COVID-19El “Gran Reinicio”: gobierno australiano llama al ejército para enfrentar a sus ciudadanos hartos del encierro

ACNjulio 30, 2021

Australia envía tropas a la guarnición de Nueva Gales del Sur luego de importantes manifestaciones en Sydney contra el nuevo bloqueoSe está creando un precedente peligroso: el uso del ejército para implementar medidas anti-CovidHasta ahora era impensable, salvo en las peores películas de desastres.

Australia envía tropas a la guarnición de Nueva Gales del Sur. No aumenta el riesgo de terrorismo y tampoco se está produciendo una catástrofe natural, como los incendios de principios de 2020. Esta vez, los ciudadanos son el objetivo de la operación. Nueva Gales del Sur, en particular Sydney, ha estado nuevamente bajo un régimen de bloqueo de seis semanas y permanecerá allí hasta al menos el 28 de agostoLa población, exasperada a estas alturas tras año y medio de encierros intermitentes, salió a la calle de forma masiva el 24 de julio. La policía ha solicitado y obtenido, a partir de la semana que viene, el apoyo de al menos 300 soldados del ejército, enviados por el gobierno federal. Este episodio es uno de los muchos ejemplos de cómo se está despejando el uso del ejército para mantener el orden público dentro de las democracias liberales.

Si esto hubiera sucedido tan solo en 2019, hoy empezaríamos a hablar dedictadura o “golpe de Estado. Al contrario, hoy el uso del ejército parece normal, casi dado por sentado. Al agradecer la intervención del gobierno en su estado, el ministro de Sanidad de Nueva Gales del Sur declara que en los últimos 18 meses las Fuerzas Armadas ya han jugado un papel fundamental en el control de aduanas, por lo tanto también en la repatriación y en el cumplimiento de las cuarentenas. Ahora, sin embargo, los soldados del ejército se unirán a la policía. Aunque se trata de patrullas desarmadas con reglas de enfrentamiento muy estrictas, es el rol lo que legítimamente puede causar preocupación. Como señala la Australian Lawyers Alliance, (asociación de abogados y docentes para la defensa de los derechos de las libertades individuales), este uso de las fuerzas armadas es “un precedente peligroso” y debe ser “claramente definido” por el gobierno.

Sin vacilación por parte del primer ministro del estado australiano. Más bien , Gladys Berejiklian había condenado las manifestaciones contra el encierro con duras palabras. Los manifestantes, dijo, “ deberían estar avergonzados “, porque “millones de personas en todo el estado están haciendo lo correcto, me duele el corazón al ver que algunas personas tienen tanto desprecio por sus conciudadanos”. Sin embargo, no hay admisión de culpa o autocrítica por el hecho de que, a pesar del bloqueo, siempre hay cientos de casos nuevos todos los días y que el virus, sin embargo, se sigue propagando.

Entonces tenemos: una autoridad pública que condena a los manifestantes (con el debido respeto a la libertad de reunión y expresión) y envía al ejército a hacer cumplir reglas cada vez más estrictas que limitan los derechos de los ciudadanos. Pero ahora es “normal”. La normalización de las fuerzas armadas empleadas no en la guerra sino internamente, incluso en una democracia liberal, se deriva de décadas de tareas civiles. Se despliega regularmente un ejército para ayudar a la policía a sofocar disturbios que provocan destrucción de propiedades, muertos y heridos. La Guardia Nacional de Estados Unidos, por ejemplo, interviene cuando los disturbios se salen de control. Un salto cualitativo, en Estados Unidos, se produjo a principios de año, con el despliegue de decenas de miles de hombres de la Guardia Nacional para proteger el Capitolio, tras la incursión de los manifestantes pro-Trump el 6 de enero. Y nadie notó la anomalía. Las fuerzas armadas, en todos los países democráticos, también son útiles para hacer frente a desastres y desastres naturales, porque tienen la organización, la capacitación y los medios para ayudar a los civiles en los esfuerzos de socorro. En algunos casos, muy controvertidos, realizan tareas de defensa contra el terrorismo, como la operación Safe Roads en Italia. En plena crisis de Covid, también hay generales especializados en logística que organizan la distribución de vacunas, como ocurre, por ejemplo, en Estados Unidos e Italia. Aquí, sin embargo, nos encontramos ante un hecho nuevo: una fuerza militar desplegada para prevenir posibles rebeliones de ciudadanos hasta ahora pacíficos, es más similar a lo que ocurre en los regímenes autoritarios.

Poco a poco nos vamos acostumbrando al concepto de que el ejército se convierte en una herramienta que, además de proteger a los ciudadanos de un enemigo externo, protege a las instituciones de los propios ciudadanos. Hasta ahora esta tarea ha estado reservada a cuerpos de policía civil o cuerpos militares especiales estrictamente controlados por autoridades civiles. Sin embargo, después de un año y medio de la pandemia, el odio se extendió por los medios de comunicación contra los “enemigos del pueblo”, identificados de vez en cuando en el corredor, el astuto, el negador, el sin máscara, los chicos de la vida nocturna, y finalmente en no-vax, la demanda por el uso de la fuerza está aumentando. Incluso militar. Un periodista como Marcello Sorgi, en La Stampa, en tiempos normales nunca habría escrito, en blanco y negro, sobre la formación de un gobierno militar en caso de desconfianza y la caída del gobierno de Draghi. Hoy es un pensamiento posible y puede publicarse, incluso en un importante periódico nacional. Pero eso no es una buena noticia.

 

STEFANO MAGNI.

Sábado 31 de julio de 2021.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *