COVID-19Nueva protesta masiva en Roma contra vacuna obligatoria y el “pasaporte Covid”

ACNjulio 29, 2021

Dulce es la noche romana y camino con paso vivo, soñando con el autobús 117 que no llega, que llega, en la Piazza del Popolo, donde se conocieron anoche, cuántos, como yo, creen que la libertad de elección (aplicarte o no la vacuna), la democracia, es la sopa primordial de la buena vida civilizada y no debe ser el cuchillo que te impide, en caso de que estés en contra, ir a un restaurante o tomar un tren: sin mancha verde, en casa, castigados, como niños malos, en la cama sin cenar …

Dulce es la noche romana y mientras camino me doy cuenta de que, cuando el manto negro de la tarde desciende tranquilamente para tapar la vergüenza de los pecadores , las máscaras, la solapa, se alejan volando como palomas blancas y finalmente puedo ver las bocas blandas o tiradas, las narices bonitas en forma de gancho, las francesas, la sonrisa y hasta algunas bocas. Dulce es la noche y me doy cuenta de que las mesas de los restaurantes, porque ahora cada lugar tiene una península de sombrillas y mesas al aire libre, están llenas y que hay una nueva Italia que no conozco. Un niño, sentado a comer, luce bronceado y en cambio tiene su rostro todo garabateado con tatuajes, y sus brazos iguales; una niña, en cambio, usa una extraña máscara con gusto, que transforma su pico en el hocico de un gatito. …

Aquí estoy y entro en otro lugar. Qué pasa, me pregunto y parezco soñar porque, con un salto hacia atrás, al entrar en la máquina del tiempo, me encuentro, punto final, en la Italia donde viví antes del Covid, cuando la gente sonreía, normal, y, todo felices defendieron sus ideas, de pie con la nariz en alto, orgullosos de estar allí. Y se abrazan. Hay tantos perros. Un gran danés, así de grande, atrae la atención de todos y también la de un molossetto negro e inmediatamente uno contra el otro para ladrar. Pero no dura mucho y sigue. Hay muchos niños con sus padres y algunos de ellos se hacen fotos con carteles que gritan: “Libertad de elección”, o “Yo no estoy”Camino, tomo fotografías de las muchas señales que cuentan el malestar acumulado durante más de un año de acoso, violencia, sufrimientoY como se trataría de una procesión con antorchas (pero hay demasiada luz para que puedas sentir el encanto de los moccoletti como se usaba en el antiguo carnaval romano), hay quienes, como dos hermosas damas con largas túnicas negras como vestales antiguas, llevaban en la mano una larga antorcha y quienes, más simplemente, traían una vela de casa. Al final las llamas se apagan porque nadie quiere untar el cuadrado con cera …

Sin embargo, aunque los periódicos escriban que éramos cuatro gatos y también malos (muchas malas palabras), somos muchos porque se necesita mucha buena voluntad y mucha fuerza para salir de casa para llegar aquí, entre tantos policías que parecen estar en Chile durante un golpe de Estado, y el proceso mediático en curso que te ataca incluso a través de personas que alguna vez fueron amigos… También hay políticos. Veo a Matteo Borghi de la Liga y a un grupo de personas alrededor. Lo llevan de regreso y él habla, habla, habla. No puedo escuchar nada y me pregunto cuál es, entonces, la posición de la Liga que está en el gobierno y lo aprueba todo y luego en la plaza dice lo contrario … Ah, sí, es la Liga de lucha y gobierno que ya Se comportó así ante los tiempos del tándem Berlusconi-Bossi. Que así sea, pero me deja atónito y desconcertado.

Bueno, ya me harté de cosas en común y fotografías, tengo que irme a casa porque el sueño me llama y también las personas queridas que me esperan después de la cena. Me acerco a la entrada de la Via del Babbuino y me doy cuenta, zambulléndome con los pies juntos en el horrendo hoy en que nos arrojaron, que un cordón armado con policías, completo con escudos antibalas, nos impide entrar y salir. Miro el reloj, son las 9:15 p. M. Y la manifestación empezó a las 8:30 p. M. Y pongamos, a la romana, el cuarto de hora académico, es decir, después de media hora nadie puede entrar a marcar. en. plaza y que, en caso de que quiera hacerlo, tiene que subir hasta Trinità dei Monti para bajar, por el Pincio, hasta la Piazza del Popolo (que para los que no la conocen es Piazza dei Pioppi … ). Hablo con la policía, nada amistoso. “¿Puedo pasar, tengo que irme a casa?”. “¡NO señora!”, Responde un chico delgado, en mayúsculas, con una mordaza negra en la cara y no es nada amistoso aunque me haga un lindo cumplido diciéndome, y quién sabe por qué, que soy inteligente. . Pero qué me importa ser inteligente (si lo soy), ¡quiero irme a casa! Respondo. Nada. No entras y no sales. Ni en Via del Babbuino, ni en Via del Corso y ni siquiera en Ripetta. El Tridente está bloqueado y también la salida, al final, que conduce al Lungotevere que permitiría, por las estrechas calles que conozco bien, volver a casa sin subir el Pincio. Pero qué me importa ser inteligente (si lo soy), ¡quiero irme a casa! Respondo. Nada. No entras y no sales. Ni en Via del Babbuino, ni en Via del Corso y ni siquiera en Ripetta. El Tridente está bloqueado y también la salida, al final, que conduce al Lungotevere que permitiría, por las estrechas calles que conozco bien, volver a casa sin subir el Pincio. Pero qué me importa ser inteligente (si lo soy), ¡quiero irme a casa! Respondo. Nada. No entras y no sales. Ni en Via del Babbuino, ni en Via del Corso y ni siquiera en Ripetta. El Tridente está bloqueado y también la salida, al final, que conduce al Lungotevere que permitiría, por las estrechas calles que conozco bien, volver a casa sin subir el Pincio.

Y mientras, resignado, me dispongo a escalar en esta hora tardía que llama al sueño, un pensamiento me ilumina. ¿Pero cómo no lo entendiste? ¡Por supuesto, por supuesto, es el mismo principio que nos llevó a la vacuna! Vía del Corso cerrada: no a los tratamientos alternativos promovidos por muchos buenos médicos generales que han respetado el juramento hipocrático. Via del Babbuino salió disparada: sólo espera vigilante, querida. Vía di Ripetta prohibida: en el hospital te intuban aunque el oxígeno inyectado en los pulmones enfermos los quema como, sin responderme, respondió un querido amigo médico a quien pedí explicaciones y confirmaciones. La única salida es subir al Pincio, como diciendo, solo queda la vacuna y la marca verde. De hecho, el Pincio está verde con árboles y follaje y respiro como en el bosque. Ellos, No sé quiénes (o tal vez lo sé en el silencio de mi alma impregnada del Señor que es Vida y Verdad), ellos escriben el guión y los italianos, al menos la mayoría, hacen las partes de la orquesta. Ahora también está el corno inglés, que es un discurso de odio para quienes no se vacunan. Y hay grandes profesionales dispuestos a derramar toda su bilis. Los mismos que, hasta hace unos meses, se desquitaron con los haters profesionales …

Dulce es la noche mientras camino a casa. Resplandece la Trinità dei Monti, la iglesia de los mínimos de San Francesco di Paola, donde fui, hace un tiempo, para una visita guiada muy especial, descubriendo que en el refectorio, el pintor jesuita Andrea Pozzo creó espléndidos frescos de la boda. en Caná y por eso, en el pasillo, hay un San Giovanni en Patmos (creo). Solo en el Evangelio de Juan, de hecho, se habla del banquete de bodas en el que Jesús transformó el agua en vino y aquí están las razones del misterio que tantos historiadores del arte han tratado de resolver. Bueno, al menos en mi opinión.

.

Por Benedetta De Vito.

ROMA, Italia.

Noche del miércoles 28 de julio del 2021.

Publicado por Marco Tosatti.

 



ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *