CULTURA RELIGIOSAOccidente está al borde de la ruina debido a la ‘apostasía’ y la ‘cancelación de la cultura’: monseñor Viganó

ACNjulio 26, 2021

El siguiente fue el discurso de apertura del arzobispo Carlo Maria Viganò para la conferencia del Documento de Venecia.

Queridos amigos,

Alabado sea Jesucristo.

Esta conferencia tiene el privilegio de tener su sede en una ciudad con un pasado glorioso, en la que sus gobernantes supieron aplicar con sabiduría el buen gobierno de cada reinado temporal que encuentra sus principios inspiradores e informantes en la religión.

La República de la Serenísima unificó todos los aspectos positivos de la monarquía, la aristocracia y la democracia, en un sistema destinado y concebido para favorecer la práctica de la religión, el bienestar honesto de sus ciudadanos, el desarrollo de las artes y la artesanía, la promoción de los oficios y la los intercambios culturales, la cuidadosa gestión de los asuntos públicos y la prudente administración de justicia.

Mientras Venecia se mantuvo fiel a su alta vocación, prosperó en todos los campos. Cuando el último de sus Doges (gobernadores) se dejó sobornar por la masonería y por la falsa filosofía del movimiento ilustrado, se hundió en pocos años, condenado a ser invadido, saqueado y despojado de sus tesoros.

De la historia de la Serenissima podemos extraer una gran lección para los tiempos actuales y una severa advertencia para el destino de nuestro país y de las naciones en general. Lo que indica la pérdida de un imperio es la traición a los ideales que lo hicieron grande, la perversión de la autoridad, la corrupción del poder, la resignación del pueblo.

Nunca como en esta época hemos visto que el destino del mundo entero, y en particular de Europa y las naciones occidentales, esté irremediablemente marcado por todos estos elementos que son el preludio de su caída y su ruina.

La traición de los ideales, de la cultura, de la civilización, del conocimiento y de las artes encuentra su causa en la apostasía de la fe, en haber rechazado dos milenios de cristianismo y en querer borrar incluso la memoria histórica de él con la “cancelación de la cultura”. . “

Lo que se formó en la era cristiana a partir de la sangre de los mártires, del testimonio de los confesores, de la enseñanza de los doctores de la Iglesia, del Magisterio de los papas y de todo un sistema de laboriosa caridad que impregnó todos los ámbitos de la Iglesia. la vida es hoy rechazada con la vergüenza molesta de los atados al poder.

La perversión de la autoridad ha hecho que los gobernantes, tanto en el ámbito civil como en el religioso, no cumplan con el fin para el que existe, desviándose del bien común de tal manera que, después de haber rechazado el derecho divino de los soberanos y reivindicado el origen popular del poder del estado republicano, en nombre de los supuestos derechos humanos y ciudadanos, la nueva clase política revolucionaria se ha mostrado dispuesta a venderse al mejor postor, rebelde a Dios ya los que dice representar.

Las asombrosas promesas de democracia, libertad y soberanía popular se han roto en ausencia de moral cívica, sentido del deber o espíritu de servicio. Nacida como una aplicación social de los principios revolucionarios inspirados en la masonería, la noción de “Estado moderno” ha resultado ser otro engaño colosal contra las masas desde el que también se ha obtenido el consuelo de una justicia divina que moderaría los excesos del tirano. arrebatado. Este es el clamor perverso del “Crucifige ” (condenación) perpetuado en el tiempo.

Después de 200 años entendemos cómo se tramó ese fraude para hacer creer a las masas que pueden determinar, sobre la base de la mera mayoría numérica, lo que es bueno y lo que es malo sin importar la ley natural y los mandamientos de los cuales el Señor es el autor sabio.

Esta impía torre de Babel muestra el derrumbe de sus cimientos justo en el momento en que parece más poderosa y destructiva, y esto es una fuente de esperanza para nosotros.

El ídolo de la igualdad también se está derrumbando, una negación blasfema de la individualidad y la singularidad de cada hombre en nombre de un aplanamiento donde la diversidad se mira con sospecha, la autonomía de juicio es estigmatizada como antisocial, las habilidades intelectuales son un defecto, la excelencia profesional es una amenaza, y el sentido del deber es un obstáculo odioso.

En esta prisión gris sin rejas tangibles, la libertad de expresión se reconoce solo al pecado, el vicio, el crimen, la ignorancia y la fealdad, porque lo que es único en cada hombre, lo que lo hace especial, lo que lo eleva por encima de la masa informe es una demostración intolerable de la omnipotencia de Dios, de la infinita sabiduría de su creación, del poder de su gracia, de la incomparable belleza de su obra.

El mito de la falsa ciencia también se derrumba, rebelde como su inspirador a la armonía del cosmos divino. La humilde búsqueda de las reglas que rigen la creación ha sido sustituida por la presunción luciferina de demostrar por un lado la inexistencia de Dios y su inutilidad para la salvación de la humanidad, y por otro la loca divinización del hombre que se considera a sí mismo. dueño del mundo mientras que él solo puede ser su guardián, de acuerdo con las reglas eternas establecidas por el Creador. Donde la sabia conciencia de la propia fragilidad había permitido grandes descubrimientos para el bien de la humanidad, hoy el orgullo de la razón engendra monstruos sedientos de poder y dinero, incluso a costa de diezmar la población mundial.

Las falsas ideologías del liberalismo y el comunismo colapsan, languideciendo ya con enormes desastres políticos, sociales y económicos y hoy, unidos y aliados como fantasmas de sí mismos en el loco proyecto del nuevo orden mundial. Las palabras proféticas de los Papas sobre estas plagas de las naciones se ven confirmadas por la observación de que ambas eran las dos caras de la misma moneda, la moneda de la desigualdad bajo el disfraz de la equidad y la moneda del empobrecimiento de los pueblos bajo la especie de los justos. distribución de la riqueza, del enriquecimiento de unos pocos con la promesa de mayores oportunidades para la mayoría.

Los partidos políticos también colapsan, al igual que la supuesta oposición entre derecha e izquierda, hijos de la Revolución y ambos instrumentales para el ejercicio del poder. Habiendo renunciado a los ideales que aún los inspiraron, al menos nominalmente, hasta las últimas décadas del siglo XX, los partidos se han transformado en empresas, acabando por crear una brecha infranqueable entre la agenda que los quiere y las necesidades reales de la ciudadanía. A falta de principios inspiradores y valores innegociables, esos partidos se han dirigido a sus nuevos amos, a quienes los financian, a quienes deciden a sus candidatos y los orientan a la acción, imponen sus opciones y, si la retórica atribuida a la pueblo soberano el poder de designar a quien lo represente en los parlamentos y reconozca la máxima expresión de democracia en el voto,

Se derrumba la ilusión de que puede haber una justicia donde las leyes de los estados no se inspiran en el bien común sino en el mantenimiento de un poder corrupto y la disolución del estado social, y donde la ley de Dios está prohibida por los tribunales, la injusticia está en vigor, la honestidad se castiga, el crimen y la falta son recompensados. Donde no se administra justicia en nombre de Dios, los magistrados pueden legislar contra el bien haciéndose enemigos de aquellos a quienes deben proteger y cómplices de aquellos a quienes deben condenar.

El engaño de la libertad de información se derrumba, mostrando la desoladora multitud de servidores y cortesanos dispuestos a silenciar la verdad, a censurar la realidad, a subvertir los criterios del juicio objetivo en nombre del interés partidista, el deseo de enriquecerse, la embriaguez de un visibilidad efímera. Pero si el periodista, el editor y el ensayista ya no tienen un principio inmutable que los inspira que encuentra en el Dios vivo y verdadero el parámetro infalible para comprender e interpretar lo transitorio, la libertad se convierte en licencia, la sumisión al poder se convierte en regla y la falsedad se convierte en norma universal.

Se derrumba todo un mundo de falsedades, de engaños, deshonestidad, horrores y fealdad, que durante más de dos siglos nos ha impuesto todo lo antihumano, anti-divino y anti-cristiano como modelo. Es el reino del anticristo donde el transhumanismo desafía al cielo y la naturaleza, en el eterno clamor del enemigo, “ Non serviam”(No serviré). Pero lo que hoy vemos acontecer ante nuestros ojos constituye la esencia de un proyecto loco e infernal, ontológicamente condenado al fracaso, y no es solo un declive, como ha sucedido muchas veces a lo largo de la historia a muchos imperios hoy enterrados bajo las cenizas y los escombros. del tiempo, es el fin de una era que se ha rebelado contra el primer principio del universo, contra la naturaleza de las cosas, contra la meta última del hombre. Una época que se ha rebelado contra Dios, que ha presumido poder anularlo y derrocarlo, que ha reclamado y exige hoy poder blasfemarlo, eliminarlo, no solo del presente y del futuro, sino también de el pasado. Una era formada por los sirvientes del enemigo de Dios y de la humanidad de las sectas masónicas, de los lobbies de poder subordinados al mal.

Podrías pensar que esta es una visión decididamente apocalíptica del presente y de lo que nos espera, una visión de los últimos tiempos, en la que los pocos que permanecen fieles a la buena voluntad serán desterrados, perseguidos y asesinados, así como nuestro Señor fue perseguido y asesinados, y la innumerable hueste de mártires al comienzo de la era cristiana. Ante esta locura no bastan las respuestas de las ideologías humanas, como tampoco basta una mirada desprovista de trascendencia.

El epíteto de “apocalíptico” que nos dirigen quienes también nos atribuyen la etiqueta de “negacionista” o “teórico de la conspiración”, denota una visión terrenal en la que la redención representa una opción entre muchas, junto al marxismo u otras filosofías. Pero, ¿qué debería predicar como obispo, sino Jesucristo y Él mismo crucificado?

Pero mis palabras en esta ocasión no quieren ser palabras de desesperación ni infundir miedo por el futuro que parece estar preparándonos. Es cierto, este mundo rebelde y esclavizado por el diablo, sobre todo en los que lo gobiernan con poder y dinero, nos hace la guerra y se prepara para una batalla feroz y despiadada, mientras se propone reunir a su alrededor tantos aliados como sea necesario. posible, incluso entre aquellos que prefieren no pelear, por miedo o por interés. A cada uno de ellos le promete una recompensa, asegura una recompensa que devuelve su esclavitud a la causa o al menos la abstención de luchar en el bando contrario. Promesas de éxito, de riqueza, de poder que siempre han seducido y corrompido a muchos a lo largo de la historia.

Siempre hay 30 piezas de plata preparadas para el traidor, y lo más significativo es que mientras el enemigo declara abiertamente su hostilidad, quienes deberían ser nuestros aliados e incluso nuestros generales persisten en ignorarlo, negarlo, deponer las armas en el frente a la amenaza que se avecina. En nombre de un pacifismo sin sentido, socavan la verdadera paz, que es la tranquilidad del orden y no la rendición cobarde y rebelde a quienes quieren destruirnos.

En esto, como dije antes, consiste en la verdadera perversión de la autoridad. Habiendo fracasado en el propósito para el que existe, con la complicidad de los llamados moderados, de los tibios, que Nuestro Señor vomitará de su boca.

Permítanme instarlos a no darse por vencidos, a no dejarse seducir por quienes, movidos por el deseo de no ver comprometido su papel de supuestos mediadores en la perpetuación de un sistema corrupto y corruptor, insisten en no querer reconocer el gravedad de la situación actual y deslegitimar a quien la denuncia como “teórico de la conspiración”.

Si existe una amenaza concreta para la salvación de los individuos y de la humanidad, si hay una mente detrás de este proyecto articulado y organizado, si la acción de quienes lo ponen en práctica está claramente orientada a hacer el mal, la razón y la fe nos instan a hacerlo. descubrir a sus autores, denunciar sus propósitos, impedir su ejecución porque, si ante esta amenaza permanecemos inertes y de hecho intentamos negarla, nos convertiríamos en cómplices y cooperadores del mal y fallaríamos en nuestro deber. de verdad y caridad hacia nuestros hermanos.

Pero si es cierto que es indiscutible esta amenaza que pesa sobre los buenos, los honestos, las personas que aún se mantienen fieles a Nuestro Señor, también es cierto que esta amenaza, por su propia naturaleza, está destinada a los más flagrantes y flagrantes. derrota devastadora porque no cuestiona solo a los hombres, sino a Dios mismo, a toda la corte celestial, a las huestes de ángeles y santos, y a toda la creación.

Sí, incluso la naturaleza, la obra maravillosa de Dios, se rebela contra esta violencia y entre la victoria final del bien, que es la más segura, y este presente de tinieblas, estamos con nuestras elecciones y permitiremos que Dios cuente a sus buenos siervos.

No pensemos que durante este conflicto de época sólo debemos organizarnos con medios humanos; No estemos convencidos de que el impresionante poder de nuestro enemigo sea motivo suficiente para dejarnos derrotar y aniquilar. Queridos hermanos y hermanas, no estamos solos, precisamente porque se trata de una guerra contra la majestad de Dios, Él no se negará a salir al campo junto a nosotros, dejándonos solos para luchar contra un adversario que se atrevió a desafiar nada menos que al Todopoderoso. , el Señor de los ejércitos alineados en la batalla, en cuyo nombre tiemblan los cimientos del universo.

Más bien, pongámonos a su lado, bajo el glorioso estandarte de la cruz, muy seguros de una victoria inimaginable, de una recompensa que palidece todas las riquezas de la tierra. Porque el premio al que tenemos derecho es inmortal y eterno, la gloria del cielo, la dicha eterna, la vida sin fin y la presencia de la Santísima Trinidad. Una recompensa que en la realización del propósito para el que fuimos creados – dar gloria a Dios – recompone el desorden del pecado en la economía de la redención.

Las armas que debemos afilar en este tiempo para estar preparados para la batalla que se avecina son el vivir en la gracia de Dios, la frecuencia de los sacramentos, la fidelidad al inmutable ” depositum fidei “, la oración, especialmente el Santo Rosario, el ejercicio constante de las virtudes, la práctica de la penitencia y el ayuno, y las obras de caridad corporales y espirituales, para ganar para Dios a nuestros hermanos lejanos o tibios.

Escuchemos la amonestación del Apóstol: “Ponte la armadura de Dios para que puedas resistir el día inicuo y permanecer de pie después de pasar todas las pruebas. Mantente firme, ciñe tu cintura con la verdad, vístate con la coraza de justicia y ten como calzado en tus pies el celo por difundir el evangelio de la paz. Siempre sostén en tu mano el escudo de la fe, con el cual puedes apagar todos los dardos de fuego del maligno. Toma también el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios “.

Estas palabras, que San Pablo dirige a los fieles de la ciudad de Éfeso, son también y sobre todo válidas para nosotros en este tiempo en el que debemos entender que nuestra batalla no es contra criaturas de sangre y carne, sino contra principados y potestades, contra los gobernantes de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que viven en las regiones celestiales.

Este evento en Venecia fue deseado por sus organizadores como un momento de reflexión y un acto fundacional de un movimiento de renacimiento espiritual y social. Una llamada espiritual a las armas, por así decirlo, para contar y conocernos pero sobre todo para dar testimonio valiente de esa fe que es la única premisa necesaria e indispensable para la paz y la prosperidad de nuestra querida Patria.

Lo dije, lo digo ahora, y lo repito, “Pax Christi en Regno Christi”.

Así como al celebrar la victoria de Lepanto sobre los turcos, el Senado veneciano rindió honores públicos a la Virgen Reina de las Victorias, a quien reconoció el mérito de la derrota del enemigo del cristianismo, así hoy debemos tener el valor de redescubrir en el Evangelio de Cristo y en fidelidad a sus mandamientos elemento fundacional de toda acción, personal y colectiva, social y eclesial que quiera aspirar al éxito y ser bendecida por Dios.

Las ruinas de la sociedad antihumana y anticristica que ha manchado los últimos siglos de la historia son una severa advertencia para quienes se engañan a sí mismos construyendo una casa sin ponerla bajo la protección del Señor:

“Nisi Dominus ædificaverit domum, in vanum laboraverunt qui ædificant eam. Nisi Dominus custodierit civitatem, frustra vigilat qui custodit eam ” (Salmo 126: 1).

Esta casa, esta ciudad sólo puede renacer y resucitar si ese Rey divino y esa Reina omnipotente reinan allí por gracia, los que fueron los verdaderos soberanos de la gloriosa República de Venecia, ante quienes el Dogo y los Magistrados están representados de rodillas, un testimonio devoto del orden religioso y social cristiano.

Que esta conciencia tuya sea el motor de todas tus acciones futuras y las nuestras.

A todos ustedes y a todos los que sepan reunirse bajo las insignias de Cristo y la Virgen, les imparto de todo corazón mi bendición paterna:

En nomine + Patris, et + Filii, et Spiritus + Sancti. Amén.

Arzobispo Carlo Maria Viganò.

 

 

lifesitenews.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *