ÁfricaAméricaAsiaCULTURA RELIGIOSAEuropaIGLESIA EN MOVIMIENTODivide a los obispos el acoso a la Misa antigua. El cardenal Parolin, detrás del ataque a la Misa tradicional.

ACNjulio 18, 2021

Después del lamentable Motu Proprio que castiga a los fieles que participan en la misa antigua, ya existe una división entre los obispos que inmediatamente la prohibieron en sus diócesis y los que en cambio la defienden. En cualquier caso, este Motu proprio no marca el final de la Misa antigua, así como la Cruz no significó el final de Jesús.

«¡Ay de los pastores que destruyen y esparcen el rebaño de mi prado! oráculo del Señor.
Por tanto, dice el Señor, Dios de Israel, contra los pastores que deben pastorear a mi pueblo: Tú has esparcido mis ovejas, las has echado y no te has preocupado por ellas; he aquí, te castigaré por la maldad de tus obras. Oráculo del Señor ».

Singular coincidencia de la repetición litúrgica de estos versos del profeta Jeremías el primer domingo tras el escándalo del Motu Proprio Traditionis Custodes Sí, porque esta lectura ocurre los domingos cada tres años y sucedió a la perfección.

La decisión de Francisco, que revela un profundo desprecio hacia los sacerdotes y los fieles que asisten habitualmente u ocasionalmente a la Misa antigua, no es otra que la decisión del mal pastor, que hace todo lo posible para expulsar a las ovejas del rebaño, independientemente. de sus necesidades y su sensibilidad. A pesar de la unidad en la diversidad. La Palabra de Dios es clara sobre las consecuencias.

Lo que dejó atónitos a todos fue el hecho de que Francisco decidió dar crédito a aquellos obispos que se quejaban de derivas cismáticas en algunos de estos “centros de Misa”, sin querer escuchar la otra campana en lo más mínimo y sobre todo castigando a todos sin distinción. Esta despiadada decisión solo confirma, palabra por palabra, los rumores filtrados hace un par de semanas por la Paix Liturgique [se anexa el texto al final], especialmente los del actual Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, Mons. Arthur Roche: «¡ Summorum Pontificum está prácticamente muerto! Devolveremos el poder a los obispos en este punto, pero sobre todo no a los obispos conservadores ».

Dicho y hecho. Si eres un obispo a favor de la Misa antigua, te atamos las manos y nos aseguramos de que estas comunidades mueran lentamente; si estás en contra, tienes todo el poder que quieras para decapitarlos como y cuando quieras. Mensaje recibido con avidez por el obispo de Mayagüez (Puerto Rico), Mons. Ríos Matos, quien, el 17 de julio, ya elaboró ​​un bello decreto, en el que prohíbe a todos los sacerdotes celebrar, tanto en público como en privado, en el rito antiguo. En pleno orgasmo vengativo, Mons. Ríos Matos ya ni siquiera sabe lo que escribe, cuando llama al nuevo Misal “Misal conforme al Vaticano II” e incluso termina prohibiendo el uso de la casulla romana, la bolsa de cabo, el velo humeral, etc., como “propio de dicho rito “(que no corresponde en absoluto a la verdad).

Más rápido que él fue el arzobispo de Dijon, Mons. Roland Minnerath , quien incluso jugó de antemano: le bastó oír lo que hervía en la olla para acabar con el priorato presente en su diócesis desde 1988 y seguido pastoralmente por los sacerdotes de la Fraternidad de San Pedro. Un centro donde familias jóvenes, profesores y artesanos, personas vinculadas a la tradición litúrgica y otras totalmente carentes de fe se reunieron para crecer espiritualmente y vivir la caridad (ver aquí). El estilo de Minnerath coincidía perfectamente con el del pontificado de la misericordia: los sacerdotes se enteraron de la decisión el pasado 20 de mayo por correo; y cuando los fieles acudían en masa a tocar la campana del episcopio para pedir explicaciones a Su Excelencia, el obispo los “recibía” en la calle.

Sin embargo, no faltaron las respuestas positivas y reconfortantes de otros obispos, que aseguraron a los fieles que la Misa en forma extraordinaria en sus propias diócesis continuará; prueba de que la decisión draconiana de Francisco es consecuencia de la elección deliberada de dar mayor peso a las quejas de ciertos obispos, ideológicamente opuestos a la liturgia antigua, que a las opiniones positivas de otros. El obispo de Bayona, Mons. Marc Aillet , el obispo de Nanterre, Mons. Matthieu Rougé , el arzobispo de Southwork, Mons. John Wilson , el de San Francisco, Mons. Salvatore Cordileone y el obispo de Madison, Mons. Donald Hying, inmediatamente confirmaron su apoyo a los antiguos centros de Misa de su diócesis. El Oratorio de Manchester también ha recibido instrucciones para seguir ofreciendo su servicio litúrgico a los fieles vinculados a la liturgia antigua.

En las próximas semanas será posible comprender mejor la nueva composición del tablero de ajedrez de las Misas en el rito antiguo; Se esperan confirmaciones felices y quizás inesperadas, así como cierres dolorosos. En cualquier caso, no debemos ceder a análisis y reacciones precipitadas, tal vez dictadas por una indignación comprensible e incluso justa. Este Motu Proprio no marca el final de la Misa antigua, que tiene raíces tan profundas como para soportar cualquier sequía; y ni siquiera marca el final del “experimento” de querer vivir, preservar y transmitir esta tradición litúrgica, acogiendo la hermenéutica de la continuidad.

Puede parecer el final de esta ruta que se ha abierto camino durante las últimas décadas, pero no lo es. Debemos entrar en la dinámica de la Redención, tal como la vivió y la implementó el Señor: cuando el Sumo Sacerdote y todo el Sanedrín -con algunas tímidas excepciones- logran finalmente ponerle las manos encima, hacer que sea condenado a muerte y finalmente ponerle literalmente una piedra a este singular Rabino que pretendía unir en sí mismo la tradición de Israel y la novedad cristiana, sabemos cómo terminó. De hecho lo que empezó.

 

Por LUISELLA SCROSATI.

ROMA, Italia.

Lunes 19 de julio de 2021.

lanuovabq.

 

Carta publicada el 28 de junio de 2021:

 

LOS ENEMIGOS DE SUMMORUM PONTIFICUM QUIEREN LA GUERRA.

 

“Van a tener un nuevo Motu proprio en los próximos días o semanas”, dijo el 26 de junio Mons. Minnerath, arzobispo de Dijon, a los fieles de la misa tradicional que habían venido a manifestar su descontento frente al obispado. Pero incluso antes de la publicación de este texto, si es que se publica, los testimonios sobre las intenciones de los enemigos del motu proprio anterior, el de Benedicto XVI, se multiplican:

  • Así, el cardenal Parolin, secretario de Estado, afirmó ante un grupo de cardenales: “¡Debemos poner fin a esta Misa para siempre!”
  • Y el obispo Roche, el nuevo Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, explicó entre risas a los líderes del seminario en Roma y miembros de la Curia, todos de habla inglesa: “¡ Summorum Pontificum está prácticamente muerto! Vamos a devolver el poder a los obispos en este punto, pero sobre todo a los obispos conservadores.

Cabe señalar también que el obispo Minnerath, que abrió las hostilidades contra la comunidad tradicional de Dijon, es miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe y, por lo tanto, se encuentra todos los meses en Roma, inmerso en los círculos de Curie que prepararon la ofensiva. contra Summorum Pontificum .

El motu proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI de 2007 fue un compromiso que ingeniosamente estableció una convivencia entre la Misa de Pablo VI y la Misa Tridentina, es decir, es cierto, entre el agua y el fuego. El hecho es que la paz establecida ha sido ampliamente aclamada por el pueblo cristiano, asista o no a la misa anterior, como han demostrado todas nuestras encuestas.

Sabemos, desde que el Papa habló de ello en la Conferencia Episcopal Italiana el lunes de Pentecostés, que el nuevo texto reducirá la posibilidad de que los sacerdotes diocesanos celebren la Misa tradicional. Además, se deben tomar medidas para que los sacerdotes de los institutos Ecclesia Dei celebren también la nueva misa e incluyan tanto esta nueva misa como el magisterio conciliar en la formación impartida en los seminarios de estas comunidades.

 

Los defensores de la reforma litúrgica se han dado cuenta de la importancia del mundo tradicional

 

La exasperación, que anima a los partidarios de la reforma litúrgica ante la oposición que han encontrado desde el principio, se reavivó con la llegada del Papa Francisco. No deja de crecer con el paso del tiempo y el pontificado avanza lógicamente hacia su culminación: hay que acabar cuanto antes con esta oposición al Concilio al que el Papa Benedicto XVI había dado un espacio de libertad litúrgica.

La ofensiva fue liderada por un grupo de presión en la Curia y entre los obispos italianos que se esforzó por hacer entender a los tomadores de decisiones romanos que las dos misas presentes, la misa tradicional y la misa nueva, representaban dos estados doctrinales incompatibles: la del Vaticano. II y el anterior al Vaticano II. La gran idea de Andrea Grillo, profesor de liturgia en la Universidad Romana de San Anselmo, es que Summorum Pontificum introdujo un estado aberrante de “excepción litúrgica”, que coloca la liturgia tradicional y la nueva liturgia en igualdad de condiciones. , que es monstruoso e insoportable *.

Además, estos conciliadores de línea dura llegaron a comprender que el mundo tradicional, con sus sacerdotes, sus fieles, sus obras, sus escuelas, que afectaban a considerar como marginales y despreciables, en realidad representa un peso significativo, de ‘tanto como el mundo conciliar por su parte se agota y se marchita cada vez más.

De ahí este deseo de traer la galaxia Summorum Pontificumen al derecho consuetudinario. Sin duda, lo que concierne a la liturgia tradicional y sus actores especializados, los sacerdotes de las comunidades Ecclesia Dei, entrará en lo sucesivo en la competencia de la Congregación para el Culto Divino, que se encarga de la nueva liturgia en virtud de su función. Por tanto, la forma extraordinaria estará subordinada al derecho común de la forma ordinaria. Esto podría resultar muy costoso, por ejemplo, si condicionáramos la autorización para celebrar en forma extraordinaria a la participación a intervalos regulares en la nueva liturgia, o al uso del calendario en la forma ordinaria, o incluso al nuevo leccionario. Todo a criterio de los obispos diocesanos, a quienes se encomendaría la gestión de esta “tolerancia”, defendiendo siempre la Congregación para el Culto Divino frente a los sacerdotes, los fieles y las comunidades Ecclesia Dei. Los obispos conservadores, por su parte, como sugiere Mons. Roche, están bajo vigilancia.

 

Palomas y halcones

 

Sin embargo, el actual pontificado, el de un Papa que ya tiene 84 años, parece estar entrando en una fase difícil. La oposición a su línea liberal siempre ha sido muy fuerte entre conservadores y tradicionalistas. Pero además, ahora se encuentra con las quejas de varios de los que lo han apoyado hasta ahora.

Más que una queja, una hostilidad declaradaEl historiador Alberto Melloni, director de la fundación Juan XXIII, también conocida como Escuela de Bolonia, es un intelectual de gran peso en el catolicismo progresista italiano. Publicó el 14 de junio, en el mayor diario de izquierda, La Repubblica., a la que regularmente da artículos, una advertencia solemne al Papa tituladaIl giugno neo della Chiesa”, El junio negro de la Iglesia (alusión a lo que los historiadores de izquierda llaman “La semana negra del Concilio”, semana cuando la mayoría se produjo una grave crisis en el transcurso del Vaticano II).

Melloni enumera las malas prácticas de Francisco contra personas cercanas a él y a las que hizo enemigos:

  • La forma en que se negó, mediante una carta que hizo pública, la renuncia del cardenal alemán Marx;
  • La confirmación de la destitución de Enzo Bianchi, gran amigo de Melloni, por “serios problemas en el ejercicio de la autoridad” del monasterio ultraecumenico de Bose;
  • La visita de un comisario, ordenada contra la Congregación para el Clero tras la dimisión del cardenal Stella, de 80 años, uno de los pilares del pontificado bergogliano;
  • El control económico lanzado contra los servicios del Vicariato de Roma del Cardenal De Donatis;
  • La búsqueda iniciada para alimentar las acusaciones consideradas demasiado bajas contra el cardenal Becciu, acusado de malversación económica en Londres cuando era diputado de la Secretaría de Estado.
  • Y Melloni concluye:

O Francisco está rodeado de asesores que son matones o sigue siendo el autoritario que era cuando dirigió la Compañía de Jesús en Argentina. Tenga cuidado el Papa: “¡Se avecina una tormenta!” “.

Por lo tanto, parte de la “izquierda” busca liberarse de un modo caótico de gobierno. Por tanto, no es de extrañar que algunos prelados, poco amigos de la liturgia antigua, aconsejen a Francisco sobre la prudencia: no es realmente el momento de iniciar una nueva guerra litúrgica hoy. A ellos se suman el cardenal Ladaria, “de derecha”, que ha frenado cuatro hierros en este tema.

Al hacerlo, estas palomas se distinguen de los halcones de la Secretaría de Estado y la Congregación del Culto Divino. Los halcones parecen estar ganando: “¡Debemos terminar esta Misa para siempre! “(Cardenal Parolin); “¡ Summorum Pontificum está prácticamente muerto! »(Mons. Roche).

 

El frente de la negativa se está preparando

 

Se está preparando un frente de rechazo, como el ruido suscitado por la revelación de la manipulación del Summorum Pontificum , y retransmitido por la gran prensa italiana , permite predecir . ¿Vamos a volver a la situación de los años setenta, cuando se promulgó el nuevo misal de Pablo VI? Con la diferencia de que la institución romana y los episcopados nacionales son hoy infinitamente más débiles.

En Dijon, los sacerdotes de la diócesis y los fieles que todavía asisten a las iglesias no comprenden la política del arzobispo, que les resulta ilegible. Esta es, evidentemente, la reacción de todo el pueblo cristiano, con excepción de las áreas más progresistas: la incomprensión. 

¿Por qué reabrir viejas heridas? 

¿Por qué defender el ecumenismo ad extra y rechazarlo ad intra ? 

¿Por qué mostrar tan poca misericordia?

Y esto en el contexto de la dramática reducción del catolicismo. Andrea Riccardi, protagonista de la Comunidad de Sant’Egidio, que es todo lo contrario de un comisario, en un libro reciente, donde considera el incendio de Notre-Dame de Paris como una parábola, trata de la anunciada desaparición social del Iglesia: La Chiesa brucia. Crisis e futuro del cristianesimo(Tempi nuovi, 2021), La Iglesia está en llamas. Crisis y futuro del cristianismo. Analiza, país por país, en Europa, el colapso del catolicismo. En la conclusión, por supuesto, muestra una esperanza inevitable sobre el tema “la crisis no es el declive”, pero también lanzó antes, muchas pequeñas frases asesinas: “muchos católicos han pasado del entusiasmo por Bergoglio a la desilusión”, “la solución no vendrá de la reforma “. Y luego también esta observación: “El tradicionalismo es una realidad de cierta importancia en la Iglesia, tanto en la organización como en los medios”.

Prometemos el exterminio a los católicos adheridos a la Misa tradicional: “¡Debemos poner fin a esta Misa para siempre! “(Cardenal Parolin); “¡ Summorum Pontificum está prácticamente muerto! »(Mons. Roche). Los católicos tradicionales enfrentarían tiempos difíciles si la benevolencia romana, más o menos seguida por la benevolencia episcopal, fuera destrozada. Pero, ¿creemos que lo dejarán pasar? Bien puede ser que, en la prueba de fuerza que se está gestando, sean los guardianes de la liturgia del Concilio los que más tengan que perder.

————————-

* Por ejemplo, Andrea Grillo: “Il peccato dell’Ecclesia Dei si chiama Summorum Pontificum”, El pecado de Ecclesia Dei se llama Summorum Pontificumhttp://www.cittadellaeditrice.com/munera/il- peccato -dellecclesia-dei-si-chiama-summorum-pontificum /

 

pixliturgique.

28 de junio de 2021.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *