CULTURA RELIGIOSALimitar la Misa tradicional es un acto de debilidad. Una declaración de guerra…pero también la eutanasia del rito moderno

ACNjulio 28, 2021

Tras una lectura atenta y tranquila del reciente motu proprio  Traditionis Custodes , desprovisto de esa acritud e indignación que casi inevitablemente suscita un documento –como éste– de tono draconiano y tendencioso, el texto parece no un acto de fuerza sino de debilidad, un Canto del cisne que, cerca del final, canta con una voz que ya no es hermosa sino más fuerte.

El documento presenta una serie de anomalías canónicas que los juristas deberán examinar detenidamenteQuisiéramos detenernos en un solo punto, el litúrgico, que nos parece de un significado absolutamente revolucionario y poco fiable. En el artículo 1 del documento, como para dar luz verde a todo lo que sigue, leemos: “Los libros litúrgicos promulgados por los Santos Pontífices Pablo VI y Juan Pablo II, de conformidad con los decretos del Concilio Vaticano II,  son la única expresión de la  lex orandi  del Rito Romano ”.

Mucho hay que decir al respecto de acuerdo con los decretos del Concilio Vaticano II , dado que el misal de Pablo VI -como ha sido ampliamente demostrado- fue mucho más allá del dictado conciliar, acuñando una liturgia ex novo, en completa discontinuidad no sólo con la tradición resumida en el misal de San Pío V, sino también con la voluntad de los mismos padres conciliares.

En cualquier caso, esta Liturgia realizada “en una mesa” (Cardenal Ratzinger),  ya no puede considerarse parte del Rito Romano.Una personalidad de la profundidad de monseñor Gamber lo afirmó con vigor tras la entrada en vigor del nuevo misalLa nueva liturgia es un ” Ritus modernus “, dijo, ya no es un ” Ritus Romanus “ . El padre Louis Bouyer, miembro del Movimiento Litúrgico, que en general estaba a favor de las innovaciones conciliares, se vio obligado a afirmar: ” Debemos hablar con claridad:  hoy en día prácticamente no hay liturgia digna de ese nombre en la Iglesia católica “. ” Hoy  – instó monseñor Gamber, refiriéndose a la liturgia reformada –  nos encontramos ante los  escombros de una Tradición de casi dos mil años “. El padre Joseph Gelineau, uno de los partidarios de la renovación, pudo decir: “Que aquellos que, como yo, han conocido y cantado una solemne misa gregoriana en latín, la recuerden, si pueden. Que la comparen con la Misa que tenemos ahora. No solo las palabras, las melodías y algunos de los gestos son diferentes. A decir verdad, es una liturgia diferente de la Misa. Esto hay que decirlo sin ambigüedad:  el rito romano que conocíamos ya no existe  (le rite romain tel que nous avons connu n’existe plus). Fue destruido  (il est détruit) ».

Que el Rito Romano ya no sobrevive en el misal reformado de Pablo VI, lo afirman liturgistas, amigos y enemigos de la TradiciónPor tanto, el misal reformado -como afirma K. Gamber- merece el título de missal  modernus  pero no  romanus .

A la luz de estas elementales consideraciones litúrgicas, ¿cómo entender el artículo 1 del motu proprio? A lo que se añade, en la carta a los obispos, la afirmación sorprendente y tendenciosa: ” Por tanto, hay que sostener que el rito romano, adaptado varias veces a lo largo de los siglos a las necesidades de la época, no sólo se ha conservado, sino  renovado. ‘en fiel respeto a la Tradición’ . Quien desee celebrar con devoción según la forma litúrgica anterior, no tendrá dificultad en encontrar en el Misal Romano reformado según la mente del Concilio Vaticano II  todos los elementos del Rito Romano “. Y termina: « en particular el canon romano, que constituye uno de los elementos más característicos“. Ahora bien, hay que aclarar que en el misal de Pablo VI el Canon Romano no es -ni siquiera en su edición típica- el Canon Romano del misal de San Pío V.Es el que más se le parece, pero no en de cualquier manera coincida con él. El padre RT Calmel OP, entre 1968 y 1975, escribió hasta 4 artículos, luego agrupados bajo el significativo título  Reparación pública al ultrajado Canon Romano. (en el nuevo misal) para explicar su belleza e inmutabilidad, así como las antinomias existentes entre el Canon romano del misal de San Pío V y el de Pablo VI. Nos duele – sí, también nos duele – encontrar en un documento pontificio (además dirigido a los obispos) tanta inexperiencia. Pero que así sea. Y no es lo único. También queda por explicar qué es ahora el misal de San Pío V, ya que si ya no es una expresión del rito romano, siendo el misal de Pablo VI la única  expresión de la  lex orandi  del rito romano ¿acaso ha dejado de ser un rito romano después de al menos 400 años de vida?

El otro problema grave que surge es la legitimidad de tal acto. De nuevo Klaus Gamber, en su estudio “La reforma de la liturgia romana”, se pregunta si un pontífice supremo puede modificar un rito. Y responde negativamente, ya que el Papa es el custodio y garante de la liturgia (así como de los dogmas), no su amo

« Ningún documento de la Iglesia  – escribe Gamber -,  ni siquiera el Código de Derecho Canónico, dice expresamente que el Papa, como Pastor Supremo de la Iglesia, tiene derecho a abolir el Rito tradicional. Los límites están claramente puestos a la plena et suprema potestas del Papa […]. Más de un autor (Gaetano, Suarez) expresa la opinión de que la abolición del rito tradicional no es competencia del Papa. […]. Ciertamente no es tarea de la Sede Apostólica destruir un rito de tradición apostólica, pero su deber es mantenerlo y tramandarlo ”. De ello se deduce que el Rito Romano, expresado por el misal de San Pío V, no se abroga ni se deroga y todos los sacerdotes conservan el derecho a celebrar la Misa y los fieles a asistir a ella.

Finalmente, es asombroso y doloroso leer en la Carta a los Obispos que la intención de este motu proprio no es otra que la de San Pío V después del Concilio de Trento: “ Me reconforta en esta decisión el hecho de que, después del Concilio de Trento, también San Pío V derogó todos los ritos que no podían presumir de una antigüedad probada, estableciendo un único Missale Romanum ». Pero San Pío V hizo exactamente lo contrario de lo que hizo el Papa Francisco con este motu proprio. Es cierto que san Pío V estableció un único Missale Romanum para toda la Iglesia latina, pero este misal, a diferencia del de Pablo VI impuesto por Francisco, solo fue restaurado, en cumplimiento de los decretos tridentinos, para ser un instrumento de unidad para todos los Católicos  porque es más antiguo, no porque sea más nuevo. ¿Cómo puede el misal de Pablo VI ser un instrumento de unidad si (además de un sinfín de otros problemas) ha alcanzado una creatividad, es decir, una diversidad, “al límite de lo soportable”, como reconoce el mismo Pontífice? Además, la “antigüedad probada” de los ritos deseados por el Papa de Lepanto requería una continuidad interrumpida de al menos 200 años. Esto significa que el rito moderno de Pablo VI, bajo el gran Inquisidor, habría sido elegantemente eliminado, sin ninguna esperanza, ni remota, de poder elevarse al rito único de todo el cristianismo. Sin mencionar que San Pío V con el toro  Quo primum  blindaba su Misal  a perpetuum, haciéndolo impecable. Por tanto, el motu proprio invoca la autoridad de quienes lo condenan. También aquí es sorprendente constatar tal inexperiencia histórica en un documento pontificio.

En conclusión, el motu proprio, si quieres leer en profundidad, es una declaración de guerra, pero también es el reconocimiento de una derrotaEs un acto de fuerza aparente que cubre una debilidad e inexperiencia básicasEl misal reformado fue una catástrofe en todos los niveles: litúrgico, dogmático, moral. El resultado evidente para todos es que ha vaciado iglesias, conventos y seminariosAl no poder imponerlo por la fuerza de la tradición, que no transmite, se quiere imponerlo mediante leyes. Pero es una operación improbable, fundada en el engaño y, por tanto, destinada al fracaso. No es un golpe fatal dado al rito romano, sino la eutanasia del rito moderno. No es una franja fatal, sino una poda vivificante del misal de San Pío V, que -por el odio que suscita entre los márgenes modernistas de la jerarquía- confirma que es “la cosa más hermosa de este lado del cielo ” que nos fue transmitida por nuestros padres y que pasaremos a nuestros hijos, aunque tengamos que purificarla con nuestra sangre.

Cristiana de Magistris.

Corrispondenza Romana.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *