DESTACADOSEl Papa después de la Operación: análisis y perspectivas. Su enfermedad, ‘grave, degenerativa y podría ser crónica’.

ACNjulio 10, 2021

Estimados lectores de Stilum Curiae, me parece interesante reimprimir este análisis de Il Sismografo, que cubre los asuntos del Vaticano, que nos da información sobre el estado de salud del pontífice reinante, y al mismo tiempo nos ofrece una mirada desapasionada. de las perspectivas. Disfruta tu lectura:

En primer lugar, queremos renovar nuestros mejores deseos y oraciones por el Santo Padre Francisco y agradecer a Dios que lo haya protegido en un momento extremadamente delicado, no solo dándole fuerza para su recuperación sino también vitalidad y reactividad, así como – notablemente, un equipo médico y un centro de salud que se encuentran entre los mejores del mundo. Sin embargo, hay un detalle muy significativo que muchos en estas horas subestiman, ignoran o manipulan: la enfermedad que ha aquejado al Papa Francisco es grave y degenerativa. También podría ser crónica.

Ciertamente el Santo Padre volverá al Vaticano para retomar su camino tras las huellas de Pedro, pero no será el mismo. Toda la retórica sobre Jorge Mario Bergoglio como un “superhombre” daña su imagen y su carisma. Las personas que leen, escuchan o escuchan las noticias no son estúpidas ni incapaces de reflexionar y hacer preguntas, también porque millones de familias han vivido experiencias similares con sus propios ancianos. Sabemos por numerosas fuentes de prensa autorizadas que el pasado domingo por la noche (4 de julio) el Papa, bajo anestesia total y potentes sedantes, fue sometido por primera vez a una cirugía laparoscópica (una especie de inspección de la parte inferior de la cavidad abdominal mediante sondas muy sofisticadas). e inmediatamente después se sometió a una cirugía “abierta” para que los médicos pudieran entrar y trabajar con las manos y la visión completa.

De un comunicado del Boletín de Prensa del Vaticano del martes 6 de julio, que asegura que el Pontífice “desayunó”, se puede deducir que la cirugía no fue particularmente devastadora, y eso es una muy buena noticia.

Los adultos y maduros entre los fieles comprenden, aunque con dolor, que el Papa Francisco vivirá la vida que Dios le da con muchas limitaciones físicas y fisiológicas, así como metabólicas. Habrá que seguirlo continuamente con importantes controles clínicos, y se imagina que habrá otras hospitalizaciones, aunque sean breves. Las herramientas necesarias para el diagnóstico por imagen existen en el Vaticano, y las de la Clínica Gemelli en Roma son las más modernas tecnológicamente.

Y así, es bueno esperar con cariño y serenidad a ver qué querrá hacer el Santo Padre, para que todo sea fruto de sus propias decisiones y también de los médicos que le aconsejan, sin tener que sufrir presiones mediáticas. No es necesario inventar nada para mantener un perfil alto para Francisco, y mucho menos para los próximos viajes internacionales e intercontinentales. Está claro que el Francisco quiere ir a Budapest para el cierre de la 52 ª Congreso Internacional Eucarístico y luego a Eslovaquia en el medio de septiembre, pero no se sabe si hoy esta peregrinación será posible. Es de esperar que estas visitas sean posibles, pero en este punto no se puede decir nada más.

El Santo Padre debe cuidar con atención su salud, y para ello debe ser ayudado por todos, especialmente por los católicos. Sabe que tendrá que hacer muchos cambios en su vida: cansancio, descanso, limitaciones, dieta, fisioterapia …

Una pequeña forma de permanecer cerca del Papa mientras recupera sus fuerzas, un proceso lento, gradual y complejo, es acabar con la adulación de la prensa. El Papa Francisco no lo necesita.

 

Il Sismografo.

por Marco Tosatti .

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *