EL MUNDOVIDA Y FAMILIANo me arrodillo. Si lo lees, no te gustará este artículo y me odiarás por siempre, sabiendo que solo dije la verdad.

ACNjulio 8, 2021

Me llamarán chacal añadiendo que me falta piedad, que mi cinismo me devora, que desprecio el dolor, que desprecio la compasión y que incluso ante la muerte no tengo vergüenza. Por el contrario, es todo lo contrario.

He leído de periodistas famosos que han llorado, de políticos presos de luto, de un país entero paralizado por la noticia de la muerte de Raffaella Pelloni, alias Carràsoubrette transgresora como el pintor del que tomó su nombre artístico. Se dice que comparado con el de hoy, las actuaciones de Carrà eran cosa de unos cuantos. Mentiras. Por el momento, fueron conscientemente perturbadoras.

Porque la Carrá fue la plaga de la Revolución Sexual servida fría en las mesas de los italianos, vendida à-porter en los comedores de discos de los pequeños, vendida en los packs “get tres por dos” de boom y post – boom de Italia .

Sus persuasiones y gestos, su vestimenta escénica y la letra de sus canciones que normalizaban “el cuerpo de la ragassa” y el amor libre obtuvieron más de mil marchas comprometidas, mil reclamos intelectuales, mil acciones políticas. Les enseñaron, allanaron el camino, anticiparon el futuro. Sobre todo, volaron una cerradura. Con ella, el sexo salió de las habitaciones, donde tuvo que quedarse, para entrar en los salones de una Italia que ha sido volcada. No fue la violenta agresión del porno lo que ganó la campaña italiana, sino su sonrisa destinada a conquistar Italia de vacaciones en la Riviera.

La Carrà ha contribuido de manera gigantesca a la sexualización del traje italiano gracias a esa manera strapaese que tenemos de tirar todo en escorzo y macarrones. El sábado por la noche la miraron, con los ojos del hombre interior fuera de sus órbitas,  el italiano medio y el italiano medio, padres y madres, abuelas e hijos. Todos tararearon “esa melodía que tanto me gusta” descarada y pesada:

Soy un corazón errante que no tiene reglas / Mi vida es una ruleta / Tú conoces mis números / Mi cuerpo es una alfombra … Qué hermoso es hacer el amor desde Trieste para abajo / Qué hermoso es hacer el amor Estoy lista y tú / Mis mejores deseos / A quien tantos enamorados tienen … Qué bonito es hacer el amor desde Trieste para abajo / Lo importante es hacerlo siempre con quien tú quieras / Y si te deja, ya sabes que hacer ¿Tú? / Encuentra otra más bonita / Qué problemas no tiene

Porque en el hermoso país, si la madre RAI lo dice temprano en la noche, si lo escuchas mientras compras en el supermercado…entonces está bien. Curvas de jamón, muslos de ensalada, traseros para almohadillas, rajaduras ginecológicas y pechugas comprimidas estilo Gradisca. No había necesidad de golpear todo en la pantalla, entre la tele de los chicos y los semidiscos en yeso del tiggì, a no ser que quisiéramos deliberadamente matar la seducción con la fordización y el deseo domesticado con esa rutina a la que tan acostumbrados estábamos repitiendo en ese momento. “¿Qué pasa” hoy? Con Carrá, la contra-moral de 1968, tuvo su propio cuarto de hora de celebridad pop y fue suficiente para ella. Si dejáramos de ser hipócritas, tendríamos el valor de decirlo, y dejaríamos de arrodillarnos ante la devastación amatriciana (*).

 

Marco Respinti

por Marco Respinti.

ROMA, Italia.

ifam.

 

(*) Aclaración  añadida por la AGENCIA CATÓLICA DE NOTICIAS.  Así se explica gastronómicamente el término amatriciana, amatriciar, amatriciada:

La salsa amatriciana es una de las salsas más conocidas de la cocina italiana. Su nombre viene de la ciudad de Amatrice que significa Amadora en italiano. Es la salsa perfecta para acompañar cualquier plato de pasta.

En un principio la salsa amatriciana se llamaba gricia y la receta no llevaba tomate. No fue hasta el siglo XVII que se empezó a utilizar salsa de tomate para sazonar la pasta y se añadió este ingrediente a la salsa amatriciana.

La amatriciana es una de esas salsas con pocos ingredientes, pero con un sabor intenso. Se compone de tocino salteado (o panceta), vino blanco seco, tomate y queso de oveja. Aunque dependiendo de la región algunos ingredientes varían, como por ejemplo en Roma que incluye cebolla y tomate en la salsa.

Esta salsa es perfecta para acompañar pastas largas como los bucatini o los spaghetti y otras elaboraciones como los gnocchis. También es perfecta para los penne o los rigatoni – que además son típicos de la cocina romana – ya que conserva dentro la salsa.

justitalia.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *