LIBERTAD CATÓLICAMiles de manifestantes franceses toman las calles en todo el país en oposición a las vacunas obligatorias y los pasaportes COVID

ACNjulio 15, 2021

En total, cerca de 20.000 se manifestaron contra lo que muchos llaman ‘una dictadura sanitaria’. Y en todas partes se podía escuchar el mismo eslogan: ‘¡Liberté!’ (‘¡Libertad!’)

Tras el anuncio del lunes del presidente Macron de extender el pase sanitario y hacer que la vacunación sea obligatoria para los trabajadores de la salud, miles de personas salieron a las calles este miércoles 14 de julio, día nacional de Francia.

Mientras el presidente Macron observaba el desfile militar anual en la famosa Avenue des Champs-Elysées, se estaban llevando a cabo manifestaciones en un gran número de ciudades francesas: París, Lyon, Burdeos, Toulouse, Bayona, Aviñón, Nantes y otras.

Según cifras oficiales, cerca de 20.000 se manifestaron contra lo que muchos llaman “una dictadura sanitaria”. Y en todas partes se podía escuchar el mismo eslogan: “¡Liberté!”. (“¡Libertad!”)

Las decisiones anunciadas por el presidente Macron el lunes incluyeron: 

  • La vacunación obligatoria para todos los trabajadores de la salud con las sanciones a ser ejecutada tan pronto como el 15 º septiembre para aquellos que no las cumplan.
  • Un pase sanitario para que mayores de 12 años accedan a lugares de ocio y cultura con aforo para 50 personas o más (incluidos cines) a partir del 21 de julio.
  • La extensión de este pase a otros espacios públicos, incluidos cafés, restaurantes y transporte público a finales de este verano.

Desde el anuncio, Macron ha recibido críticas de varios políticos franceses que lo han acusado de contradecirse descaradamente. De hecho, en diciembre de 2020, el presidente francés había declarado en una entrevista con el sitio de noticias en línea francés Brut:

No creo en la vacunación obligatoria para esta vacuna en particular. Primero que nada, seamos honestos aquí, todavía no sabemos todo sobre esta vacuna (…) Y creo mucho más en la persuasión a través de la transparencia que en la coacción.

En su declaración del lunes, Macron reiteró: “La vacunación aún no es obligatoria para todos”.

Pero las mismas medidas que anunció parecen contradecir esa declaración, ya que a las personas no vacunadas pronto se les negará el acceso incluso a los lugares públicos más básicos si no presentan un pase sanitario al ingresar. Y los trabajadores de algunas profesiones, como los trabajadores de la salud, que se niegan a vacunarse antes del 15 de septiembre incluso corren el riesgo de perder sus medios de vida.

Las reacciones del público francés fueron inicialmente mixtas tras el anuncio del presidente.

El lunes por la noche, un gran número de personas se apresuró a reservar citas de vacunación utilizando la aplicación “Tousanticovid” (“Todos contra el covid”). Incapaz de hacer frente al repentino volumen de conexiones, la aplicación rápidamente se saturó y se bloqueó.

El martes, se formaron rápidamente colas frente a los centros de vacunación en muchas ciudades francesas; Algunas personas explicaron allí que antes no tenían intención de recibir la vacuna, pero ahora se sentían obligadas a hacerlo, como Christophe, de 47 años, quien dijo al periódico francés Le Parisien.:

Vine porque me veo obligado a hacerlo. Esta mañana me dijeron que no tenía elección. Estaba en contra de ponerme la vacuna porque lo veía como una violación a mi libertad (…) Me iba a abstener de salir, en bares y restaurantes, pero como tengo que tomar el tren para pasar unas vacaciones con mi hijo de 3 años. -vieja-hija …

Otros se apresuraron a la web en busca de formas de obtener pases falsos. El lunes por la noche, las palabras clave “pase sanitario falso” explotaron en el motor de búsqueda de Google y algunas ya se están vendiendo por hasta 250 euros, como informó el canal de noticias francés RMC..

Pero el miércoles, día nacional de Francia, una ola de oposición se apoderó del país cuando los manifestantes tomaron las calles de París y muchas otras ciudades francesas. Según el Ministerio del Interior francés, se llevaron a cabo un total de 53 manifestaciones en toda Francia, lo que elevó el número total de manifestantes a casi 20.000, incluidos 1.900 en Toulouse, 1.400 en Lyon y Chambéry, 1.200 en Burdeos y Montpellier y 800 en Nantes y Annecy.

En París, miles de personas marcharon por las calles desde la place de la République hasta la place de Clichy. Las manifestaciones comenzaron pacíficamente, pero después de casos de vandalismo y de una desviación de la ruta planificada previamente, la policía parisina utilizó gases lacrimógenos en algunos lugares para dispersar a la multitud.

En este día simbólico para Francia y París, cuando hace 232 años los alborotadores parisinos asaltaron la prisión de la Bastilla, un evento que se acepta comúnmente como el punto de partida de la Revolución Francesa, se escuchó a los parisinos gritar “¡Liberté!” (¡libertad!) o “¡On est pas des cobayes!” (“¡No somos conejillos de indias!”)

Personas de todos los orígenes y líneas de trabajo estuvieron presentes en estas protestas y concentraciones para denunciar la imposición del pase sanitario en lugares públicos:

Cathy, una de las que se manifestaron ayer, le dijo a Le Parisien:

Estoy en contra del pase sanitario porque creo que es ridículo obligar a la gente a recibir golpes para poder tomar un café en alguna parte o subirse a un tren. Esta vacuna me asusta porque no tenemos perspectiva sobre ella. No sabemos qué contiene, no es una vacuna real. Todos pueden elegir lo que quieren hacer pero yo no quiero hacerlo y no quiero que me coaccionen (…) Creo que es dictatorial.

Un grupo cuya presencia en la manifestación fue particularmente notable fueron los trabajadores de la salud que están directamente amenazados por esta nueva decisión:

“Trabajo como asistente de atención y he decidido no vacunarme porque creo que aún no tenemos suficiente perspectiva sobre esta vacuna…” declaró uno de ellos al periódico regional La Provence en una manifestación en la ciudad de Aviñón.

Algunos incluso dijeron que estaban dispuestos a dejar su trabajo como una forma de mostrar su oposición. Ese es el caso de Coralie, otra trabajadora de la salud que le dijo al canal de noticias francés RMC :

Tengo que vacunarme antes del 15 de septiembre, pero he decidido renunciar, lucharé hasta el final.

Los profesionales sanitarios han estado en la primera línea de la crisis del COVID desde sus inicios y ahora son los primeros en riesgo de perder sus puestos de trabajo tras la decisión del presidente.

 

Por Peter Levinson.
PARÍS, Francia.
lifesitenews.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *