COVID-19EL MUNDOEnfrentamientos violentos en Túnez, riesgo de guerra civil; Covid y los ‘Hermanos Musulmanes’, la amenaza

ACNjulio 26, 2021

El presidente Saied suspende el parlamento y liquida al primer ministro Mechichi después de las violentas protestas del domingo causadas por la mala gestión de la pandemia por parte del gobiernoPero detrás de las decisiones del presidente está la intención de detener el expansionismo de los Hermanos Musulmanes, la amenaza más grave para las frágiles democracias del norte de África. Y Europa e Italia están llamadas a tomar partido para evitar la guerra civil y nuevos flujos migratorios hacia nuestras costas.

Muy fuerte tensión en Túnez después de ayer, tras las violentas protestas callejeras que tuvieron lugar el domingo para protestar contra el gobierno, el presidente Kais Saied suspendió el Parlamento durante treinta días y despidió al primer ministro Hichem Mechichi, apoyado por el partido mayoritario Ennahda. Frente a la entrada del Parlamento, dos grupos enfrentados se enfrentan: por un lado los partidarios del presidente tunecino Kais Saied, por otro los del partido islámico Ennhada.

Exactamente diez años después de la “Revolución del Jazmín”, Túnez vuelve a caer en el caos. Lo que está sucediendo en el país norteafricano no puede dejar indiferentes a Italia y Europa porque, una vez más, se han desatendido las demandas de los ciudadanos: democracia, bienestar y laicismo.

La decisión del presidente Saied de despedir al primer ministro Hichem Mechichi tiene todo el sabor de una lucha contra la galaxia de la Hermandad Musulmana. Por un lado, la formación del partido islamista Ennahda, liderado por Rashed el Ghannouchi, que regresó a Túnez tras años de exilio durante la presidencia de Ben Ali; por otro, el propio Saied que se opone al expansionismo de los Hermanos Musulmanes. Así lo demuestra la posición de Ghannouchi, que calificó de golpe de Estado la decisión del presidente tunecino.

Y en las plazas, la revuelta nacida de la mala gestión de la pandemia,con 18 mil muertos de un total de 563,930 contagiados, se injertó en la situación económica del país, que ya era muy grave, avivando el conflicto interno. De hecho, Túnez no necesita una guerra civil en este momento. Italia y Europa deben ser conscientes de esto y trabajar para evitar que esto suceda porque en ese caso, miles de personas intentarían llegar a nuestras costas, alimentando un flujo que ya ha superado los límites de recepción potencial.

La desestabilización de Túnez a través de la Primavera Árabe, así como en Libia, han producido democracias inmaduras debido a la persistente presencia de movimientos islamistas que condicionan su desarrollo. Los Hermanos Musulmanes están presentes en todo el cuadrante norteafricano y condicionan, de diversas formas y de diferentes formas, la vida social y política. Incluso el actual gobierno de Libia, el que nació bajo la supervisión de la ONU y que debería llevar al país a la votación en diciembre, cuenta con reconocidos miembros de la Hermandad en su interior.

En Túnez, sin embargo, el enfrentamiento es actualmente más acaloradoy el presidente Saied va al aislamiento. La decisión de impedir el acceso de los políticos al Parlamento y la posterior eliminación de la inmunidad, ha provocado las protestas de los partidos que han hablado de actos contrarios a la libertad y la Constitución. Serán días duros para el país y más aún para Europa, que finalmente tendrá que decidir qué lado tomar.

 

Por SOUAD SBAI.

Martes 27 de julio de 2021.

lanuovabq.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *