desde su inicio a finales de los noventa, y tiene como objetivo cambiar la percepción pública del autismo, de una condición discapacitante a una variante neurológica Una forma de ser diferente pero válida, que exige aceptación de la sociedad y adaptación, más que tratamiento y cuidados ».

¿Por qué, entonces, no respetar la diversidad de niños autistas que pueden confundirse con respecto a su sexualidad, sin intervenir para “conformarlos”, esta vez sí, a estándares que deseen alinear con fuerza el cuerpo a las conductas, además de manera irreversible? ? Si la protección del “yo auténtico” es tan importante para todos, tan respetuosa, tan correcta, ¿por qué deberían cambiarse los cuerpos de estos niños?

Y por último, si un profesor de galés preparado y formado en estos temas, con larga experiencia en el campo, respetuoso de la inclusión de cada uno y de los más frágiles en particular, acaba en la picota por haber suscitado una simple duda preocupante, ¿qué ocurrirá también en nuestro País, en cuanto se apruebe una ley liberticida que quiere silenciar tales dudas?

 

Barbara Santambrogio
por Barbara Santambrogio.

IFAM.

 30/07/2021.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *