CULTURA RELIGIOSAResistencia a la limitación de Misas tradicionales: La ley debe servir a la comunidad y no la comunidad a la ley: cardenal Brandmüller

ACNjulio 29, 2021

Con su motu proprio Traditionis custodes, el Papa Francisco prácticamente ha desatado un huracán que ha molestado a los católicos que se sienten apegados al rito de misa “tridentino” revivido por el Summorum Pontificum de Benedicto XVI.

A partir de ahora, según la declaración esencial de la Traditionis custodes, el Summorum Pontificum de Benedicto se suspenderá en gran medida y la celebración de la Santa Misa, con algunas excepciones, solo se permitirá según el Misal de Pablo VI.

Una mirada a la escena de los blogueros y otros medios de comunicación revela cómo ha estallado la indignación global contra el documento, que es inusual en forma y contenido.

En contraste con las protestas relacionadas con el contenido de la Traditionis custodes, ahora es necesario hacer aquí algunas reflexiones que se refieren a momentos fundamentales de la legislación eclesiástica – en relación con la Traditionis custodes.

Si la discusión sobre la Traditionis custodes se ha referido hasta ahora al contenido legislativo del motu proprio, aquí se considerará desde un punto de vista formal como un texto jurídico.

En primer lugar, cabe señalar que una ley no requiere una aceptación especial por parte de los interesados ​​para adquirir fuerza vinculante.

Sin embargo, deben recibirlo. Recibo significa la aceptación afirmativa de la ley en el sentido de “hacerla propia”. Sólo entonces la ley adquiere confirmación y permanencia, como el “padre” del derecho canónico, Graciano († 1140), enseñó en su famoso Decretum. Aquí está el texto original:

“Leges instituuntur cum promulgantur. Firmantur cum moribus usersum aprobantur. Sicut enim moribususersum en contrariem nonnullae leges hodie abrogatae sunt, ita moribusersum leges confirmantur ”(c. 3 D. 4).

Nuestra traducción: Las leyes se establecen cuando se promulgan. Se confirman con la aprobación del comportamiento de quienes las usan. Entonces, de hecho, debido al comportamiento de los usuarios en la dirección opuesta, algunas leyes han sido derogadas, y así para el comportamiento de los usuarios se confirman las leyes) .

Esto significa, sin embargo, que para que una ley sea válida y vinculante, debe ser aprobada por aquellos a quienes se dirige. Así, por otro lado, algunas leyes hoy son derogadas por incumplimiento, al igual que, por el contrario, las leyes se confirman por el hecho de que los interesados ​​las cumplan.

En este contexto, también se puede hacer referencia a la posibilidad prevista por el derecho consuetudinario según la cual una objeción justificada contra una ley de la Iglesia universal tiene al menos inicialmente un efecto suspensivo. Esto significa, sin embargo, que no es necesario obedecer la ley hasta que se aclare la objeción.

También hay que recordar que si existe alguna duda de que una ley es vinculante, no lo es. Tales dudas podrían deberse, por ejemplo, a una redacción inadecuada de la ley.

Aquí queda claro que las leyes y la comunidad para la que se dictan están vinculadas entre sí de una manera casi orgánica, en la medida en que el bonum commune de la comunidad es su objetivo.

Sin embargo, en pocas palabras, esto significa que la validez de una ley depende en última instancia del consentimiento de los afectados por ella. La ley debe servir al bien de la comunidad, y no viceversa: la comunidad a la ley.

Los dos no son opuestos, sino relacionados entre sí, ninguno de los cuales puede existir sin o contra el otro.

Si una ley no se observa o ya no se cumple desde el principio o con el tiempo, pierde su fuerza vinculante y se vuelve obsoleta.

Esto, y esto debe enfatizarse fuertemente, se aplica naturalmente solo a las leyes puramente eclesiásticas, pero en ningún caso a las que se basan en la ley divina o natural.

Como ejemplo de una lex mera ecclesiastica, considérese la Constitución apostólica Veterum sapientia del Papa Juan XXIII del 22 de febrero de 1962, por la cual el Papa prescribió el latín para la enseñanza universitaria, entre otras cosas.

Como joven médico que era, reaccioné solo moviendo la cabeza. Bueno, el latín era la norma en la Universidad Gregoriana de Roma, y ​​eso tenía sentido dado el babel de los idiomas entre los estudiantes, que venían de todos los continentes. Pero si Cicerón, Virgilio y Lactancio hubieran entendido las lecciones, hay dudas. Y ahora: ¿la historia de la iglesia, incluso en los tiempos modernos, en latín? Con todo el amor profesado por la lengua romana, ¿cómo podría funcionar?

Y así quedó. Veterum sapientia apenas se imprimió y pronto se olvidó. Pero lo que significó esta desaparición sin gloria de una constitución apostólica para el prestigio de la autoridad papal se hizo evidente solo cinco años después, cuando la encíclica Humanae vitae de Pablo VI casi se ahoga en medio de las protestas del mundo occidental.

Hecho, pues, amigos y paciencia. Nunca el celo no ilustrado ha servido a la paz, al bien común. Fue San John Henry Newman quien, citando al gran Agustín, nos recordó: “Securus iudicat orbis terrarum”. Mientras tanto, prestemos atención a nuestro idioma. El “desarme verbal” ya se ha llamado así. En palabras más piadosas: ¡ninguna violación del amor fraternal (y recientemente fraternal)!

Ahora, de nuevo en serio: qué idea tan grotesca de que el misterio del amor mismo se convierta en una manzana de la discordia. Nuevamente, citamos a San Agustín, quien llamó a la Sagrada Eucaristía el vínculo de amor y paz que envuelve la cabeza y los miembros de la Iglesia. No sería un triunfo más grande que del infierno si este vínculo se volviera a romper, como lo ha hecho muchas veces en el pasado. Y el mundo sonreiría: “¡Mira cómo se aman!”

Cardenal Walter Brandmüller.

Reproducido por Marco Tosatti.

 

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *