FORMACIÓN RELIGIOSAPreocupa «la inseguridad de muchos de nuestros obispos, sus guiños a la opinión pública»: abadesa.

ACNjulio 9, 2021

«¿Has leído lo que ha escrito la abadesa de Mariendonk?» Sinceramente, me gustaría siquiera haber sabido lo que era Mariedonk. Acudí con la prevención de «qué más está pasando ahora en Alemania»

Leí el blog «Abtei Mariendonk» (Abadía de Mariendonk). Breves entradas, a modo de diario, escritas por la abadesa, Christiana Reemts, OSB. No puedo agradecer suficiente el descubrimiento y no dejo de lamentarme de no poder apreciar las sutilezas e ironías en alemán.

Comparto la traducción del último mes, pero se puede empezar por cualquier sitio. En una primera lectura, me ha parecido un sugerente análisis, por elevación, de la crisis a la que está sometida la Iglesia en Alemania, y en el mundo, con el dichoso «Camino sinodal». Comentarios con mucho espíritu sobrenatural. El que vaya siguiendo los acontecimientos verá, como dicen en mi tierra, que «tira con bala». Me encantaría ver la cara de los concernidos por los comentarios.

Pero también tiene otra lectura. Todavía de más elevación y que a mí me ha hecho mucho bien. Por un lado, visibiliza que cuando hablamos hastiados de la Iglesia en Alemania, deberíamos darnos cuenta de que hay personas maravillosas, fieles y luchadoras para ser santas y que, a veces, no se oyen tanto.

Y por otro, porque la abadesa Christiana Reemts, OSB, con sus sencillos-profundos comentarios, muy cristocéntricos, pone en perspectiva el verdadero objetivo y lo que deberían ser las verdaderas preocupaciones.

Se nota que esa abadía benedictina, además de a las ropas, velas y leche también se dedica a la patrística, con proyectos ligados al Instituto Dölger, a la Escritura con una edición del Vetus Latina y el Novum Testamentum Patristicum (NTP).

Cualquier glosa estropearía el texto, os lo dejo tal cual:

29 de mayo de 2021

Detrás de casi todos los problemas de la Iglesia me parece que hay una cristología truncada en el sentido de las famosas palabras de R. Niebuhr: «Un Dios sin ira llevó a los hombres sin pecado a un reino sin juicio por medio de los cuidados de un Cristo sin cruz».

En una traducción muy libre: «Un Dios que lo comprende todo y no se resiente de nada, hace entrar en el reino de los cielos a hombres que no son conscientes de ninguna culpa. Llegan a este lugar de los bienaventurados sin tener que enfrentarse al juicio de antemano, por la mediación de Cristo que los ama. La cruz es bastante innecesaria para esto».

Un hermoso mito, sólo que no es la fe cristiana, por desgracia.

31 de mayo de 2021

La cuestión de quién tiene el poder en la Iglesia se plantea en todas partes. Se supone que los obispos y los sacerdotes deben ceder o compartir el poder. Creo que es una pregunta que no considera suficientemente lo que es la Iglesia y dónde tiene su propósito. No se trata de compartir el poder, sino de que «el que quiera ser el mayor entre vosotros, que sea vuestro servidor…» «no para ser servido, sino para dar su vida».

Pero también preguntado en términos puramente humano-sociológicos, ¿tiene poder un obispo? Lo dudo, y temo que pronto nadie esté dispuesto a asumir ese cargo.

03 junio 2021

A través de la pandemia, a través de mi propio envejecimiento, y al tratar con la situación actual de la iglesia, estoy aprendiendo a vivir el día a día y dejar el futuro, como algo no planificable, a Dios.

«Aunque nuestro hombre exterior se desgaste, el interior se renueva día a día…» (2 Cor. 4, 16). Experimento que el hombre exterior está desgastado; sólo puedo pedir la renovación del hombre interior. Es similar al pan de cada día: Dios no nos da un pan que dure para siempre, ni nos da una fuerza interior duradera por palabra mágica, sino que nos da día a día lo que necesitamos para vivir. Pero me encuentro una y otra vez queriendo hacer provisiones para mañana.

06 junio 2021

En la comunidad hablamos a menudo del estado actual de la Iglesia. El otro día, la pregunta de una compañera: «¿Acaso la Iglesia puede considerarse ya una autoridad moral, no ha sido ese trabajo asumido por los medios de comunicación?» Esta pregunta me ronda la cabeza desde hace días.

Jesús dijo: «El que os escucha a vosotros me escucha a mí» (Lucas 101, 6), y eso es absolutamente vinculante para mí. Al mismo tiempo, «haced y obedeced todo lo que os digan, pero no os juzguéis por sus obras, porque sólo hablan, pero no hacen» (Mt. 23, 3).

Por lo tanto, puedo vivir con ello cuando los ministros fallan personalmente, es mucho más importante para mí que proclamen verdaderamente el Evangelio de Jesucristo. Al fin y al cabo, no creo en el obispo X ni en el pastor Z, sino en Aquel que es el Camino, la Verdad y la Vida para mí.

Por supuesto, sería bueno que cada uno de nosotros, o al menos cada ministro, exigiera a los demás, como hizo Pablo, «tomadme por ejemplo, como yo tomo a Cristo por ejemplo» (1 Cor. 11,1). Sin embargo, debo decir honestamente que yo misma dudo en dirigirme a mis compañeras de esta manera por temor a la falta de veracidad y la hipocresía, en términos modernos, a la falta de autenticidad. No quiero hablar de forma diferente a la que actúo, no quiero mostrar al mundo exterior algo que no soy realmente.

Pero dudo que esté bien que ceda demasiado a este malestar. Porque mi tarea como abadesa es proclamar y exhortar, incluso donde debo admitir honestamente que yo misma fracaso. Pero ¿debo dejar que los Diez Mandamientos y el Sermón de la Montaña se queden en el camino porque yo mismo distorsiono la verdad y no amo a Dios con todo mi corazón, porque soy resentida y egoísta?

En el convento, el trabajo de la abadesa consiste en seguir recordando los valores comunes. Me sentiría culpable si no lo hiciera, pero al mismo tiempo sé -y con la estrecha convivencia en nuestra comunidad, por supuesto que mis compañeras lo saben- que yo misma no vivo plenamente lo que digo. Pero, por lo tanto, lo que digo puede seguir siendo correcto, porque no estoy proclamando mi propia palabra, sino el mensaje de otro, que no debo acortar, aunque me avergüence.

De vuelta a nuestra iglesia. Estoy convencida de que los que ocupan cargos en nuestra iglesia no son, en promedio, ni mejores ni peores de lo que fueron en todo momento. Lo que importa es si la Iglesia anuncia el Evangelio y es la única institución que lo hace. Estoy agradecida por los muchos santos que existen en ella, pero también sé y acepto que la cizaña crecerá junto con ella hasta la cosecha – desgraciadamente, incluso en mí misma. Enfadarse por ello es inmaduro.

08 junio 2021

«Condicionado por el tiempo»: ¿cuál es la relevancia hermenéutica de este término?

12 de junio de 2021

Una adición a la entrada del blog del 6/6: No sólo existe la discrepancia entre el hablar y el hacer, sino también la que existe entre la acción exterior y el sentimiento interior. Muy a menudo la gente me dice que la exigencia de Jesús de amar al prójimo no se puede cumplir, porque el amor no se puede ordenar. Esto último es, por supuesto, cierto, al menos en lo que respecta al amor como sentimiento. ¿Pero es eso lo que quiso decir Jesús? Creo que sus ejemplos muestran más bien que quería que tratáramos al otro como a nosotros mismos, es decir, que nos preocupáramos por sus necesidades corporales, espirituales y emocionales tanto como por las nuestras, aunque nos resultara desagradable de corazón. Esto es caridad; el sentimiento de amor es bastante secundario. Actuemos como queremos ser y como nos hemos dado cuenta que es lo correcto. No se trata de hipocresía, pero tal acción conlleva la esperanza de que nuestras acciones nos moldeen y nuestro ser interior, incluidos nuestros sentimientos, sigan el ejemplo. En otras palabras, si nos comportamos como personas que aman a su prójimo, nos convertiremos en esas personas.

15 de junio de 2021

A las fuerzas motrices de este mundo: el dinero, el poder y la sexualidad, Jesús contrapuso la pobreza, la obediencia y la virginidad. Nuestro mundo se ríe de esto y muchos en la iglesia se unen a esa risa. Al mismo tiempo, cada vez está más claro cómo el despilfarro, la dominación y el libertinaje sexual están destruyendo nuestro mundo y la Iglesia. Deberíamos arrepentirnos mucho más radicalmente y escuchar el Evangelio en lugar de buscar la salvación en lo que nos destruye y pensar que ahí está la cordura definitiva.

22 de junio de 2021

Dios vive y puedo encontrarme con Él en la escucha de su Palabra. Lo creo, estoy convencida de ello.

¿Estoy realmente convencida de ello? ¿O me invento la fe a mi medida mediante relativizaciones históricas? No me atrevo a negar esto último claramente.

Un experimento mental: Si supiera con certeza que Dios me está hablando, ¿obedecería sin importar nada? ¿Incluso si exigiera algo completamente «fuera de tiempo», por ejemplo, la subordinación de la mujer al hombre?

25 de junio de 2021

Mi post del 22 de junio ha suscitado preguntas, principalmente sobre lo reflexiva que es mi comprensión de la Biblia, o si realmente creo que una comprensión literal de la Biblia es la única correcta. No, no lo creo, sin embargo no voy a borrar la entrada, porque mi punto no era sobre hermenéutica, sino sobre quién manda en mi vida, Dios o yo mismo.

Creo que la Escritura es la Palabra de Dios en la palabra del hombre, y que sólo conociendo bien la lengua y la cultura en la que se escribieron los textos bíblicos se puede entender lo que se quiere decir con ellos. La lectura de la Biblia requiere una interpretación y las imágenes deben ser reconocidas como tales, pero es igualmente importante que la cosa significada no desaparezca con la imagen.

Sigo preguntándome si no estoy haciendo constantemente que la Biblia se adapte a mí, si realmente sigo escuchando lo que dicen los textos, incluso cuando va en contra de la corriente. La subordinación de la mujer al hombre fue sólo un ejemplo particularmente provocador, también se podría mencionar la ira de Dios, muchas cosas del Sermón de la Montaña o, para que quede claro que no me refiero a otros, sino ciertamente a mí mismo, la cuestión de si Dios realmente quería monasterios.

Una y otra vez me encuentro pensando que sólo porque hago algo, debe ser correcto, correcto ante Dios. ¡Eso podría ser un error! Y además, si la Palabra de Dios sólo confirma y consuela, y ya no irrita, molesta, juzga y exhorta al arrepentimiento, es básicamente superflua.

29 de junio de 2021

Lo que me preocupa es la inseguridad de muchos de nuestros obispos, sus guiños a la opinión pública. No ven que el barco ha zarpado, que la Iglesia en Alemania ya no es una fuerza social – no lo será durante décadas. Ninguna cantidad de «procesos» cambiará eso.

Por supuesto, la iglesia es más que un servicio religioso, pero sigo convencido de que mirar a Dios en la lectura de las Escrituras y la oración debe ser más central que nunca. Todo lo demás lo pueden hacer otros. Mantengamos los cielos abiertos, ese es el mayor ministerio para nuestro mundo. Y confiemos en la promesa: «…las puertas del averno no prevalecerán contra ella» (Mt 16,18).

 

Juanjo Romero, el 9.07.21 a las 3:20 PM.

Infocatólica.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *