DESTACADOSDecretada, la pena de muerte para la Misa antigua: reducida a un gueto, apenas tolerada e impedida de crecer

ACNjulio 16, 2021

Con el Motu Proprio  Traditionis Custodes, publicado ayer, el Papa Francisco derriba lo que Benedicto XVI había querido con el Motu proprio Summorum Pontificum: reconocer la legitimidad y la belleza de la forma litúrgica “antigua”. Ahora los que asisten a la Misa antigua son despreciados, reducidos a un gueto, apenas tolerados, impedidos de crecer.

Esperábamos que muriera antes; pero como persiste para mantenerse con vida, seguimos adelante de todos modos. El sujeto en cuestión, que insiste en vivir entre una dolencia y otra, es Benedicto XVIÉsta es la síntesis no del contenido, sino del espíritu del nuevo Motu Proprio , deseado por Francisco, Traditionis Custodes, presentado ayer. Un “título” que es una verdadera obra maestra de la hipocresía, ya que los artículos del Motu Proprio decretan la muerte de lo que, con el debido respeto, seguimos llamando la Forma Extraordinaria del Rito Romano, realzada en cambio por el Motu Proprio Summorum Pontificum. (2007)  de Benedicto XVI. Una muerte por supresión o extinción, según el contexto.

Con una ironía típicamente jesuítica, Francisco se refiere a sus venerados predecesores, entre ellos Benedicto XVI, de quien sin embargo solo da el nombre, para destruir la obra. Ya nos habíamos acostumbrado desde la época de Amoris Laetitia , cuando Juan Pablo II y Tomás de Aquino fueron citados como auctoritates para afirmar exactamente lo contrario de su enseñanza.

De hecho, es evidente que el Motu Proprio Summorum Pontificum expresaba el reconocimiento de la legitimidad y belleza de esa forma litúrgica, que por conveniencia llamamos “antigua”, así como el profundo respeto por aquellos, sacerdotes y fieles, que encontraron en ella pasto para su vida cristiana. Con la decisión de ayer nos enfrentamos en cambio a la demolición del Motu Proprio de Benedicto XVI, punto por punto. Partiendo del artículo 1, que ya no reconoce los libros litúrgicos antiguos como expresión de la única lex orandi del rito romano.

Por tanto, si el usus antiquior ya no tiene nada que ver con la oración litúrgica de la Iglesia, es evidente que se convierte en la liturgia de las reservas indias. Los cuales hay que aguantar un rato más, hasta su extinción, asegurándose de que estos personajes anticuados no se multipliquen e infecten a otros. Este es exactamente el sentido de las decisiones tomadas por el Motu Proprio, que encuentran su alma en la convicción expresada por Francisco, totalmente inconsistente con la realidad, según la cual sus predecesores simplemente “pretendían” facilitar la comunión eclesial a aquellos católicos que se sienten están ligados a algunas formas litúrgicas anteriores “y no a otras”. La cita interna está extraída del Motu Proprio Ecclesia Deide 1988 y Francisco consideró necesario agregar que “y no a los demás”, que va en la dirección diametralmente opuesta al otro Motu Proprio, el Summorum Pontificum , que también a estos “otros” había querido extender la posibilidad de disfrutar las riquezas de esa forma litúrgica.

Evidentemente contaminado por esas ideologías que han hecho de la contradicción el motor de la historia, a Francisco le encanta pasar de la contradicción a la contradicción, como cuando, en la carta que acompaña a Traditionis Custodes , se las arregla increíblemente para reclamar consuelo en su decisión de destruir el Summorum Pontificum. por el hecho de que, “después del Concilio de Trento, San Pío V también abrogó todos los ritos que no podían presumir de una antigüedad probada, estableciendo un único Missale Romanum para toda la Iglesia latina “. Si Francisco hubiera seguido el criterio del Santo Predecesor, habría tenido que abrogar constantemente los nuevos libros litúrgicos, que solo pueden probar medio siglo de vida. 

En esencia, el nuevo Motu Proprio es una declaración de guerra a quienes asisten a la antigua misa. Además del art. 1, según el cual “los libros litúrgicos promulgados por los Santos Pontífices Pablo VI y Juan Pablo II […] son ​​la única expresión de la lex orandidel Rito Romano », la dirección es la del retorno a un régimen de perdón, en el que sacerdotes y fieles deben ser prácticamente controlados y apoyados. De hecho, la competencia exclusiva vuelve a manos de los obispos, quienes eventualmente podrán suprimir los centros donde se celebra en el rito antiguo, pero no podrán erigir otros nuevosDe hecho, en el art. 3 § 6 se especifica que el Obispo “se cuidará de no autorizar la constitución de nuevos grupos”. Los grupos existentes, en cambio, serán examinados para asegurar que “no excluyen la validez y legitimidad de la reforma litúrgica, de los dictados del Concilio Vaticano II y del Magisterio de los Supremos Pontífices”. Podría ser interesante, entonces, para un campo de juego nivelado– que los fieles que asistan a la nueva Misa sean interrogados sobre los cánones del Concilio de Trento, o sobre Evangelium Vitae …

Además, el Obispo debe proceder “en las parroquias personales erigidas canónicamente en beneficio de estos fieles, con una evaluación adecuada de su utilidad real para el crecimiento espiritual, y evaluar si mantenerlas o no” (§ 5). 
El obispo puede entonces autorizar lugares para la celebración de los grupos “protegidos”, “pero no en las iglesias parroquiales y sin erigir nuevas parroquias personales” (§ 2). Nunca dejes que infecten a nadie.

Los sacerdotes que “ya celebran según el Missale Romanum de 1962 , pedirán autorización al obispo diocesano para seguir haciendo uso de la facultad” (art. 4), mientras que los que sean ordenados “después de la publicación de este Motu proprio, que pretendan para celebrar con el Missale Romanum de 1962, se debe presentar una solicitud formal al Obispo diocesano que, antes de otorgar la autorización, consultará a la Sede Apostólica ”.

La guillotina también hace clic en las cabezas de los antiguos Institutos Ecclesia Dei , como la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, el Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote, el Instituto del Buen Pastor, la Fraternidad de San Vincenzo Ferrer y otros. En virtud del art. 6, estos institutos “son competencia de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica”. El dúo Braz de Aviz-Carballo ya se frota las manos …

Primera consideración. La carta y el Motu Proprio revelan en cada línea el desprecio hacia los fieles ligado a la liturgia antigua: ellos y nadie más reciben la “prueba de fidelidad” a la Iglesia; ellos y nadie más deben ser relegados de las parroquias; a ellos y a nadie más se les impide expandirse. Es un gueto en toda regla.

Segunda consideración : la diferencia entre la actitud de Benedicto XVI y la de Francisco. 

  • El primero trabajó incansablemente, soportando fuertes resistencias, para que en la Iglesia no hubiera una ruptura interna con lo sagrado para las generaciones antiguas. El segundo corta cualquier puente con esa herencia, que usa a voluntad, violándola, solo para demostrar que tiene razón. 
  • El primero pretendía hacer que todos aquellos fieles que han vivido el impacto de las reformas, autorizadas o no, de los años 70, se sientieran como en casa, en la Iglesia, apreciando su fidelidad y seriedad e involucrándolos en un servicio a la Iglesia. El segundo los recorta en un gueto, apenas tolerándolos, cuestionándolos e impidiendo que crezcan y se multipliquen.

 

 

Por LUISELLA SCROSATI.

ROMA, Italia.

Sábado 17 de julio de 2021.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *